LA DIVA TRIPOLAR

Todo empezó conmigo caminando hacia el camerino del Estudio Alberto Borges… Tenía que grabar  Confesiones Ecuador y ya el set estaba listo, iluminado y los camarógrafos ubicados, todos la esperábamos… Me dijeron que había llegado así que iba al camerino a recibirla y a contarle la modalidad de la entrevista. La escuchaba desde lejos porque cuando la Diva se emociona alza la voz…

Diva: Hermana mira como me dejaron… Regia!!!! Mira nada más esta cintura, la nalga, y la cicatriz ni se nota…

Estilista: ¿Pero que es lo que te hicieron? ¿Abdómino?

Diva: No precisamente… en este no solo te cortan sino que además te cosen los músculos, pero duele!!!

Y en esas entré, vi a mi entrevistada con el vestido trepado hasta la garganta y el resto en cuero y piel, cargaba un bikini color camel y el resto como diría mi abuela, gualán gualán. Lucía un cuerpazo aunque todavía estaba medio morada por la operación. Nos saludamos y dejé que terminara su cuento tipo plublireportaje sobre su doctor y la cirugía y mientras se maquillaba le expliqué la modalidad de la entrevista.

Si, ella misma se maquilla y siempre carga todos sus productos y artículos, nadie le pone nada, me explicó que muchas veces había visto sufrir de hongos y enfermedades a las actrices y presentadoras y que por ello decidió hace tiempo que nadie la tocaría con ningún artilugio que fuera de uso común. Se deja peinar, pero con sus cepillos y también carga su secadora y su plancha.

Ha tomado cursos de maquillaje HD y la verdad es que lo hace muy bien. Salí y me senté con los camarógrafos a conversar y enterarme de los detalles técnicos de cómo se haría… Habían tres cámaras y una escenografía espectacular y la silla central la estaba esperando… De pronto escuchamos unos tacos acercándose y su voz, tan femenina como su imagen:

Diva: Ya estoy listaaaaaa…

Y apareció por el portón del estudio hechizando de inmediato a todo el equipo de producción que la seguía. Exuberante… La melena no estaba nada más prendida de su real cabeza, sino que se deslizaba por sus hombros y espalda como una cascada. Cada uno de los detalles de su imagen estaba pulido y bien cuidado, parecía una muñeca de porcelana fina, un sol, un rubí, una diosa.

¡Conocía a todos! Con parte del mismo equipo había grabado una exitosa producción y los saludó como panas.

Diva: Fulanooooo! Hola Sutano… Habla “mija”… ¡¿Menganito que fue?! ¿Cómo están?

Chicos: Bien Diva, bien!!!!

El vestido era de randa negra y por dentro tenía un forro color piel, los zapatos eran unas sandalias de taco muy alto que la hacían ver mucho más esbelta y su postura , forma de caminar y de moverse eran los de una delicada bailarina.

Se sentó y el encargado del micro no podía ni ponerle el aparato, terminó enganchándolo ella misma.

La entrevista completa, editada en tres reportajes despertó su cualquier polémica, porque tanto el EX como el Cholo la llamaron para decirle que se deje de andar hablando de ellos y uno incluso la amenazó con demandarla.

Recuerdo la tensión en el estudio mientras uno de los reportajes estaba al aire. La directora del programa fue bombardeada con mensajes de WhatsApp por el ex de la Diva que reclamaba airosamente argumentando que se estaba dañando su imagen y que levantaría una queja formal ante el dueño del canal.

Sin embargo, nadie supo jamás que la verdadera entrevista, la que yo sentí más sincera, se dio sin cámaras, justamente en el camerino cuando habíamos terminado de grabar.

Yo: Por qué no dijiste que al padre de tu hija le gustan los hombres?

Diva: ¡Por que es el padre de mi hija!

Yo: Ese tipo que estaba jugando play con él cuando llegaste a decirle que estabas embarazada era su pareja?

Diva: ¡Todavía lo es!

Yo: ¿Tu lo sabías?

Diva: En ese momento no… ¡Me di cuenta después!

Yo: Te enamoraste y pensabas que podrías cambiar su orientación.

Diva: Estaba ilusionada, casi enamorada. Quería ser feliz. Intenté hacerlo, pero él me hirió y me desafió como ser humano y como mujer y eso no lo hace nadie.

Yo:  ¿De verdad te maltrató tanto?

Diva: Sí… Se burlada de mi gordura delante de todo el mundo, me hacía sentir fea y me llamaba “tontita”.

Estuvo a punto de soltar una lágrima, pero se contuvo.

Yo: Y apareció el Cholo que te trató bien…

Diva: ¡Sí! Fue al principio un romance fraguado por el marketing de la producción y se pasó al plano real. ¿No te has dado cuenta que en todas las producciones que hace Don Fulano de Tal en este canal, los protagonistas “se enamoran”?

Yo: Ehhhhh no me había fijado… (Y de verdad no me había fijado, pero ahora que lo pienso…)

Diva: Si… Pero le hizo ganar harto rating a la novela y nos produjo plata suficiente a todos. Compré mi casa de contado con las ganancias de esa producción y de negocios relacionados. Saca la cuenta.

Yo: Dicen que el cholo “vive lejos”[1]

Diva:¡¡¡Lejísimos!!!

Yo: ¿Cómo te sientes ahora?

Diva: Hay dos formas de vivir la vida querida, siendo una vencedora o una vencida y yo soy “La Diva”… Ahora el ex se porta bien, es un gran papá. Ni yo me lo creo.

Yo: Bueno, las personas cambian, dicen…

Diva: O se hacen mejores actores… Tenemos que vernos para algún café o un vino… Tengo una amiga que se va a llevar muy bien contigo y te la quiero presentar… ¿Te llamo?

Yo: Claro… ¡Un placer Diva!

Diva: Gracias Mónica…

Y se fue dejando la estela de su perfume y un muy buen sabor de boca, porque aquella a la que todo el mundo llamaba “loca” no lo era tanto, no era una mujer de temer, era una mujer de quien aprender.

El ex acusó a la Diva de LOCA, pero el detalle extraño fue que después de salir las primeras promos del programa, varias personas del canal se acercaron a mí y me dijeron que la Diva decía la verdad, que ellos los vieron en tal disco, en el cine, en un restaurante o en tal evento y que invariablemente él siempre la trataba como si fuese poca cosa para él, que la llamaba “tontita”, fea y gorda.

Para darles un avance de ciertos acontecimientos, nos tomamos varios vinos y varios cafés, hubo muchas más confesiones y lágrimas, muchas anécdotas chistosas y mil aventuras, hasta que conocí a la amiga que con tanta pasión me quería presentar, la cantautora Wendy Vera, en los tiempos en que no empezaba ETT. Recuerdo haber escuchado de primera mano, en algún taxi regresando de la casa de la Diva, un tema que estaba apenas en guitarra y con su voz que luego se hizo muy popular: “Ya tenemos presidente, tenemos a Rafael.” Pero los detalles de esta amistad que ya lleva varios años… Es otro cuento.

No creo que les sea muy complicado sacar conclusiones, solo hay una tripolar en la pantalla chica ecuatoriana y sigue estando ahí aunque parece que ahora al fin es feliz. Tan guapa y adorablemente loca, como siempre.


 [1] En cierto estudio, los encargados del camerino, clasifican a los actores en dos categorías: “Vive lejos” o “vive cerca” en alusión a la envergadura de su entrepierna. Este Cholo “vivía lejos” y según la Diva, “lejísimos”, está más que claro el punto, espero.

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

SU ALTEZA, UNA DIGNA INFIEL CON CORONA Y SIN CALZÓN

La Reina llegó a grabar con una bota de yeso porque se había esguinzado el …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *