CAMINITO DE VELAS

Te voy a poner un caminito con velas,
para que la obscuridad ya no te ciegue más
y veas que regresas una vez más a casa.

Acomodaré una tacita con café de talega,
con leche y azuquitar,
que del negro y fuerte, pase a ser clarito
y te endulce el paladar bonito.

Al lado, un tamal de carne
y amarrado, porque esos son los buenos,
los doblados son para los flojos.

Una galletita roncadora,
para que la sumerjas en tu café
y una cucharita al lado,
para que la comas con calma.

Me dormiré en el sillón,
para que me veas y no te vayas, no tan rápido,
dejaré el cabello suelto,
para que pases tus dedos por el.

Para que me tararees una canción de las que sabes,
y me hagas piojito.
Para que me abraces
y me des un beso bien tronado.
Para que no te vuelvas a ir
sin despedirte

Foto: bodanovia.com


Raquel Mármol Huerta de Alprecht

Madre, abuela, esposa no timorata, idealista confesa, vino y café, bosquejo de escritora, creo que los poetas estamos eximidos del infierno ya pagamos nuestra dosis de tortura esta vida

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

LAS CONVERSACIONES SE HAN QUEDADO CALLADAS

Escrito por Bernarda Calvo Las conversaciones se han quedado calladas. Solamente se habla… Todo es …

Un comentarios

  1. Qué afortunado es, el que transita todos los dias ese caminito iluminado, el que se endulza con ese cafecito, y remoja en él sus anhelos, y te ve dormida con tus sueltos cabellos, qie los peina con sus dedos, y te abraza susurrándote al oido esa canción que sólo tú sabes, y se despide….tódas las noches…..con un sonoro beso !!!
    ¡¡¡…Qué afortunados són….!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *