PLAY OFF FINALES CON ROBO DE PENALES

Ya hay cuatro equipos clasificados a las semifinales del fútbol ecuatoriano. Liga y Aucas de Quito, Macará de Ambato y Delfín de Manta. Todos hicieron méritos. Sus logros no pueden ni deben ser discutidos. Fueron los mejores en el año, los números lo dicen, su fútbol los avala, pero en las definiciones finales, hubo eliminados a los que los perjudicaron descaradamente y esos perjudicados son los equipos de Guayas: Barcelona y Emelec, Emelec y Barcelona que sintieron el peso de grandes fallas arbitrales, que lamentablemente jamás se podrá comprobar si fueron fallas humanas del árbitro o fueron situaciones provocadas por la deshonestidad arbitral o por consignas sucias del alto mando de la Liga Pro, lo cierto es que la duda queda y el desarrollo del campeonato ecuatoriano de fútbol queda manchado.

No es hora de llorar sobre la leche derramada, ni encontrar excusas. Pero cuando hay dudas, hay que decirlo y a mí en lo personal, me quedan dudas y muchas. Demasiadas. Quienes han seguido mi carrera y trayectoria periodística, sabe que no soy de los que justifica resultados amparados en la queja de los arbitrajes. Pero esta vez, aunque los que estén en desacuerdo, apliquen el dicho futbolero de “a llorar al parque”, hubo varias decisiones arbitrales fallidas que no pueden ser pasadas por alto y que incidieron en los resultados de los partidos para favorecer a unos y perjudicar a otros..

Es cierto que a lo largo del año, Macará fue inmensamente superior a Emelec en cantidad de puntos. Es cierto también que Macará es un gran equipo que merece estar donde está, es cierto que los ambateños tienen un gran equipo con buenos jugadores, muy cumplidores y ordenados en el sistema táctico cuyo fútbol no es vistoso y peca de resultadista y que es impuesto por un gran director técnico que demostró que de fútbol sabe y mucho; es cierto que es el de mejor campaña con apenas tres partidos perdidos en el campeonato, dos de ellos contra Emelec; pero también es cierto que en el tú a tú con ese equipo, tuvo a su favor fallas arbitrales que perjudicaron a su rival.

Si hay que poner en una balanza, quien de los dos merece pasar a la ronda siguiente, sin duda que es Macará, que fue mejor a lo largo del año, pero el sistema de los Play Off, impuesto por el reglamento del campeonato, decide la suerte de los dos en un tu a tu y en ese enfrentamiento quedaron igualados, con una salvedad que no puede pasar por alto, a Emelec se lo perjudicó con decisiones arbitrales erradas en los dos partidos.

Dos partidos que pueden ratificar esa mejoría demostrada todo el año o hacerla perder en apenas dos partidos, demostrando que quizá el sistema aplicado no es el más conveniente y el más justo. ¿Fue justo que se quede Barcelona quien terminó segundo en la primera fase y que fue superior a Aucas todo el año y a quien le sacó seis puntos de ventaja? ¿Se premia a la regularidad de los que mejor hicieron las cosas en el año? (Solo en el otorgamiento del cupo a Copa Libertadores; pero en cuanto al título de campeón, no). ¿Hubiese sido justo que Macará se quede? Quizá no, pero el sistema del torneo estaba para que se de eso y se dio. Nada que reclamar. Son las reglas de juego.

En el caso de Aucas, bien clasificado. Aunque su logro y no por culpa de ellos queda en duda, pues a Barcelona no se le pitó un claro penal en el último minuto en el juego final, por una mano que todo el estadio la vio, que la repetición de la televisión la muestra desde todos los ángulos, pero que ni el árbitro ni el juez de línea la vieron.  En el caso de Macará, no hubiese sido justo que se quede, pero pudo quedarse y debió quedarse, de no mediar la ayuda que recibió en los dos partidos ante Emelec por fallas arbitrales que dejan mucha duda. En el primer juego, le pitan un penal a favor que no fue (que lo fallen es otra cosa), no le pitan en contra uno que si fue y validan su segundo gol a pesar de que hubo una mano previa en el pase al jugador que anotó el gol. Y en el partido de revancha, le conceden un penal que no fue. Son cosas que suceden en el fútbol. Que falle un árbitro son circunstancias y situaciones que da el fútbol. Es como dice el adagio: Así es el fútbol.

Pero así no debe ser el fútbol. Y por eso, se implantó a nivel mundial, pero no en Ecuador, el tan afamado VAR (Árbitro Asistente de Video, por sus siglas en inglés), un sistema de video – arbitraje para dar asistencia al árbitro cuyo objetivo es evitar flagrantes errores humanos que condicionen el resultado.​ Ante una jugada polémica, el juez ve el vídeo y decide con criterio de justicia, lo que en segundos por la rapidez de la jugada no puede ser captado con precisión, pero que al estar grabado, cualquier duda o fallo puede ser resuelto. Acá eso no existe. Claro que el VAR también puede ser amañanado, pero eso ya es otra cosa. Sin hubiese habido un VAR honesto, la primera jugada en mención, era decretada penal y la segunda no lo era y otra era la historia. Pero la historia actual dice que los equipos guayaquileños fueron perjudicados. Casual o intencionalmente no se sabe y nunca se sabrá, pero que fueron perjudicados, lo fueron. En el mundo del fútbol, el que se juega en la cancha, debe primar la justicia, justicia que impone el árbitro y que esta vez no fue impuesta. Algo habrá que hacer. Por lo pronto que personas calificadas con conocimiento de arbitraje analicen las jugadas y de encontrar fallo del árbitro sancionarlo. No les servirá de nada a los clubes perjudicados, pero al menos se hará justicia con el que falla.

En los corrillos extra-fútbol se dicen muchas cosas. Unas serias, otras falsas, unas con asidero, otras disparatadas. Ahora se dice que hay una campaña sucia e indigna con protervas, oscuras y malévolas intenciones, dirigida por el alto mando de la Liga Pro, la que organiza y dirige el torneo y de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) que es la que designa los árbitros, para perjudicar a los equipos de la costa, porque quienes están al mando de la organización son dirigentes de la sierra.

Se dice. No se podrá probarlo, no se puede demostrarlo, no se puede aseverar con documentos, fundamentos, pruebas, confesiones, testimonios, grabaciones y demás. Pero la duda está. Dice un refrán, que “La mujer del César no sólo debe ser honrada; sino también parecerlo”, que resumido para el efecto sería: “No solo hay que serlo, sino parecerlo”. Pues esta Liga Pro y la FEF no parecen. Y no parece por sus constantes decisiones erradas que dejan muchas dudas.

El propio Emelec es un botón de muestra. En un partido con América de Quito, este equipo hizo jugar un futbolista inhabilitado, el reglamento tiene una sanción para ello, la Liga Pro no la hizo respetar, ni tampoco su Comité de Apelaciones, a través del  Centro de conciliación  y Arbitraje de la Cámara de Comercio de Guayaquil. Emelec tuvo que apelar a organismos internacionales que sí hacen respetar las causas justas y reglamentarias y El Tribunal de Arbitraje (TAS) le dio la razón. Esos tres puntos le sirvieron para clasificar a los Play Off, del que nuevamente por una injusticia, por un mal habido error arbitral queda fuera.

Se han jugado los Play Off, la suerte ya está echada, pero la idoneidad, la honestidad del torneo, de algunos árbitros y dirigentes, queda manchada.

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

CARAPAZ A RITMO DE MARSELLESA

Ayer fue en Italia, hoy es en Francia, mañana será en cualquier lugar del planeta. …

2 comments

  1. El presidente de la FEF, fue presidente de la Catolica, equipo que fue elimado por la LIga de Quito, siguiendo tu criterio , los arbitros debieron «ayudar» al equipo del presidente de la FEF.
    Soy Barcelonista, mi equipo en el partido contra el Aucas , no jugo a nada. Responzable :la dirigencia.

  2. Saludos Jimmy. Buen punto el tuyo. Y quizá los de la Católica, mismo no se ayudaron. Iban tres a cero y no mantuvieron una ventaja que quizá escríbía otra historia. Coincido contigo que Barcelona ante Aucas no jugó a nada, aun pese a ello, hubo una jugada que debió ser pitada penal y no lo fue. Quizá ahí, aun sin jugar a nada, la historia pudo cambiar. Bajo tu misma premisa, podría decir que la dirigencia no juega. Todo siempre será relativo. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *