CLIMATERIO MASCULINO: ANDROPAUSIA

La testosterona es la hormona masculina más importante, responsable de la voz grave en los hombres, mantenimiento de la masa muscular, producción de espermatozoides, vello facial y corporal distintivo en los hombres, deseo sexual, entre otros. A medida que el hombre aumenta en edad, los niveles de testosterona en el organismo y la producción de esperma gradualmente empiezan a decrecer y experimentan síntomas físicos y psicológicos como resultado de estos niveles bajos. Esto es parte natural del proceso de envejecimiento y se estima que la testosterona se reduce en un 10% cada década después de haber alcanzado los 30 años en el hombre.

Andropausia es una condición que está asociada a la disminución de la hormona masculina testosterona. Un hombre en climaterio masculino presentará una serie de síntomas relacionados a la condición y que podrán resultar un riesgo para la salud (como osteoporosis) si no se lleva el cuidado y tratamiento adecuado.

Este bajón hormonal del hombre se trata de un proceso lento y gradual que tiene que ver con el descenso del nivel de andrógenos (hormonas sexuales masculinas), lo cual repercute en todos los procesos orgánicos del hombre.

Síntomas

* Reducción de la estatura

* Descalcificación ósea.

* Tendencia a aumentar porcentaje de grasa corporal

* Cambios psicológicos y físicos.

Su aparición no es tan brusca como la menopausia sino más progresiva y no determina el final del período fértil como si sucede en el caso de la mujer sino que su fertilidad continua activa a pesar de la edad. Los síntomas pueden comenzar a aparecer a partir de los 55-60 años de edad y estos síntomas pueden ser validados con exámenes de laboratorio donde la testosterona (hormona masculina) disminuye notablemente.

Al igual que en cualquier alteración de nuestra salud es importante detectar los primeros síntomas y diagnosticar a tiempo para evitar la complicación después.

Su relación con la comida

¿Hay una razón asociada a la comida por la cual los niveles de testosterona reducen? ¡Sí! Hay varios factores que puede llevar a la reducción mayor de testosterona: obesidad, diabetes e insulino-resistencia.

Obesidad: El nivel de testosterona total y libre se reduce en hombres obesos en proporción al nivel de obesidad. La pérdida de peso por si sola ha demostrado un aumento de niveles de testosterona notable.

Inflamación crónica: lo cual va de la mano con la obesidad, el estrés oxidativo y la vida sedentaria reduce los niveles de testosterona.

Exposición elevada a Xenoestrógenos: son componentes nuevos, artificiales desarrollados en laboratorio que se los puede encontrar en algunas comidas y el medio ambiente; ellos pueden afectar la producción de testosterona. Estos xenoestrógenos incluyen ftalatos en plásticos, subproductos del cigarrillo, metales pesados y solventes.

Falta de actividad física: hacer entrenamientos de corta duración con alta intensidad y ejercitando la masa muscular es una de las formas más rápidas de incrementar testosterona. Además estar lo más alejado del sedentarismo a lo largo del día (caminar lo más posible) es una recomendación muy importante, porque gran parte de la población cuando entrenan media hora al día, pasan las siguientes 23 horas y media sedentarios. Enfoquémonos entonces en estar activos en el día y además incorporar cada vez que se pueda ejercicio.

Estrés: tiene un efecto negativo en los niveles de testosterona al elevar la hormona cortisol. Se conoce que ambas hormonas tienen un efecto inverso con la resistencia a la insulina y diabetes. Un efecto conocido del cortisol es inhibición de testosterona. Los pacientes con exceso de estrés y por ende exceso de cortisol desarrollan mayor intolerancia a la glucosa, insulino-resistencia, inflamación crónica y todos los factores de riesgo relacionados.

¿Cómo debe ser la alimentación de un hombre en andropausia?

Su alimentación debe enfocarse (antes, durante y después de la andropausia) en ser anti-inflamatoria, sobre todo con esta condición aumenta el riesgo de aparecimiento de múltiples enfermedades metabólicas.

-La alimentación pro-inflamatoria es aquella donde priman los productos ultra procesados, azúcares, grasas de mala calidad nutricional como aceites de freír, margarinas y grasa vegetal refinada oculta en productos de uso diario como panes, embutidos, galletas, etc. donde lo que viene directo de la tierra, de los árboles no tiene cabida. Estamos hablando de la gran mayoría de galletas, bebidas saborizadas energéticas, gaseosas normales o light, snacks, gelatinas, panes, edulcorantes, entre otros.

-la alimentación debe ser enfocada en la prevención no necesariamente esperar una enfermedad para recién cambiar los hábitos de vida, sin embargo cualquier momento de la vida es bueno para mejorar. Con ello uno de los puntos más importantes es incluir nutrientes presentes en los alimentos materias primas, que los encontramos en forma natural en vegetales, verduras, frutas de todo tipo, proteínas no procesadas, grasas saludables, legumbres, tubérculos.

-Reducción de toxinas provenientes de alcohol, cigarrillo, entre otros

-No comer bajo ansiedad. Relacionar las emociones a las comidas es un grave error. Muchas veces por tristeza, depresión, enojo recurrimos a la comida directamente y es ahí donde nuestra relación con la alimentación se vuelve un problema que nos puede llevar la obesidad y problemas metabólicos.

-Coma tranquilo, sin estrés, sin apuros. En la andropausia entramos a un período de la vida donde debemos empezar a soltar algunas cosas y llevar la vida más ligera, con menos preocupaciones y más destinadas a disfrutar el día a día incluido el momento de comer, sin celular en mano ni mayor distracción.

Debemos re-aprender a comer saludable, disminuir la exposición a alimentos insanos sacándolos de nuestra casa, no guardando en la refrigeradora o alacena opciones de comida superflua que nos la vamos a acabar comiendo. Todos estos cambios van a ayudar a disminuir la intensidad y el impacto de los síntomas de la andropausia como la pérdida de la visión progresiva, pérdida de masa ósea y muscular, la obesidad abdominal y el riesgo de enfermedades metabólicas (diabetes, hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia, hipertensión arterial, entre otros).

En cuanto a la visión, el nutriente que está más comprometido con este aspecto es la vitamina A, la cual está presente en frutas y verduras de color naranja, como la zanahoria, el durazno, el melón, la papaya y en vegetales de color verde oscuro como brócoli, espinaca, acelga, apio, entre otros. En conclusión, nuevamente, incluir vegetales ayudará a muchas funciones entre ellas la visión. No es justificable consumir suplementos de vitamina A, ni productos suplementados, con la alimentación es suficiente.

La ingesta de antioxidantes ayuda a retrasar el envejecimiento, estas moléculas se pueden encontrar nuevamente en todas las frutas y verduras, en el aceite de oliva extra virgen. No se recomienda bajo ningún concepto la mala-recomendación muy famosa de “toma 1 copita de vino diaria para el corazón por sus antioxidantes”, el vino, cerveza, whiskey, entre otros no solo tiene cantidades ínfimas de antioxidantes, tiene principalmente alcohol, y una copa de vino diaria suman 61 litros al año, el alcohol aunque sea en dosis moderadas supone un riesgo para nuestra salud (Organización Mundial de la Salud). Tomar mientras menos alcohol, mejor.

Para evitar la pérdida de masa ósea ingiera alimentos fuentes de calcio, de magnesio, de proteína, como ajonjolí, lácteos, huevos, legumbres (frejoles, lentejas, garbanzos, chochos, etc), pescados; y garantice una exposición solar de al menos 10 minutos al día para una correcta síntesis de vitamina D que ayudará absorber mejor el calcio. Y el ejercicio es un factor importante en este punto también.

Debemos evitar también la deshidratación bebiendo suficiente líquido en forma de agua, agua carbonatada, infusiones aromáticas, café, y el líquido que incluyen las frutas y vegetales, tanto líquido como nuestro cuerpo nos lo pida a través de la sed.

Tarde o temprano la andropausia llega. Lo importante es poder sobrellevarla con una buena calidad de vida.


Cristina Bajaña de Flores

Nutricionista

Miembro Directivo de la Asociación de Nutricionistas del Guayas

Miembro del American Dietetics Association

Instagram @nutricion_cris

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

EL AYUNO ¿ES PARA TODOS?

Al día de hoy encontramos muchas propuestas que garantizan perder peso o mejorar la salud, …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *