EL DRAGÓN DORADO

¿El Dragón Dorado? Les dice algo ese nombre. ¡No! No tiene nada que ver que ese animal mitológico que era símbolo de diferentes culturas y civilizaciones. Este Dragón Dorado, era diferente. Era un dragón que en lugar de fuego echaba un  de aromas, olores y sabores, que formaron parte del Guayaquil del ayer y que en su época fue sensación, siendo un lugar de distinción, lujo y comodidad, en el que se degustaba la mejor comida china de la ciudad.

Su edificio era imponente, lujoso, impresionante, novedoso y original. Era un palacete chino con una llamativa fachada en la que destacaba  puente como entrada y una amplia y cómoda estructura, que estaba situado en el kilómetro 1½ de la avenida Carlos Julio Arosemena Tola. Verlo desde el carretero era todo un espectáculo y no dejaba de llamar la atención por su estilo arquitectónico. Era una joya urbanística que sobresalía del paisaje porque tenía vista al Estero Salado y podía ser divisado desde la ciudadela Urdesa.

El Dragón Dorado, era mucho más que un restaurante de comida china, porque además del servicio gastronómico, era una bôite y casino que ofrecía espectáculos musicales nacionales e internacionales. Tuvo gran acogida en la sociedad guayaquileña.

Su creación surge de la visión del empresario asiático, Félix Changkuón, Cónsul de China, que convirtió al local en un sitio de enorme acogida y en un ícono de aquellos tiempos, tanto que fue cromo de un popular álbum denominado Guayaquil 70 en el que se distinguía a los sitios y costumbres más representativas de la ciudad.

El profesor Germán Arteta, historiador costumbrista y periodista de Diario El Universo, lo recuerda así: “Era un lugar impresionante, cercano a la Universidad Católica, estaba a la margen derecha del Estero Salado, viniendo desde el oeste al este. Se llegaba al edificio principal de estilo de pagoda china por un pequeño puente. Había comida china de toda clase, se ofrecían recepciones, reuniones sociales  y actuaban artistas ecuatorianos y extranjeros”

Allí se dieron shows internacionales de artistas de la talla de Violeta Rivas, El Greco, Ana María Molina, Jenny Cabrera, Néstor Fabián, Paúl Gerard, acompañados por la orquesta de Reinaldo Farfán y la animación del periodista de espectáculos  Francisco Fuentes Monroy, más conocido como Paco Fuentes..

El Dragón Dorado, dejó de funcionar hace muchos años, pero siempre será evocado como uno de los restaurantes más emblemáticos de Guayaquil.

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

ELOY ALFARO, EL VIEJO LUCHADOR

Un 17 de enero  de hace 123 años vio a luz el Alfarismo, con la …