MI HERMANO MIKE ES MI CAMPEÓN!: JACK CULCAY

El triunfo de un ecuatoriano sea en el área que sea, nos alegra a la distancia. Lo vivimos quienes estamos en Ecuador y quienes sin vivir en el país llevamos esa sangre por todo el mundo. 

El deporte es una de esas áreas que nos hace vibrar y si hay victoria de por medio el sentimiento es único. Hoy en día los fanáticos, amigos y familiares de los deportistas pueden expresar su emoción al momento, conectarse  por las redes sociales desde cualquier parte del mundo y vivirlo como si estuvieran ahí, y es que muchos ecuatorianos estamos fuera del país y esta es una manera de sentirnos más cerca.

Así lo hace Michael Culcay, hermano del boxeador de moda. Él mismo, su ñaño Jack Robert Culcay-Keth, el púgil del momento y su familia son una prueba de ello. Sus padres y hermanos todos con su vida hecha, viven entre Ecuador, Estados Unidos y Alemania, por eso a través de las redes están siempre en contacto. Todos quieren ver y presenciar una pelea del Golden Jack, el boxeador ecuatoriano alemán nacido en Ambato hace 33 años, pero que desde los cinco reside en Alemania, país originario de su madre y al que llegó en 1991 junto a sus hermanos Michael y Johanna.

Todos quieres ver un combate de ese chico que se inclinó por el boxeo de niño,  a los doce años tras ser objeto de bullying en la escuela por hablar español y que fue dirigido por su padre (Roberto), un boxeador aficionado, quien le enseñó a defenderse,  a como pegar, a practicar en un saco, que en 2006 entró al Ejército alemán, en la Fuerza Aérea en el que estuvo cuatro años y en el que hizo boxeo, que luego fue un boxeador amateur que de 126 peleas ganó 100, que llegó a ser campeón del mundo amateur (2009), algo que nadie de ese país había logrado en los 20 años anteriores a su título; que llegó al profesionalismo en 2009 en el que debutó un 19 de diciembre  con triunfo ante el checo Jindrich Kubin por la división superwélter, en combate a cuatro rounds, que luego fue campeón nacional de Alemania, que empezó a destacar en torneos internacionales , que peleó campeonatos europeos y mundiales y que hoy con diez años de carrera, está entre la élite del box mundial. Por eso y por su estilo abierto, fuerte, con gran manejo las dos manos, que siempre busca noquear al rival, que no le gusta que sus peleas se definan por puntos, todos lo quieren ver.

Pero no siempre es posible verlo por las distancias y ocupaciones, pero eso no impide que se hagan notar con sus comentarios y buenos deseos a miles de kilómetros. Sin embargo hay un miembro de la familia de su propia sangre, que siempre se sube al ring junto a él.  Que está antes, durante y después de cada combate: Michael Culcay, “Mike” el héroe… el hermano mayor (a la derecha en la foto).  “Desde chiquito me recuerdo haber querido hacer todo, todo lo que él hacía. Si el hacía algo, lo que fuera yo quería al instante hacer lo mismo, me fijaba en todo, como se vestía como se peinaba, se hizo un tatuaje de escorpión y yo hice lo mismo! Aunque soy de signo libra, no importaba  eso, como Mike se lo hizo, yo también lo hice, me lo escondí por muchos años por miedo a mi papi, me lo cubría con camisetas, uno vez me dijo que es eso y le dije es de esos que se pueden sacar, no es nada, hasta que en un cumpleaños ya grande le dije tengo un tatuaje aquí y otro en la espalda, no dijo nada”   y se ríe nuestro campeón recordándolo mientras conversamos relajadamente luego de merendar, cuatro  horas antes del combate que ganó el pasado sábado 23 de noviembre de 2019, en la Arena de Berlín y que le otorgó el Cinturón Internacional de la WBO World Boxing Organization.

Mike prefiere responderme en alemán, habla perfecto español sin embargo por las dudas, por ciertas frases me dice mejor lo hago en alemán. El idioma no es obstáculo para llegar a sentir la emoción de escuchar al hermano. “Creo que como todo hermano mayor, siempre los menores nos andan siguiendo las huellas, y todo lo que yo hacía lo impresionaba mucho a él, por ejemplo mi tatuaje de escorpión, mi paso al entrar al Ejército Alemán, también cuando trabajé en seguridad o cuando era repartidor de pizza. Naturalmente lo que más nos ha unido siempre es el tema del boxeo” afirma Mike.

El junto a su padre son los rostros que más se ven en fotos o en vídeos cuando Jack pelea, si bien han pasado algunos entrenadores en la carrera de Culcay Keth, su padre (a la izquierda de la foto) ha sido su primer entrenador y hasta hoy sigue aconsejándolo. Mike por su parte es el único que puede vendar las manos de Jack antes de cada combate ya sea aquí en Alemania o cuando tiene que pelear en el extranjero, pues viajan juntos ya que es parte indispensable de su equipo multidisciplinario.

“Mi papi me apoyó siempre a que hiciera deportes y empecé a hacer fútbol por ejemplo,  él nunca se perdía un partido, nos llevaba a todos lados a mí y a mi hermano.  Mike ya tenía medio año haciendo boxeo, y yo le preguntaba, ¿a dónde vas? y él me respondía, al boxeo, pero yo decía ah ok, pero no sabía realmente lo que era.  Y una vez lo fuimos a recoger con mi papá y entramos al gimnasio y  me quedé impresionado viendo como entrenaban,  la cantidad de ejercicios previos, como se movían,  como hacían esos calentamientos, ejercicios de fuerza y yo me quedé comparándolo con el fútbol, en el que  solo te hacían trotar y luego a jugar el partido, pero acá había más ejercicios de fuerza”. Y el entrenador de esa época que ya falleció,  me quedó viendo seguro como yo estaba impactado, como miraba todo y se me acercó y me dijo: ¿Te gustaría venir, te gustaría entrenar aquí? Y yo me sentí feliz. Y ahí empecé a quedarme en el box.

“Mi hermano Mike era muy fuerte, boxeaba muy bien, y él me daba duro, duro, duro. Tenemos cuatro años de diferencia y eso me hizo fuerte, cuando entrenaba con otros chicos de mi edad ya no me dolía porque ya mi hermano me había entrenado bien, hacía con el sparring, el me indicaba todo y yo le hacía caso en todo! Mike nunca me vio a la hora de boxear como hermano pequeño, no le importaba si era más chiquito. Me entraba en la casa…en la sala. Y llegó un momento que estábamos en la misma categoría. Para mí, él era mejor boxeador que yo”,  afirma con seriedad Jack.

Pero luego llego el momento de hacer el servicio militar, en esa época en Alemania era obligatorio y tuvo que ir. “Luego vino la decisión de trabajar, de  ganar dinero y era el boxeo o hacerme independiente y para mí lo más lógico, fue hacerme independiente no me dolió salir del boxeo” afirma Mike. Y firmó por cuatro años para trabajar en el ejército alemán.

Con orgullo Jack cuenta que “Mike fue incluso a la guerra a Afganistán y se convirtió en sustento económico de la familia. No sólo me apoyaba a mí para los entrenamientos sino a todos, luego yo también empecé a ganar dinero con el box. Sólo somos los dos varones el resto son tres mujeres y ellas ya tenían su familia, así que nosotros compartimos más tiempo juntos con mi papá y mi hermana pequeña Manuela”.

Al regresar de la guerra Mike seguía boxeando, pero no lo hacía todos los días y de manera intensa como su hermano, pues solamente regresó por unos meses y después  tuvo que regresar a Kabul. De allí en adelante ya solo entrenó porque le gustaba pero no lo hizo de manera más profesional. Jack firmó luego, como siempre influenciado por su hermano, con el ejército por cuatro años, pero solamente entrenaba y los representaba en competencias, incluso ahí fue a los Juegos Olímpicos de Pekín en 2008. “Mike era súper bueno en box, era mi mejor sparring  y eso que él no entrenaba todos los días como yo, sin embargo era súper bueno, incluso le dije porque no entras al boxeo profesional, pero él tenía que decirse si hacía una cosa o lo otro y decidió trabajar. Pero el sigue entrenando hasta hoy que tiene su escuela de boxeo.”

Michael Culcay está casado con Tanja y no duda en decir que apoyaría a sus hijos en este deporte. “Si mi pequeño hijo Julian  fuera en el futuro un  buen boxeador amateur o profesional, pero si desea hacer otra cosa no me va a molestar, claro que lo apoyaría, pero lo importante es que apoyaré a mis hijos en lo que ellos deseen ser, lo que ellos quieran”. 

Mike  dirige la escuela Culcay Boxschule en Pfungstadt cerca de Darmstadt la ciudad en que se radicó la familia cuando vinieron de Ecuador hace unos 30 años. “ Mi escuela de boxeo ya tiene 11 años,  desde el año 2008 iniciamos y tenemos  más de 1.000 alumnos, cuando Jack ya no quiera boxear y ojalá él quiera entregar a los demás  todos sus conocimientos  adquiridos en todos sus años de experiencia, me gustaría que él trabaje conmigo, hacer esto juntos”. Otra oportunidad, otra faceta que seguro se les brindará en el futuro a los Culcay, para que sigan siendo unidos tanto como hermanos de sangre y como hermanos en la pasión que ambos sienten por el boxeo.

 

 

 

 

 

 

 

Foto de apertura: wbaboxing.com

(Nota de Redacción). La nota llega desde Alemania. Está escrita por nuestra articulista estrella, nuestra corresponsal en Europa. No somos gustosos de decir: “Notas Exclusivas”. Pero a veces, si da gusto inflar el pecho de orgullo y decir: Esta nota es exclusiva. Porque lo es. Gracias, Sandra.


Sandra López de Behrens es autora y periodista., Estudio Comunicación Social y tiene un Master en Gerencia de Organizaciones Deportivas con la Universidad de Lyon en Francia y el Comité Olímpico internacional.  Trabajó en prensa escrita, radial y televisión en Ecuador cubriendo Juegos Bolivarianos, Sudamericanos, Panamericanos y Olímpicos como Sidney, Atenas y Pekín. Así como los mundiales de fútbol de Korea y Japón, Alemania y en los sorteos mundiales de Sudáfrica 2010. Tiene estudios olímpicos realizados en Ecuador, Argentina, Grecia y Suiza. Ahora está felizmente casada en Alemania junto a Stefan Behrens y sus 3 hijos Mario, Andrés y Antonio.

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

CARAPAZ A RITMO DE MARSELLESA

Ayer fue en Italia, hoy es en Francia, mañana será en cualquier lugar del planeta. …

Un comentarios

  1. Eduardo barco muñoz

    Excelente reportaje. Felicitaciones a todos los q hicieron posible conocer la vida del campeón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *