EL DOLOR DE LA RUPTURA

Decir que me dolió la ruptura no es nada. Por qué sentía que me quemaba el alma, las lágrimas me ardían mientras escurrían por mis mejillas, el corazón parecía ya no querer seguir en mi cuerpo, no sin ti cerca. No te voy a contar que fui valiente, porque no es cierto. Te espere cada día sentada en aquella sala blanca, abría los ojos por la mañana con la ilusión de tener un buenos días escrito en un mensaje, estuve cerca tantas veces de llegar a tu trabajo, de decir lo arrepentida que estaba por haber terminado la relación, de pedir perdón, de rogarte si fuese necesario, de llenar de nuevo el carro con post-it donde cada uno te contará sobre cuánto te amaba. Pero, no. Me dedique a tomar fuerzas, a levantarme de esa cama, a aprender a leer por última vez las cartas que te escribí y guarde bien adentrito de mi alma cada letra. Comencé a tomar cada mariposa sobre mis dedos y empecé a sanarle las alas lastimadas, para luego reacomodarlas dentro de mí. Aprendí de la magia que me ofrece un pintalabios rojo, encontré la seguridad que había perdido en algún rincón, y me di cuenta de las doscientas oportunidades que tenía para ser feliz, supe comenzar a verte sin dolor, sin lágrimas, sin pesares, pero sí como recuerdo, enseñanza, gratitud, pero sobre todo, como aquello que no quiero volver a tener en mi vida.


Raquel Mármol Huerta de Alprecht

Madre, abuela, esposa no timorata, idealista confesa, vino y café, bosquejo de escritora, creo que los poetas estamos eximidos del infierno ya pagamos nuestra dosis de tortura esta vida

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

LAS CONVERSACIONES SE HAN QUEDADO CALLADAS

Escrito por Bernarda Calvo Las conversaciones se han quedado calladas. Solamente se habla… Todo es …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *