UNA TROMBA MUSICAL

Aunque nací en Quito, como digo yo, “por puro accidente “aunque se pongan trompudos los quiteños, soy un producto del mar de Salinas, Ahí llegue de seis meses y aprendí todas las primeras mañas juveniles, como tomarme unos tragos con los guardianes en las esquinas, lo cual no es nada raro en mi tierra. Jugué futbol como loco, nadé, bucee pesque, navegué, hasta surfee con mi pana de toda la vida, el negro Bazán y no soy Barcelonista, pero esa es otra historia.

Siempre canté, en el coro del colegio Rubira , después en el malecón de Salinas y todas las fogatas , conocía grandes músicos jóvenes como yo , tocábamos juntos frente a la casa del Dr. Nacho Franco, con Napo , Ratón Villafuerte, música de Dylan , Rolling Stones y lo que sea. Ese era principalmente el repertorio.

Lo primero que escuché de pequeño fue el Lago de los Cisnes, debo haber tenido unos dos o tres años, luego escuché a los Allman Brothers y aluciné. Ellos son uno de mis grupos favoritos, a eso se sumaron Rolling Stones, Cream, Grand Funk, Deep Purple, Black Sabath, Led Zeppelín, más tarde Pink Floyd y descubrí algo que me fascinó: el blues. El Blues está presente en todo lo que compongo

Años después me fui a Quito a tocar algunos años,  tocamos Rock con la Montañita Swing & Blues Band, con Napolitano, con él hicimos los Chanchos Voladores, Los Alegres Panaderos, que era un trío o cuarteto de son cubano y apareció la fusión en mi vida.

Siempre escribía todo lo que veía y así empecé a cantar mis propias canciones, Ya estaban los troveros cubanos y Rubén Blades en mi corazón, nacía la nueva trova ecuatoriana en esa época hermosa de grandes amigos, pero a pesar de todo lo bueno, tres grupos más que armé y disfruté, jamás pude olvidar el calor de la costa, de mi playa y me regrese a Salinas y Guayaquil.

Estuve un buen rato en la playa, soy visitante de Montañita desde muy niño, ya no me gusta ir mucho, demasiado comercial. Y de repente ya estaba en Guayaquil cantando temas míos y otros que me gustaban con un grupo de amigos del Banco Central Umbrales se llamaban, abrimos a Mercedes Sosa en el Coliseo Cerrado y me fui a Colombia el 89 a cantar en Bogotá y de paso en Cali y donde me daba la gana de sacar mi guitarra. La saqué hasta en el icónico Teatro León de Greiff de Bogotá, donde la gente feliz, lanzaba avioncitos de papel en señal de alegría. Casi no regreso de Colombia, bello país y además me enamore de cuatro al mismo tiempo, que confusión!!!

Ya en Guayaquil frecuentaba un bar nuevo de mi súper pana desde pelado, Eduardo “ Lucky Man” Jiménez, a la entrada de Urdesa Norte, recuerdo que un par de amigos me dijeron: Marito, ya es hora que te armes tu propia banda, una que arrase con todo, como una Tromba, que era más una referencia a un centro delantero cuando entra con todo al área de candela; para mí el mar, estaba presente.

Así, en 1989, armé La Tromba, primero electroacústica, bajo, flauta, percusión esmeraldeña y mi guitarra con micrófono nomas Hacíamos temas míos fusionando albazos con currulaos ente otros. Era una locura el rumbón que armábamos.

En una presentación, cerca de la Casa de la Cultura, nació la Tromba eléctrica, me junté en un banco afuera de local , en plena calle ( antes se podía sin que nadie joda ), con uno de mis mejores amigos todos estos años César Aragundi, insigne guitarrista rockero y cambió la historia , poco a poco nos fuimos transformando en una banda que tocaba lo que le gustaba y punto. Ya estaban los hermanos Wong con nosotros y seguía la percusión esmeraldeña,  temas míos y todo lo que podamos tocar y ser felices. Nuestra Casa era La Playita, en Plaza Quil, donde prácticamente éramos los dueños del lugar, que de paso era el único bar de Rock de Guayaquil, tenía capacidad para unas 100 personas, tocamos en la inauguración, una noche que diluvió en Guayaquil y habían unas doscientas adentro, no había como moverse, sentía hasta la respiración de la gente a 50 centímetros de mí y hasta más cerca. Era el Templo del Rock Guayaquileño y cada noche era una batalla campal jajajajaja.

Otros espacios donde íbamos siempre eran la casa de la Cultura; la Alianza Francesa por supuesto, las exposiciones de Madelleine Hollander, nuestra gran amiga, donde siempre tocábamos. En la Casa de la Cultura, tocando , empezó a sentirse un fuerte olor a humo, era que los fans rockeros , se habían salido a fumarse un grifo en un balcón que estaba atrás de unas cortinas y accidentalmente incendiaron la cortina , zafarrancho, llamas apagadas y el Roc&Roll siguió de largo un par de horas más…

Alguna vez, al regresar a casa del gordo Cesar a dejar los equipos y seguir la rumba, el Maestro encontró las maletas con su ropa, es que habíamos quedado en no tocar un jueves y de repente ya nos picamos y nos llevamos el equipo sin que se dé cuenta la esposa de César, una dama, que no acolitaba tanto nuestra pasión por la música, donde Cesar ensáyanos una larga época.

Luego llegaron el maestro Manolo Castro a la batería quien es además un extraordinario guitarrista y gran persona y Nacho Álvarez al bajo. Éramos un clásico cuarteto de Rock, y el negro Marcos Caicedo era el rey de los cueros percusios. Recuerdo que abrimos el show de Toto y Survivor y los gringos se acercaron a felicitarnos y conocernos. Sonamos del carajo, yo tocaba entonces en una sextillo electro acústico y César en la guitarra dio clase magistral, con unos solos espectaculares, el público nos ovaciono largos minutos.

Hicimos una larga temporada en La Alianza Francesa, cada primer viernes del mes durante unos dos años: La historia del Rock, se llamaba. Angelito Duarte, un caballero, hacia el sonido y además nos prestaba su estudio para ensayar, teníamos invitados de lujo como Miguel “ Miguelazo” Hernández , quien cantaba y tocaba del putas su Gibson SG. El patio de la vieja Alianza Francesa se repletaba, era una fiesta increíble. Una vez me llamó a la puerta el director, los camisetas negras estaban prohibidos de entrar pues habían prendido cannabis en el baño.  Mozzanino, hizo un convenio que yo garanticé, que no prenderían más grifa durante el concierto, entraron felices, eran como 25 , igual casi al final, no se aguantaron la sapada, pero a nadie le importaba ya en realidad .

Manolo Castro un caballero, cedió su puesto a Juan Carlos Zúñiga, ya debe haber sido el 92-93 cuando sucedió. Éramos los Reyes de Montañita pues tocábamos en los campeonatos de surf siempre y en todos lados, todas las marcas nos auspiciaban todo (de esas tocadas no diré nada muy detalloso, pues son anécdotas xxx, pero fueron inolvidables). Nos tocó romper la ley seca en Montañita, pues estábamos en guerra con el Perú, pero igual hubo surf y por supuesto La Tromba. Con César hicimos una versión tipo Pink Floyd de Solo le pido a Dios y la tocamos llenos de amor por la Patria, seriamente, César hasta se presentó como voluntario para ir a la frontera.

Ecuavisa organizó un concierto MTV nacional en Punta Carnero me parece que el 93 , con lo mejor del país; las bandas debían tocar solo media hora, era lo establecido, Nosotros tocamos casi hora y media, no nos dejaban ir, full bues y Roc&Roll y por supuesto un garrafón de puro jajjajaja. Decía un pana:“como una banda de rock” y así pues pasamos largos años tocando por todos lados, en Quito a cada rato, Loja y más que todo en Guayaquil, mi ciudad adoptiva, pues la efectiva para mí siempre será Salinas, pero La Tromba es una banda Guayaquileña y feliz de serlo.

Estuvimos tocando en Sí TV , en Guayaquil Caliente , salíamos en vivo, no playback ni grabando, puro sonido en vivo. El productor nos hizo unos trajes parecidos a los de los Fantasmas del Caribe, yo llegaba temprano, bajaba a la bodega y saltaba sobre las camisas recién lavadas, nunca lograron que no las pongamos, ni jamás nos pescaron. Tampoco logaron que toquemos Salsa, tocábamos lo que nos daba la gana y eso le gustaba al público. Hicimos un gran equipo con Gustavo , Carla y Estela, en los controles estaban nuestro gran amigo Manolo Castro y Fernando Coloma (+) , a quien lo jodíamos siempre, el sonido con ellos estaba garantizado, eso sí generalmente teníamos una botella de vodka o Tequila atrás de la batería , JC era el barman, y además, como es chileno, llevaba unas empanadas chilenas que había que cuidarlas como al tesoro nacional , eran súper apetecidas, deliciosas… Miguicho Gallardo era el invitado de palo de la banda y además nos llevaba a todo lado en un carro negro inmenso que parecía de los Blues Bross, un tipo muy generoso Miguicho y rumberísimo, tocábamos harto Santana en esa época. Nos llevó Juan Xavier Borja, gran productor

Ahí apareció otro icónico de la banda: Fabricio, el narizón Rodríguez, gran amigo y mejor bajista, al cual le hicimos tal recibimiento en nuestra cueva de ensayos que de regreso, vomitó en cuatro taxis, camino a su casa, lo llevaba Juan Carlos Zúñiga, buen samaritano, los bajaron de todos los carros, pues era fuerte la plutera de Fabricio que ningún chofer aguantaba la vomitadera. Hasta ahora recuerda Fabricio ese día especial, pues él es un gran coleccionista de anécdotas y apunta todo, sucedió el 13 de Septiembre de 1992.

Como él es Libra, al igual que yo y nuestros cumpleaños son cerca, hacíamos una sola fiesta con todas las panas del canal, hicimos un conciertazo para festejarlo en Barricaña, en la época grandiosa de Enrique Ponce, amigo entrañable. Estaba hasta la bandera, Carlita Sala, Gustavo Navarro, JX Borja, los Gálvez, Pelito Maraca, todo el staff de Si TV, el enano Briones, el conde Martillo, los pintores, gente de la Casa de la Cultura. Al salir ya picados, Fabricio nos invitó a la casa, pues nos sobraron tres de vodka. Él es bien meticuloso con la limpieza y peor aún que su casa tenia alfombras por todo lado, así que poco menos que tuvimos que entra en medias, menos él. De repente dice cabreado: ¿quien chucha pisó mierda? Apestaba fuerte, nos miró con odio a todos, pero se dio cuenta que el único enmierdado era él jajajja, se puso a limpiar enseguida las huellas de sus botines con los que vacilaba y jugaba indor según sus panas de barrio, a la media botella estaba ya feliz, que gozadera jajajajaja

Volviendo a esos años….

Ya había escrito la letra de Vivo en Guayaquil , el himno rockero Guayaquileño dicen , basado en un tema escrito por Danny Flowers , Tulsa Time; escribí la letra en una servilleta en la Alianza Francesa, una media hora antes de tocarla y en 10 minutos : gustó , la grabamos a nuestro modo y se la regalamos a quien quiera tenerla.

También compuse y grabamos el tema principal del programa Rey de la Playa con Joao Ayala, inspirado en mí mismo, como bromeaba con Joao, gran amigo y persona. El Rey se convirtió en el tema de los surfistas y el 2004 editamos un disco con ocasión del Mundial de Surf en Salinas, el cual agradezco salió gracias a la buena voluntad de Tuto Tamariz, amigo entrañable

Anécdotas locas hay muchas, aunque no todas debo contarlas pues podría ser demandado Jajajja. No debería contar pero que chucha ¡! , las damas de la noche de la 9 de Octubre nos invitaban a chupar y vacilar y las llevábamos al parque de Urdesa, a beber junto a la gente in que iba a farrear allá. No era por irrespeto a nadie, simplemente ellas eran felices sintiéndose dignas de divertirse, sin que el sexo sea el fin, eran nuestras amigas, nosotros éramos muy conocidos y queridos, pero no nos importaba. Siempre me fascinaron los personajes de la noche Guayaquileña. Nos tomábamos unos tragos y las dejábamos en sus sitios de trabajo, para ellas mis respetos.

Con Cesar a veces caminábamos por la 9 de Octubre , viendo a los teatreros de la San Francisco y a los personajes que nos hacían conocer el Guayaquil verdadero , sin oropel ni cuento chino , nos paraban los camisetas negras y los apoyábamos siempre , ellos respetuosos al máximo , iban siempre a vernos tocar cuando estábamos a su alcance

Una vez tocamos en TAOS y como éramos el doble de costosos que otras bandas, el dueño que era pana, me dijo que no me daría trago, porque con lo que le costaba la banda, bien podía comprar un caja de whisky, entonces compré una de trópico grande, la llevé, pedí vasos tequileros la puse sobre el amp de bajo de Nacho que era inmenso y nos la bebimos frente a todos. Sabes que el gordo es un chuchas y JC también. Solo Nacho estaba ahuevado, aunque se cagaba de risa. Duró un set el frasco, pues éramos una esponja. Se acercó el dueño, emocionado por el show y el gentío que llenó el sitio y me dijo: hermano bébanse las botellas que quieran la casa invita, pero saca ese Trópico del amp, no seas tan cara de verga jajajajaja, es que tocábamos lo mejor de Neil Young, su preferido, con armónica y todo.

En Las Peñas éramos Kings y siempre hacíamos conciertos en la parte final, donde estaba la Cervecería, caían todos los rockeros y además nuestro amigos pintores, es decir toda Las Peñas, pues eran justo durante la Feria exposición de Julio y si no conseguíamos auspicio, hasta llevábamos equipo para tocar con César mi eterno compinche. En una ocasión Zúñiga despareció y tocaba el mono Tapia la batería, estaba el concierto por empezar, y el mono no aparecía, adentro no hay buena señal, de repente por suerte entra la llamada y el mono pedía auxilio, que lo robaban, corrimos al parqueadero y lo encontramos rodeado de nuestros amigos de Las Peñas, medio pillos, pero fans de la banda y que siempre cargaban el equipo hacia adentro a cambio de dos botellas de ron. Uno de ellos me dice “Mario, este man esta necio, le dijimos que somos los que siempre llevamos el equipo adentro, cuando vienes y el Man se encerró con seguro” ahí por fin pusimos tocar, burlándonos de Tapia todo el concierto. Es que él era buen baterista pero súper zanahoria y nosotros unas balas.

Cesar Aragundi viajo a radicarse en USA en medio del llanto de sus innumerables fans femeninas. Lo extrañe muchísimo pues es como un hermano para mí y Remigio Castillo el hombre de nieve, tomó la posta. Gran época con el maestro, un caballero y guitarrista con quien también pasamos una gran época. En sus dominios hicimos la que hasta ahora se denomina por los asistentes la fiesta inolvidable, luego de celebrar otro aniversario en la vieja Alianza Francesa, estuvieron todos los panas y duró hasta media mañana creo, porque no recuerdo bien

Años después, hice realidad un sueño y arme la súper banda La Tromba el 2002 aparecen el joven prodigio de la guitarra Jorge Luis Mora que es bautizado como Harry Potter, los maestros Angelito Díaz Jr. en teclado, (un virtuoso extraordinario), Carlos Solano; Galo Centeno , Melesio Layana , Alonso Flores , Fausto Pico y Cachencho Touriz. Debutamos en el MAAC y la Música, un conciertazo, con arreglos para vientos hechos por el maestro cubano Angelito Díaz Jr. Tocamos algunas veces, pero esta banda era muy cara y yo quería irme a la playa a vivir de nuevo.

Y ya que mi pana Delado, me ha invitado a contar mi historia en su revista, yo agradecido como soy, quiero agradecerle, recordando una de las tantas anécdotas que vivimos juntos. El 2002, aparte del Festival Nacional de cantautores en el MAAC, hicimos Crónicas Urbanas del Manso Guayas con textos de Jorge Martillo, temas míos, fotografía de Andy Holst y Sarao bailando. Roy Mendoza, el viejo Roy, un maestro y caballero a tiempo completo pero rumbero a muerte era nuestro invitado de honor tocando los cueros, además de Alonso Flores y Cara de Chancho Fausto Pico. El viejo fue ovacionado y fue su última aparición en público, falleció meses después dejando la Peña de Roy, que años después se incendió como su legado, dicen que su fantasma, disgustado se la llevó al otro lado, también hay otras versiones pero eso ya es crónica roja.

El caso es que Aurelio me había extendido una invitación a degustar una botella de Whisky en un sitio de propiedad de Ralph del Campo, así que terminó el concierto y fuimos dejar mi amp, guitarra y demás a casa y a Roy, instalado con una de Ron en una hamaca, ya bien bonito, con su billetito en el bolsillo y solo haciendo tiempo para irse a Salinas de nuevo, nunca lo he olvidado al viejo.

En el auto de Aurelio fuimos al sitio de la fiesta y ahí Ralph me honró, haciendo bailar a unas ocho mujeres, cada una más bella que la otra y con la consigna de agasajarme hasta que me quedé dormido, y al despertar, donde sea que eso sucediera. Fue una noche reloca, las bellas muchachas se hicieron panas, nos reímos como locos, bueno hasta que recuerdo, porque la botella se convirtió en tres y terminé enamorado de una bella multa que fue el amor de mi vida por esa noche y mañana, La invité a desayunar en un sitio elegante y me fui a casa a bañar, Siempre he querido que Aurelio me cuente que sucedió las cuatro horas que se me borraron del casette, espero no haber bailado en pelotas en el tubo jajajajaja. Audrey se llamaba mi novia, la vi una vez más pero de casualidad, saludamos, me dijo, que gusto verte Mario: era de verdad preciosa.

Los años pasaron, yo seguía estudiando una carrera en la Universidad, me gradué, siempre trabajé paralelamente en la causa cultural y patrimonial,  pero sin abandonar por completo la música. En estos últimos años nos hemos reunido para los aniversarios, el 2014 con un tremendo concierto en la Playa de Salinas gracias nuestro buen amigo Daniel, el 2017 otro en el parqué Samanes banda completa en ambos. Cesar vino desde Nueva York a tocar dos veces el 2014 con sus panas de La Tromba.

El aniversario 30

Y llegó el Concierto Aniversario 30. Por ese motivo, hace poquito nomás, el pasado 27 de septiembre, en la Casa de La Cultura, nos reunimos nuevamente. Juntamos a dos estrellas de la guitarra: Jorge Luis Mora y César Aragundi, que vino de la Yoni, Fabricio Rodríguez tremendo bajista, Juan Carlos Zúñiga poderoso baterista, Gustavo Blacio, icónico percusionista y Sergio Cruz que llegó desde Cuba. Una pandilla de viejos amigos, para tocar todos los temas propios, creo que ese ha sido nuestro sello: creatividad y mucha improvisación en escenario.

Lo curioso es que no hemos podido terminar un disco nuevo, que está ya necesitado de muy poco presupuesto, aunque parezca increíble, No he podido conseguir alguien que nos ayude a dejar este testamento musical.

Creo que hemos tenido suerte en llegar al 2109, siendo los mismos buenos amigos de siempre, hay amigos que siempre nos apoyaron como Miguicho Gallardo, que siempre fue de nuestra pequeña Cosa Nostra musical a lo largo de muchos años, para ellos y para tantos que sería un testamento nombrarlos, mi cariño.


Mario Rafael Maldonado, Salínense, músico, compositor, enamorado del blues, de la poesía, de la playa, de las mujeres inteligentes y sobre todo de mi país. Y el líder de Mario Maldonado & La Tromba o simplemente La Tromba Banda.

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

GABY FRANCO CON NUEVO DISCO

Con Gabriela Franco, “Nada Vuelve a Ser  Igual” y la definición es literal, exacta y …

2 comments

  1. Patricia Ortega Ramírez

    Excelente e interesante historia de vida de una gran persona y músico, como es Marito Maldonado.
    Eterna vida para La Tromba.
    Mi admiración eterna a su música y a sus integrantes.
    Gracias por compartirla.

  2. Gracias, Patricia, por seguirnos. Si, la verdad que es interesante la historia de Mario, un gran amigo y excelente músico. Que haya vida eterna para LA Tromba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *