SILVANA: INFINITAMENTE FEMENINA

Se cumplen ya 40 años, desde que la sensual  adolescente de Bucay  se subiera a un escenario. En el camino,  ha sido calificada como la mujer más deseada del Ecuador, sin que nadie la haya bajado del podio y sin proponérselo, ella ha vivido a la altura de su leyenda.  Su larga carrera musical se resume: en que encontró la gloria artística cantándole al amor, pero ese sentimiento al parecer, le ha sido un tanto esquivo.

Ser un mito o una ídola en un país carente de ellos, resulta extraño. Peor, si tú no te lo crees. Si el público le adjudicó el calificativo que arrastra por tres décadas como la más deseada, cuando en realidad es tímida y vergonzosa pero terriblemente sensual, resulta un poco incomprensible. Y con vergüenza hasta con timidez trata siempre de negarlo, de esconderlo, pero siempre  salta, porque se hace evidente en sus maneras, en ese aire de vampiresa dormida, que le brota por los poros como marca de fábrica. Por eso en ella,  todo resulta como contradictorio.

Desde su nombre. Silvana Marjorie Ibarra estaba destinada a ser Silvana Tomaselli,  como era el apellido verdadero de su padre,  que se lo cambió a Ibarra, en homenaje al padrastro que lo crió a él. La diosa de Bucay en realidad no nació en Bucay, sino en Milagro. Esa dama  que afronta  la madurez como un monumento erguido, y que a pesar de que es romántica, bella, generosa y hasta ingenua, está sola. Si encontró el verdadero amor …vaya usted a saber. Ella es un misterio. Lo cierto  es que estuvo casada  por espacio de 29 años con un músico fenomenal  con quien tuvo una hija (Amar) de 22 años de edad, presente en la entrevista. Se ha divorciado para sorpresa del Ecuador sin rencores, sin responder ningún ataque  y ahora es una mariposa que vuela en libertad.

Voz de jilguero

“Le agradezco a Dios por haberme dado este  talento. De niña fue una lucha con mi madre, porque señalaba que las artistas no eran bien vistas y aunque era pequeña aún con seis años,  me las ingeniaba para salir con mis amigas  e ir a la radio donde me subía en un banquito y a  cantar. Hasta que ella entendió cuando  vio mi insistencia. Me decían la “Lucerito de Bucay” a los 8 años. A los doce, nos trasladamos a Guayaquil, y me puso en la escuela de ballet de la Casa de la Cultura. Una maestra me desmoralizó por piernona y  Jorge Córdova, también bailarín clásico,  me invitó a que forme parte del ballet folclórico en el que permanecí por 10 años, lo que me permitió ir a Europa. Además aprendí con la danza a sentarme con elegancia, y a realizar el movimiento perfecto de mis manos que me sirve en mis interpretaciones. Lo demás ha sido clases musicales con Nerio David, cultura general, actuación con Antonio Santos y dicción con Lía Centeno de Akel,  maestros que contribuyeron al éxito en mi carrera”.

Y en ella se cumple “El perder para ganar”. Pues a sus 14 años  en el concurso estrella Cristal, organizado por la radio del pueblo, en el que participó y quedó en tercer lugar, solo la alentaría a convertirse en una grande de la música. “Gustavo Woelke Varas, locutor cristalino,  me dijo que no me entristezca al no haber ganado en el año que triunfó Anita Lucía Proaño, que el talento está  ahí, me recomendaría a Ifesa, y es así que grabé mi primer disco de pasillos de forma casi inmediata”.

La carrera musical siguió para ella en forma continuada, presentándose en todos los escenarios del Ecuador, hasta que un día ya convertida en madre de familia de los niños Solms, la  llamaron de la revista  Vistazo. “Acudí a una sesión de fotos y entrevista y faltando unos días volvieron a llamarme para anunciarme que iba a ser portada. Nunca me dijeron, el titular que pondrían. Casi me desmayo cuando tuve la revista en mis manos. Un poco impactada por la reacción de mi familia, les explique que si la gente había votado  era por mis canciones”. No Silvana, esa voz sensual incita dicen los caballeros, le comento. “Puede ser,  pero para las mujeres soy tierna. En la tercera publicación mandé una cartita a la revista. Estaba realmente sorprendida, pero la denominación  hizo historia. Fíjese que hasta ahora me presentan así. Nunca me he creído nada. Reconozco que me gusta usar trajes cortos que enseñen mis piernas, y lo haré hasta que el cuerpo lo permita”.

El título en ciernes, traería expectación y fanatismo. “En un show en Pimanpiro, tuvo la policía que intervenir porque hombres y mujeres querían tocarme. Era una muchedumbre desenfrenada.  He sabido sobrellevar la fama, pues muchas veces, solo basta con dejarlos acercarse, que se tomen la foto del recuerdo y ahí termina “el acoso”.

La anécdota que viene a continuación la contó a esta periodista,  el mismo Gustavo Pacheco hace unos años, quien dijo sonreído: Una vez me quisieron robar a mi mujer. “Tuvimos una presentación en una plaza de toros en Riobamba. Al anochecer y mientras descansábamos en el hotel con mi esposa, atrás de la puerta un grupo de mariachis trajo una serenata. No sé cómo les permitieron la entrada hasta ese piso, pues se trataba de un torero muy influyente y adinerado, que efusivo cantaba afuera de nuestra habitación con un ramo de flores en mano. Silvana dormía y despertó asustada por la bulla. Así que me asomé en calzoncillos a ver qué ocurría. El hombre apuesto, enmudeció cuando me vio, no se lo esperaba. Le señalé que yo era el esposo de la artista, padre de sus hijos, a quien él pretendía galantear  y que se retire o nos íbamos a los puños. Su cara de vergüenza fue única”

Hasta hoy a esta diva sin tiempo, le salen admiradores de todas las edades. “Yo hago de oídos sordos, nada de romances me interesan. Soy una madre y abuela feliz . Estoy disfrutando de mi vida en soledad, aprendiendo a quererme más”.

Secretos de tocador

A muchas mujeres les causa verdadera admiración, que la genética la haya favorecido tanto pues los años no parecen hacer mella en su fisonomía. “Tengo mis ayudas. Bebo mucha agua, hago gimnasia disciplinadamente.  Sufría de hipotiroidismo y batallaba muchos años con mi peso. Y por eso me hice la manga gástrica. Luego me enteré que mucha gente ha muerto de eso, de tal manera, que no la recomiendo  si no es por salud. Soy muy disciplinada: como poquito, pero cinco veces al día. La verdad debo decir que heredé el físico de mi madre, que a pesar de tener cinco hijos estaba regia. Nunca nos dijo su verdadera edad y me sorprendí  cuando falleció al saber que pasaba de los 81 años que no aparentaba”.

Y hablando de cirugías cuántas ayudas  plásticas reconoce… “La primera  fue la nariz, luego un estiramiento de rostro nada exagerado y botox en la frente. El resto todo es mío. No quiero que me ocurra lo de Camilo Sesto,  que era tan guapo y mire como terminó”.

El que con músico se casa….

María Dolores Pradera, Betty Missiego, Olguita Gutierrez,  la vocalista del grupo Los Reales con Homero Idrovo, se casaron con sus guitarristas. Silvana no fue la excepción. “A Gustavo lo llamaban para que ponga la guitarra en algunas canciones mías. Él se fue a vivir a España un tiempo y jamás tuve ni siquiera un pensamiento con él. No se cruzó por mi cabeza”.

Cuando supo que estaba separada,  el denominado “Hombre sin Cabeza” entró en acción. “empezó a planificar un acercamiento y me invitó a Manta,  para que cante en una obra benéfica. Yo lo admiraba mucho porque es el mejor guitarrista que ha dado este país, la constancia vence y terminé casándome con él. Ha sido un puntal importante en mi carrera”. Pero, ¿que pasó entonces?  “Han pasado 29 años y considero que si  tú no riegas esa plantita llamada amor, éste muere, como así sucedió en mí matrimonio.  Nuestras desavenencias venían desde hace algún  tiempo”.

En ese momento su hija Amar,  interrumpe la entrevista. “Mami te prohibí que hables de eso”  Silvana no se debe traer a los hijos a las entrevistas, esto es como estar en un confesionario y continúa pero en voz baja. “No sabía cómo decírselo a Gustavo, pero llegó un día en que me dije Señor ayúdame,  no voy a continuar con esta relación. Me senté en el comedor y en dos minutos lo dije, tranquila pero con firmeza”. Él no se sorprendió,  pues la convivencia estaba desgastada”.

Ni Pombar pudo con ella

Silvana es conservadora al extremo, hasta en las fotos. Ni Roberto Pombar, el divo de la fotografía que hizo roncha con las fotos de Sharon años después, logró sacarla de la apertura en la pierna y las mangas abullonadas. Recuerdo que en Vistazo, al preparar el reportaje de la serie, “Mujeres Asesinas Ecuador”, todas las actrices se reunieron en el camerino y entablaron una linda amistad. Se intercambiaron accesorios, se corregían el look unas a otras,  pero Silvana fue la única de las diez, que improvisó un biombo para que nadie la vea vestirse. Su hija señala, que nunca la ha visto totalmente sin ropa, pese a su figura impresionante. Todas lucían de blanco y le pedí como Editora de Gente, que por favor se saque un tocado de  flores de la cabeza. Ella rotunda me dijo “No lo haré”. No discutimos,  pero para mis adentros dije “Se lo quitaré con el photoshop y cero discusión”. Horas después pensé: “Si ella se muestra como una mujer tan segura de cómo luce. ¿Quién soy yo para quitárselo?

Al finalizar la entrevista y mientras se probaba los ocho vestidos que le ha preparado Carlos Linzán, su diseñador personal para su concierto en Guayarte, le comento a Amar : “Noto nena, como que esta pareja,  tarde o temprano podrían limar asperezas, así hayan firmado el divorcio. Siento que algo flota en el aire todavía, ella habla de Gustavo sin rencor, más bien con ternura y la joven agrega: “Les doy de plazo tres años como máximo, porque aunque mi papá no lo reconozca, la extraña porque él continúa enamorado de ella”.


Mariana Romero. Periodista guayaquileña. Es una contadora de historias con estilo propio, que tiene como norma dejar espacio al lector para que éste se meta en la narración y saqué su propia conclusión. Formada en la escuela de Vistazo, en la que laboró por 18 años, como editora de Gente y casos policiales, ahora escribe biografías. Es periodista por vocación formada en Guayaquil, Cuenca y Madrid. Pese a su madurez es un alma joven, dueña de una personalidad empática con olfato agudo para descubrir nuevos talentos. Así la definen sus colegas que tienen anécdotas periodísticas por decenas, acerca de su paso por las redacciones donde laboró.

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

UN ACTOR MULTIFACÉTICO

El libreto de la obra llamada vida trae un viejo refrán que dice que hay …

8 comments

  1. Glenda Alcivar Mora

    Excelente entrevista, me aclararon muchas cosas que no sabia de Silvana una artista que siempre me gustó por su linda voz

  2. Katiuska Valencia

    Que gran reportaje de la Sra. Mariana Romero! Me encantó! Tiene una facilidad para contar cada historia de una forma muy particular. Ojalá se publiquen más reportajes de la Sra. Romero. Silvana está espectacular. Deseándole todo lo mejor en su carrera profesional y en su vida personal.

  3. Espectacular entrevista…. una hermosa historia…

  4. Linda entrevista… me encantaría conocer más sobre su paso por la política, debe tener historias muy interesantes que contar sobre lo que vivió en el Congreso.

  5. Rafael. Trasladaré su inquietud a Mariana Romero, autora del artículo. Saludos.

  6. Mariana, es sensacional. Una periodista de lujo, con un estilo tan bien formado. Es atrapante su lectura. Le daré sus conceptos, Katiuska. Gracias por seguirnos.

  7. Gracias, Glenda. Nos agrada que le haya gustado la nota. Saludos.

  8. Gracias, Elvia. Gracias por seguirnos. Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *