¡ADOPTA Y OFRECE UN HOGAR A CAMBIO DE AMOR PURO, LEAL E INCONDICIONAL!

Si aún no has experimentado el amor de un perro o de un gato, te invito a que lo hagas. Personalmente, puedo decir que es una sensación satisfactoria que da felicidad al alma.

Tal vez algunos pensarán que exagero, pero siempre me he convencido de que los animales son una de las mejores obras que Dios creó, estos seres maravillosos son capaces de expresar infinitamente agradecimiento, amor y cariño sin usar palabras, sentimientos que pueden ser tan bien comprendidos si somos empáticos y permitimos que entren en nuestro ser.

Mencionaré sólo algunas razones por las cuales debes animarte a adoptar al menos una mascota, si es algo que te ha estado dando vueltas en la cabeza, y si ya lo has hecho muy posiblemente recordarás conmigo estos mismos gestos de agradecimiento y felicidad que un animalito fue capaz de transmitirte.

Quien haya podido compartir al menos un pan con un animal hambriento en las calles, mientras éste se ha pasado todo un día tratando de conseguir algo de alimento escarbando en la basura o calmando un poco su sed bebiendo agua de los charcos, ha podido constatar el agradecimiento de éste al recibir un “manjar” para su vacío estómago, tan sólo con una mirada y movida de cola.

Quien conviva con una mascota en casa o en su lugar de trabajo, sin duda ha podido presenciar a su perro saltando como resorte repetidas veces por la emoción de verlo llegar después de varias horas de ausencia, con su cola moviéndose a la velocidad de una batidora, casi pareciendo que se dibujara una sonrisa en sus labios cubiertos de pelaje, ladrando alegremente como si la espera hubiese sido eterna.

Quien tenga un gato y haya llegado a casa después de un arduo día de trabajo, sabe cómo es el masaje gatuno: coordinado y preciso, con ronroneo incluido. En general, si acaricias a una mascota automáticamente te relajas, por tanto, sin saberlo, tus músculos estarán menos tensos, ¡para qué tomarte un tranquilizante!

Quien haya querido llamar la atención de una o más personas con el fin de socializar, debió haber recibido halagos y felicitaciones, o tal vez conseguido alguna cita, gracias a su mascota bien cuidada. Si no, pregúntenmelo a mí (risas). Una mascota puede ayudar a mejorar la vida social y a reforzar nuestra autoestima.

Para nosotras, cuando no tenemos un chico que nos diga lo lindas que nos vemos cuando nos arreglamos y nos miramos frente al espejo, ¡pero está nuestro perro que sí nos ladra!

Quien tenga por costumbre ejercitarse, siempre le vendrá bien un amigo canino para sus caminatas o paseos en bicicleta. Al respecto, estudios médicos revelan que, los dueños de animales incluso mejoran su estado físico en mayor grado haciendo ejercicio junto a sus mascotas que junto a otras personas. Por otro lado, sin darnos cuenta sólo jugando con nuestras mascotas ejercitamos nuestro cuerpo: brazos, piernas, cintura, mejorando incluso la circulación sanguínea, así justifico el hecho de no ir al gimnasio, lo confieso.

Quien duerme confiando en que estará protegido mientras descansa, sabe que en la mañana siguiente seguramente se encontrará con el lamido de su perro en su rostro como si fuera el despertador más eficaz, o con la mirada fija y penetrante de su gato viéndolo muy cerquita.

Quien se levanta muy temprano y va corriendo al baño, nota que su perro o su gato inevitablemente también quiere estar ahí, en el lugar menos agradable de la casa, con tal de estar junto a su dueño siguiendo sus pasos.

Quien se haya quedado desvelado alguna vez por realizar una tarea o estudiando para un examen hasta altas horas de la noche o madrugada, mientras sus familiares duermen en medio de un silencio absoluto, sabe lo que es tener un perro o un gato que no le importe nada más que estar a su lado acompañándolo.

Quien haya sufrido una decepción, o haya vivido un momento demasiado triste y angustioso, indudablemente su perro o su gato lo ha consolado sólo con su presencia, porque habrá percibido los llantos de su alma sin que nadie más los notara, y seguramente ha logrado sacarle una sonrisa en un momento en que eso parecía imposible.

Las mascotas pueden ser excelentes compañeras, y pueden brindarnos no sólo amor puro, leal e incondicional, sino también múltiples beneficios para nuestra salud.

Para quien padezca una dolencia, tanto física como emocional, y que trate por todos los medios de superar las adversidades, las mascotas pueden convertirse en una fuente de alivio y sanación, como experimentaron las personas con historias reales que se relatan en un libro que recomiendo leer, llamado El poder sanador de las mascotas del doctor Marty Becker, quien menciona que la cuestión es aprender a aprovechar esta capacidad de los animales de ayudarnos a estar mejor en todos los aspectos.

El tener una mascota puede evitar el sentimiento de soledad, disminuir el estrés, controlar ataques de pánico, aliviar la depresión y aumentar el sentimiento de felicidad. Un estudio de la Sociedad Británica de Psicología llegó a la conclusión de que los perros pueden cumplir, con su compañía, un papel terapéutico muy fuerte en aquellos que sufren depresión, alejando los pensamientos negativos.

Se ha demostrado que aquellas personas que padecen dolores crónicos pueden encontrar alivio si tienen una mascota, gracias a que cada vez que estamos con nuestra mascota se produce la liberación de endorfinas, sustancias producidas en el organismo y que, actuando como neurotransmisores, estimulan la parte del cerebro que tiene relación con las sensaciones de bienestar, felicidad, tranquilidad y por eso también alivian el dolor, convirtiéndose en potentes drogas naturales, sin efectos secundarios. Estudios realizados en hospitales han comprobado que las visitas de los animales han ayudado a calmar el sufrimiento de pacientes internados, incluso reduciéndoles la medicación analgésica los que fueron sometidos a cirugías mayores, gracias a la terapia con sus perros, cumpliendo éstos una función de distracción del dolor. Para quien lo haya vivido podrá dar fe de ello.

Además, gracias a los descubrimientos de la medicina moderna, se conoce que las mascotas por ser muy sensitivas al comportamiento de sus dueños, pueden detectar y ayudar a tratar y a curar una gran variedad de enfermedades, por ello, están los perros de alerta de convulsiones, que las identifican, protegen al individuo durante la convulsión y buscan ayuda. Otro ejemplo, es que pueden sentir un desbalance en los niveles de glucosa de sus dueños mucho antes que ellos, porque son capaces de detectar determinados cambios, como olores en la respiración. De hecho, yo no lo sabía, pero existen asociaciones dedicadas a nivel mundial al adiestramiento de mascotas cuyos dueños son diabéticos.

Inclusive pueden contribuir en la salud de un paciente cardíaco. La Asociación Americana de Salud Cardiaca publicó un estudio sobre la disminución de los riesgos de desarrollar una cardiopatía gracias a la reducción del estrés y la presión arterial. Una investigación de la Universidad Estatal de Nueva York descubrió que las personas que consumen medicación contra la hipertensión logran reducir los niveles de presión sanguínea a la mitad si tienen un gato o un perro en su casa.

Por otro lado, quien tenga hijos, cuando esté dudando de adoptar una mascota, debería analizar que ésta puede influir de manera positiva en el desarrollo de la sensibilidad de un niño que empieza a relacionarse con el medio y la sociedad, lo cual se convierte en un granito de arena dentro de un mundo tan convulsionado como en el que actualmente vivimos, además aumenta el sentido de responsabilidad.

En cuanto a la salud de los más pequeños, también puede ser muy beneficioso tener un animal en casa para la prevención de alergia infantil. Según informes publicados por la Clinical & Experimental Allergy, se indica que aquellos chicos que estuvieran expuestos a la compañía de una mascota antes de los seis meses de edad son menos propensos a desarrollar enfermedades alérgicas o eczemas cuando sean mayores, así como los niños que tuvieran perros en su primer año de vida pueden reducir el riesgo de padecer asma o alguna otra enfermedad respiratoria, es decir, su sistema inmune puede verse fortalecido.

Para los adultos mayores del hogar, una mascota se convierte en una nueva responsabilidad que les hace sentirse más útiles y activos, como cuando comienzan con una nueva rutina, por ejemplo, a la hora de sacarla a pasear, alimentarla, o de asearla, creándose un vínculo fuerte y saludable entre ellos.

Quien tenga algún familiar autista, con capacidades especiales, o con algún tipo de discapacidad física, una mascota entrenada puede servir de apoyo, de asistencia a la movilidad, etc., guiando cada paso de quien la necesite.

Quien trabaje con un perro como colega en asuntos policiales para capturar maleantes, detectar bombas o narcóticos, o que intervienen en el rescate de víctimas en caso de siniestros naturales o emergencias, puede sentirse orgulloso de que su perro puede llegar a convertirse en un valiente salvador sin límites.

Si tan sólo con una mirada pueden expresar más que mil palabras, ¡imaginemos si tuvieran el don del habla!, a veces hacen cosas que nos asombran y nos dejan perplejos, es ahí cuando decimos la típica frase: “¡sólo les falta hablar!”, o nos preguntamos: “¿realmente no son racionales?”

No tengo duda de que incontables y muy variadas pueden ser las experiencias, pero algo que tenemos en común los que tenemos mascotas y respetamos a los animales, es que guardamos vivencias únicas y memorables con ellas en nuestro álbum de la vida. Sabemos que lo que expresan cuando se sienten felices y agradecidas, simplemente no tiene precio. Son tan leales porque no nos exigen nada a cambio ni nos cuestionan y encima de todo nos hacen creer que somos las mejores personas en este mundo, nos entregan su corazón haciendo luminosos y placenteros nuestros días. Definitivamente no les podemos pedir más.

Muchísimos necesitan un hogar, la realidad es que no podremos cambiar el destino de todos, pero uno solo nos podrá cambiar el nuestro. Sí, ése, aquel que te está viendo a través de una jaula y que se desvive porque lo saques del hacinamiento del refugio o el que está esperando que lo compres y lo saques de aquella vitrina donde está siendo exhibido, o el que vive en la calle sin ser tomado en cuenta, que estuvo a punto de ser atropellado y que está tomando un pequeño respiro a pleno sol, o el rezagado, que tuvo un hogar y dueños también pero que ahora no lo quieren más… Cualquiera de ellos y otros más, necesita desesperadamente que lo lleves a casa cuanto antes y cambies su vida para siempre, para demostrarte todo lo recíproco y buen amigo que puede ser.

¿Quieres tener más razones para adoptar una mascota si aún no lo has hecho, pero lo deseas de corazón? Mejor, ¡vive tu propia experiencia!

Foto: Mariella Chacón. / Mascota Modelo: Boris


Mariella Chacón Morales

Médico Veterinaria

WhatsApp: + 593 98 401 0758

E-mail: marielinha20@hotmail.com

Guayaquil-Ecuador

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

EN LAS PROFUNDIDADES DEL DESAMOR

¿Quién dijo que nosotras no podemos enamorarnos? Quien lo haya dicho se equivocó rotundamente. Así …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *