LOS PRONOMBRES

Los pronombres son palabras que se usan para señalar o hacer referencia a otros términos que ya han sido nombrados en la oración o ya comprendidos por el hablante o el escucha. Proviene del latín pronōmen, que significa “en lugar del nombre” o “por el nombre”.  Por tanto, su referente no es fijo sino que se determina en relación con otras que normalmente ya se han nombrado. Pragmáticamente se refieren con frecuencia a personas o cosas reales extralingüísticas más que a sustantivos del contexto. A esta propiedad de referirse a otros elementos tanto lingüísticos como extralingüísticos se le denomina deixis. Por ejemplo: Rescalvo no es tan táctico como él pensaba; ellos saben poco.

El Diccionario de la Real Academia lo define como «la clase de palabras que hace las veces del sustantivo» y coincide con la que se encuentra en el antiguo manual de Gramática de la lengua española (1558), el cual sostiene que «pronombre es una parte de la oración que se pone algunas veces en ella en lugar del nombre para evitar su repetición.». Los pronombres toman el género y el número del nombre al cual sustituyen. No tiene un significado en sí mismo, ya que toman la definición y el uso del sustantivo que reemplazan.

Todas las lenguas humanas tienen pronombres, además todas ellas tienen pronombres personales y posesivos que obligatoriamente expresan persona. También es frecuente entre las lenguas del mundo que los pronombres expresen número e incluso género. En las lenguas flexivas  generalmente expresan también caso. De hecho es habitual en las lenguas del mundo que en el pronombre se expresen más categorías gramaticales que las que se expresan en el verbo o el nombre. Por ejemplo, en inglés los pronombres personales admiten género pero los nombres no. En español admiten caso morfológico, a diferencia de los nombres. En chino mandarín, expresan número pero en el nombre esa categoría usualmente no se expresa.

Su función

La función principal del pronombre es la de sustituir al nombre o de hacer referencia a él. De esta forma, ayuda a no repetir varias veces un sustantivo dentro del enunciado utilizando otros términos tales como «él», «ese», «aquel». Ejemplo: Delado vino esta noche y se lo veía azumagado. Había pasado toda la tarde en un bar poniéndose al día con las bielas. Sus panas lo había llamado muchas veces pero él no contestó el celular. Ese pana anda en otro dato. / Mi pelada me encamo dijo que solo iría al concierto conmigoella es tan quedada que le cuesta compartir  con desconocidos. Le fascina quedarse en casa viendo películas pero le dije que no la acompañaba en ese dato, porque ella necesita salir y vacilar otra nota diferente.

Características

Los pronombres tienen tres características. 1) Sustituyen a los sustantivos. Ejemplo: Él,  no fue convocado a la Selección. 2) Facilitan la expresión lingüística al evitar la repetición de nombres. Cortés no ha rendido en Emelec. Él, no ha dado lo que se esperaba y ha estado más tiempo en la banca. 3) Concuerdan en género y número con el sustantivo al cual reemplazan. Ejemplo: María llegó al trabajo. Ella siempre llega atrasada.

Tipo de pronombres

Los pronombres se clasifican en diversos tipos, atendiendo a la forma en que reemplazan o se refieren al nombre. Por ejemplo, un pronombre personal, como el término lo indica, sustituye a nombres de personas (yo, tú, nosotros, etc), mientras que otros, como los pronombres indefinidos, pueden aludir a cosas o también a personas (alguien, alguno, nadie). Estos son los tipos de pronombres en español:

Pronombres Personales: son aquellos que se utilizan para sustituir a un sujeto que ha sido omitido en la oración (yo, mí, conmigo, me, nosotros, nosotras nos, tú, usted, ti, contigo, te, vosotros, vosotras, ustedes, os, él, ella, sí, consigo, se, lo, la, le, ellos, ellas, sí, consigo, los/las. Ejemplo: El “Chiqui” Guerrero ingresó tarde al campo de juego. Por consiguiente, él no pudo cambiar el nivel de juego de su equipo.

Los Pronombres Personales “yo”, “tú”, “vos” (utilizado mayoritariamente en Argentina y Uruguay) y “él” cambian totalmente en su forma plural: Así,  yo en singular es vosotros en plural;  vos, en ustedes; tú, vosotros o ustedes; el,  ellos.

Al Pronombre personal “usted” (singular formal), se le agrega “es” para formar el plural: “ustedes” (no fue incluido en la lista anterior debido a que no cambia completamente, sino que se le añade “es” como a los sustantivos o algunos adjetivos. Para formar el plural de “ella”, se le agrega “s”: “ellas”.

Los pronombres “yo”, “tú”, “vos”, “usted” y sus plurales, no poseen género, por lo cual, el oyente sabrá el género de quién se está hablando de acuerdo al género del adjetivo, pronombre (con género), y/o sustantivo (si alguno de ellos se encuentran en la oración). Por ejemplo: Usted es bueno. Bueno es un adjetivo con terminación masculina, por lo que se sabe que el pronombre “usted” hace referencia a un hombre.  Tú eres coqueta. Coqueta es un adjetivo con terminación femenina, por lo que se sabe que el pronombre tu hace referencia a una mujer. “Él” y “ella” son los únicos pronombres que poseen género y número.

Pronombres posesivos: son aquellos que indican la pertenencia (mío, míos, tuyo, tuyos, suya, suyo, suyas, suyos, nuestra, nuestras, nuestro, nuestros, vuestro, vuestros, vuestra, vuestras). Ejemplo: Los discos de Led Zeppelin son míos, no suyos, por tanto nadie me los toca.

La culpa es mía, no suya, así que tranquilo.

Pronombres demostrativos: son aquellos que se utilizan para indicar dónde se encuentra algo o alguien en relación a quien habla (este, esta, estas, estos, esa, ese, esas, esos, aquella, aquellas, aquello, aquellos). Ejemplo: Este toca buena guitarra. / Aquel ha entrado bien en el grupo. Los Pronombres demostrativos funcionan exactamente igual que los adjetivos demostrativos acerca del género y número de los mismos.

Pronombres indefinidos: son aquellos que aluden a personas o cosas, o expresan alguna noción que se pueda cuantificar (una, uno, unas, unos, alguna, alguno, algunas, algunos, nada, poco, poca, pocos, pocas, escaso, escasos, escasa, escasas, mucha, muchas, mucho, muchos, demasiado, demasiados, demasiada, demasiadas, toda, todas, todo, todos, otro, otros, otra, otras, vario, varios, varia, varias, tanta, tantas, tanto, tantos, alguien, nadie, cualquiera, quienquiera, tal, tales, demás, bastante, bastantes). Ejemplo: Unos cuantos jugadores de Emelec son salvables, otros son demasiado intrascendentes, con escasas condiciones

Pronombre de número: p numerales, son aquellos que indican una cantidad. Los hay cardinales (uno, dos, tres…), ordinales (primero, segundo, tercero), partitivos (medio, tercio, cuarto), múltiplos (doble, triple, cuádruple) y distributivos (ambas, ambos, cada, sendas, sendos). Ejemplos: Cardinales: Dos goles no son suficientes para clasificar. Ordinales: Emelec busca llevar octavo a los Play Off. Partitivos: Me dieron un tercio de la torta. Múltiplos: Emelec tiene que hace un doble esfuerzo  para superar a Liga. Distributivos: En ambos casos, no hay opción a nada.

Pronombres relativos: son aquellos que relacionan dos partes de la oración, el segundo enunciado califica al primero (que, el que, los que; la que, las que, lo que, quien, quienes, el cual, los cuales; la cual, las cuales, lo cual, cuyo, cuyos; cuya, cuyas, donde). Mis amigos, los que, conociste el año pasado, ya no soy mis panas, porque me patearon un billete.

Pronombres interrogativos: son aquellos que se utilizan para formular preguntas directas o indirectas y oraciones exclamativas. Usan la tilde diacrítica para diferenciarse de otros pronombres (qué, quién, quiénes, cuál, cuáles, cuánto, cuántos, cuánta, cuántas). ¿Cuántos jugadores tenemos habilitados para el partido?

 

 

 

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

LA MORFOLOGÍA

La morfología, como parte de la gramática, se propone despiezar nuestro pensamiento: tomar una idea …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *