MÚSICA CON SABOR MESTIZO

El término mestizo mentalmente nos transporta al concepto racial. En el mundo de la música la transportación sensorial de Mestizo, nos lleva por el camino del arte, la música  y la cultura, hacia un cuarteto ecuatoriano compuesto por cuatro músicos de altísimo nivel con gran experiencia y trayectoria de más de cuatro décadas en los escenarios, que en un conjunto vocal armónico lleno de ritmo, color, lírica y compases, provocan un deleite para los oídos y  un alimento para el alma. Lorena Tinoco, Priscilla León, Amado Terán y Pedro José “Pete” Castillo son los cuatro mestizos que cantan con pasión, profesionalismo y calidad para dar a Ecuador un aporte reconocido al pentagrama nacional.

Todos son artistas de gran trayectoria, Lorena y Priscilla, integraron en su adolescencia y por varios años, el grupo Raíces, que cantaba música latinoamericana y de trova, luego del cual hicieron sus carreras como solistas que tuvo su cúspide cuando en 1996, participaron en la edición nacional del  Festival Internacional de la Canción OTI; Amado, compositor y guitarrista que fue vocalista del legendario grupo Los Corvets, de Harmony y de varias agrupaciones más;  y Pete, músico multifacético, que ha destacado como compositor, solista y como integrante de agrupaciones como Peterman, La Pandilla, Rock’n’chicha, David y Golliat, Batukka.

El nombre del grupo se lo deben a  Richard Antón,  quien en el momento de hacer los arreglos musicales de los temas, creó un ritmo que fusionó varios géneros, como por ejemplo el de una rítmica en tiempo de 6×8, que es representativo de los pueblos afros  y que dio como resultado una mezcla de ritmos, en un mestizaje musical impresionante y armónico, que derivó en el nombre de Mestizo.

“Mestizo nació hace más de 25 años, cuando, el ya fallecido maestro Richard Antón, me convocó a la grabación de unos temas nuevos compuestos para la ciudad de Guayaquil, por Luis Padilla, que tenían un enfoque cultural que buscaba como objetivo rescatar el sentido del amor de guayaquileño por su tierra y el orgullo de serlo que lo habíamos perdido por todas las situaciones vividas en las diferentes administraciones de la ciudad. Así junto a la agrupación original compuesta por Tata Villao, ex Cuarteto Erazo, Julio Lalama y Amado, empezamos los ensayos, hicimos presentaciones y grabamos un disco, en el cual además participó Betriz Gil como invitada, del cual tres canciones se constituyeron en emblemas de la ciudad, como Guayaquil Vive Por Ti, Juan Pueblo y Guayaquileño, que son infaltable en presentaciones, fiestas cívicas, programas artísticos escolares y colegiales y demás”, cuanta Lorena.

El contexto del grupo se enmarca en lo cívico, complementa Amado Terán quien recuerda que León Febres Cordero tenía un año de haber ganado la alcaldía y había la necesidad de dar un giro a esta ciudad que estaba devastada y en la que las calles estaban destruidas, la urbe era sucia, llena de basura, las casas despintadas, los mercados asquerosos. “La historia nuestra estuvo muy ligada al quehacer cívico. Se trataba de que el cuarteto no solo grabara las canciones sino que también participaba activamente de los diferentes espacios cívicos – culturales para apoyar esta campaña de remozo de renovación que se iba proyectando para Guayaquil”, señala Terán.

“La primera canción que hicimos fue Guayaquil Vive Por Ti en la que participó también Beatriz Gil, que se convirtió en  emblema y caballo de batalla de la campaña para rescatar a Guayaquil. Así en ese rescate, a Juan Pueblo, la figura símbolo, se le cambió la imagen, se le puso una guayabera bonita, se lo hizo aniñado (jajaja). Y como a él, se fue poco a poco cambiando la imagen de la ciudad y transformándola. Entonces se fueron creando espacios culturales, se fueron remozando los parques, se reconstruyó el Malecón que quedó tan lindo y nuestro trabajo fue hombro a hombro con el municipio, con Gloria gallardo, quien en esa época era manejaba el departamento de Promoción Cívica y Cultura. Entonces íbamos con ella a las mingas, a los eventos y programas culturales y a donde nos necesitaban”, cuenta Lorena.

 El grupo además de la función cívica de la ciudad, ha hecho civismo por el país, como lo recuerda Amado Terán, quien cuenta que estuvieron en la guerra de Paquisha, en el Alto Cenepa en la frontera, cantándole a los soldados y arengando a la tropa

Con el paso del tiempo, el cuarteto fue cambiando su formación, pero siempre teniendo a Lorena y Amado, como miembros. Así la primera en salir fue Tata Villao, quien fue remplazada por Mercedes, Rodas, luego sustituida por Priscilla, quien está desde 1995. Después salió Julio Lalama, remplazado por Ramón Zambrano y posteriormente Pete Castillo.

Sus temas se han constituido en canciones emblemáticas, lo cual al grupo llena de mucho orgullo y emoción “A mí, me encanta, me parece algo muy emocionante. Siento mucho orgullo de haber sido convocada a este proyecto. Creo que deberíamos estar ya en otra etapan no solo por el reconocimiento popular, sino que uno evoluciona, debe ir para adelante y para ser cada día mejor. Este año tenemos un nuevo proyecto, es el nuevo trabajo que estamos haciendo, al cantar otros temas, hacer presentaciones públicas y privadas, obviamente sin apartarnos de los temas que hicimos populares. Nuestro Pedro, nuestra piedra angular, es Lorena, quien es la que se mueve, la que si no tiene contactos los busca, por eso considero que es nuestro Pedro”, remarca Priscilla.

“Estamos en una etapa nueva muy linda. Nos hemos afianzado como cuarteto, y estamos abriéndonos en músicas de todas las épocas, en diversos ritmos, en idioma diferente, porque hace falta, hay un espacio no cubierto, el cual queremos llenar. Tenemos de todo, cantamos valses, música en inglés de los 70 y 60, jazz, rock, rock latino, bolero, balada, bachata y todo esto gracias al apoyo que nos brinda Alejandro Cañote, nuestro director musical. Él hace en definitiva la diferencia en los temas, que son temas a cuatro voces,  con un juego de voz coral. En verdad somos un cuarteto de cinco: cuatro voces y Alejandro que no es solo un director musical, sino un integrante más, un hermano de la vida y un genio musical”, señala Lorena, mientras Amado, acota. “Tenemos las dos fórmulas, cantamos con acompañamiento musical y a voces y ese manejo de varios ritmos y diferentes géneros se debe a la experiencia de cada uno de nosotros que hemos incursionado en diferentes corrientes musicales”.

“Nosotros tenemos un esquema. Para que las presentaciones sean ágiles, sean bonitas que guste y que la gente se involucre, hemos preferido, en lugar de hacer un solo tema, hacer mixes. Unimos cuatro, cinco, seis temas, uno ligado al otro como popurrí y eso a la gente le fascina. Pero eso es un trabajo metódico muy profesional porque no se puede trabajar con una página de pistas bajada de internet, sino que tiene que ser un trabajo realizado, para el efecto y que a la vez permita que la armonía vocal este dentro del marco musical o el arreglo que se iba a hacer. Ahí, Alejandro es un puntal básico, para nosotros. Así, trabajamos los mixes, escogemos los temas, él hace los arreglos, nos pasa voz por voz, lo consideramos como una cuerda cada voz, cada uno se aprende su voz, luego nos juntamos, lo ensamblamos, le damos la intención. Es un trabajo lindo que exige, primero mucho respeto entre nosotros, mucha admiración, aparte del amor fraterno de conocernos tantos años, de haber vivido tantas experiencias juntos”, señala Lorena.

“Lo que dice Lorena, es importante”, señala Priscila. “ Entre nosotros hay gran amistad, por ejemplo ella y yo, nos conocemos desde quinceañeras, luego hicimos el grupo Raíces, cuyo mecenas, fue la abuela de Lorena, la soprano Olga Ruiz de Estrada, quien nos dio los instrumentos y consejos musicales, estuvimos en muchos lugares, hasta en la cárcel. “Pero cantando, no presas”, interrumpe ente risas Lorena, quien acota. “Es verdad, lo que señala Prisci, entre todos nosotros hay gran amistad, con Amado, tenemos una vida cantando juntos y con Pete que es algo más joven nos conocemos desde hace 15 años,  porque hemos estado en un estudio de grabación,  trabajado montones de marcas, jingles, locuciones, lo conozco como músico, como compositor, como interprete y hay ese respeto y afecto necesario en toda agrupación” corrobora Lorena.

¿Qué tan complicado es acoplar y conjuntar voces? “Complicado, dice Lorena, Difícil, señala Amado, no es fácil, acota Priscilla.  “Es que no solo son voces, son voluntades, son caracteres, es tiempo y sobre todo, predisposición e intención. Porque puede haber voces linda, pero no basta. Ya tuvimos una experiencia fuerte, en que de un momento a otro, alguien se nos fue. Y eso nos marcó, porque ya con shows con fechas programadas y cronograma de trabajo, de pronto nos quedamos los tres, de un momento a otro a fojas cero. Entonces pensamos dejar de ser cuarteto, y ser trío; pero las cosas se están dando de la manera que se están dando, hemos tenido logrado que se mantenga ese proyecto cuarteto y estamos seguros que al nicho que estamos apuntando se va abrir bien que lo vamos como siempre  a tratar con respeto con amor”, dice Lorena.

Al nicho que se refiere, es al  de los eventos privados, en programas de empresas, matrimonios. “Queremos estar en los momentos importantes de sus vidas, en los diferentes espacios y ámbitos. No somos grupo de baile, pero si de amenizar una reunión. Poner a la gente chévere antes de romper el baile”, señala Lorena.

El grupo a más de su integración, tiene característica propia. Priscilla es la romántica; Pete, el rockero; Amado, el versátil, cuya raíz y escuela fue el rock, pero tiene de baladista, cantante tropical, pop; y Lorena es más histriónica y hace cualquier estilo de género de los tradicionales, menos perreo y regeaton, incursionando en el pop rock, soul, jazz, música nacional, balada y hasta cachullapi, teniendo la fuerza interpretativa, para hacerlo suave y más de carácter. “Esa individualidad, nos da la diversidad, con base a nuestra experiencia, de tener la capacidad para interpretar distintos géneros y todo con identificación musical, así al momento de fusionarnos como cuarteto, lo que cantemos suene  a lo que es. Así, si cantamos un pasillo es un pasillo; un jazz suena a jazz, un vals, a un vals; un bolero rítmico a bolero rítmico, lo cual es musicalmente muy bueno” dice, Amado. “Además, esa riqueza musical y esa cualidad de ser diversos nos da gran valor, pues no solo hacemos la parte del cuarteto, sino que aprovechamos que individualmente somos artistas y que cada uno tiene la forma de interpretar, para en un momento dado cantar individualmente, hacer dúos, tener variedad, lo cual gusta al público.  Esto lo comprobamos en dos presentaciones diferentes. Una en el  Tenis Club y otra en el Museo de la Música, los dos públicos eran completamente distintos, y la receptividad y la reacción de ellos fue exactamente la misma en los dos lugares, eso nos da la pauta de que estamos haciendo las cosas bien”, acota Lorena.

Sobre la riqueza musical, Lorena, explica: “Una de las cosas que más cuidamos, aparte de lograr una afinación, o que cada quien se sepa las voces, o que conozca los temas y los arreglos, es que seamos un grupo en él que aquí no brille nadie, que son cuatro voces, cuatro voces, que suben, crecen, bajan, terminan igual, inician igual, frasean igual, tienen una dicción clara porque si el mensaje no llega claro se pierde.  Hemos logrado desidentificarnos de los personajes artistas, para tomar el cuerpo de la cuerda que te corresponde en el cuarteto, eso es lo más delicado, no digamos difícil, digamos delicado, en lo que hay que tener cuidado”, acota Lorena.

En tanto, el cuarteto se prepara para sus próximas presentaciones que serán en dos programas culturales del municipio el domingo 27 de octubre y el viernes 1 de noviembre y el martes 5 en un homenaje a Alejandro Cañote en el que compartirán escenario con Patricia Gonzales, Beatriz Gil, Olga María Oleagoitia, Luciana Hackman y una banda de 10 músicos de lujo.

Como de lujo es escuchar las voces mestizas de Mestizo, que nos brinda un mestizaje musical que endulza los oídos, mueve las fibras más íntimas del sentimiento, nos llevan a escuchar los sonidos del placer y a vivir una historia con este cuarteto que canta y encanta y que es el orgullo del Ecuador Mestizo.

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

GABY FRANCO CON NUEVO DISCO

Con Gabriela Franco, “Nada Vuelve a Ser  Igual” y la definición es literal, exacta y …

4 comments

  1. Jorge Gómez Vidal

    Buenísimo compa mil gracias. Un fuerte abrazo.

  2. Excelente publicación Aurelio, muy interesante , nos abre los ojos a valores artísticos y culturales nuestros.

  3. It’s actually a nice and helpful piece of information. I’m happy that you just shared this helpful info with us. Please keep us informed like this. Thanks for sharing.

  4. I’ll immediately grab your rss as I can’t to find your e-mail subscription link or newsletter service. Do you’ve any? Please permit me recognize so that I may subscribe. Thanks.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *