UN SOL LLAMADO SOL

Sol es su nombre y tal como se llama, ella en sí mismo es un sol que ilumina, que brilla, que abriga, que da fuerzas, que emana energía y que contagia vida. Su brillo ha sido natural espontáneo, luminoso lo que le ha permitido lucir en cuanta actividad ha emprendido, porque María Sol Corral Zambrano, una hermosa y proactiva ecuatoriana, ha resplandecido como reina de belleza, llegando a ser en su momento la mujer más hermosa del país, ha destacado como talento de televisión en sus facetas de actriz, animadora y presentadora; ha dejado su huella como Consultora en Imagen Pública y ha impuesto su marca de servicio en la siempre difícil y cuestionada política en la cual como concejal, vicealcaldesa o cónsul, siempre buscó servir y no servirse.

Muy pocas veces como en su caso, la definición etimológica de un nombre define tanto y tan bien a una persona. Según la ciencia, que estudia las raíces de la etimología, Sol es una palabra que surgió en latín, y que significa “brillante, luminoso”, algo que también encaja muy bien con la personalidad de las mujeres llamadas así. Para la ciencia que estudia los nombres, ella es: “una persona encantadora, sonriente y positiva ante la vida, que brilla con luz propia y sabe hacer que las personas de su alrededor también se encuentren bien, llamando la atención por su gran amabilidad y por ser tremendamente encantadora. De las que siempre se le puede ver con una sonrisa en la cara, y es capaz de hacer que todo el mundo se sienta bienvenido en todo momento y quien le gusta comportarse con los demás tal y como le gustaría que la trataran a ella”. La definición es exacta porque ella es así.

Pero nada mejor, que la autodefinición, para conocer a una persona. Por ello, este diálogo con esta mujer “guaya-quiteña”, nacida el 27 de marzo de 1965, empieza con una pregunta de “cajón” con las que suelo iniciar las entrevistas de perfil. ¿Quién es María Sol Corral? “Una ex Miss Ecuador y Consultora en Imagen Pública. Por mis venas corre sangre de la costa y de la sierra. Mi madre es manabita y mi padre quiteño. Viví mi niñez en el barrio El Florón, jugando en el parque La Carolina, yendo en bicicleta al que era el primer centro comercial de Quito el CCI (Centro Comercial Iñaquito), y tomando helados de paila en la  Amazonas (calle). Nací en Guayaquil y crecí en Quito. Soy hija de padres divorciados, cada uno de mis padres se encargó de enseñarnos que la hermana mayor debía cuidar a los más pequeños, guiarlos, darles protección y amor, así que chiquita cuidaba a mis dos hermanos menores Gaby y Tancredo. Mi papá fue Tancredo Corral Huerta, que era el mejor instructor de relaciones humanas que he conocido en mi vida. Desde que tenía once años me enseñaba a hablar en público, yo era su ayudante en los cursos que dictaba”.

 Del colegio a los reinados y la televisión.

Su presencia física, su porte, su rostro armónico y su bien cultivado cuerpo, se encargó de introducirla al mundo de los reinados de belleza, en el que ganó el título con el que muchas ecuatorianas sueñan: Miss Ecuador. Fue en 1985, cuando tenía 18 años y muchos sueños en su cabeza. Ella recuerda ese momento inolvidable de su vida. “Cuando terminé el colegio, entré al concurso de Miss Ecuador. Tuve la primera oportunidad de representar a mi país. Mi mamá Tamy Zambrano, era la más feliz, y como buena manaba., parecía ella la que había obtenido el título. Fue una experiencia que cambió mi vida”, recuerda con emoción.

Y como usualmente, de los reinados de belleza a la televisión, solo hay un paso, María Sol, no tardó en llegar al mundo de las cámaras y las luces. Así, el empezó un largo y productivo trajinar por las pantallas. “Desde muy joven aprendí el valor del trabajo, el esfuerzo y la responsabilidad. Tuve mi primer trabajo formal en una radio de Quito, en la que hacía un programa de cocina para amas de casa. Luego el mismo año de mi reinado junto a Carlos Vera hicimos para Teleamazonas y Gamavisión unos documentales sobre los encantos naturales del país. Filmamos uno sobre Galápagos, otro sobre Quito y uno más sobre las Reinas de América en la Mitad del Mundo, concurso en el que además participé como candidata. Luego estuve como animadora del desfile Top Fashion 87 que se realizó en el teatro Bolívar de Quito y que transmitieron Teleamazonas y Gamavisión”.

 Luego su espíritu aventurero y su fascinación por los viajes, hicieron que tomara sus maletas, emprendiera un largo periplo a Europa, haciéndola vivir decenas de experiencias inolvidables. “Luego fui a conocer el mundo, viví en varios países por tres años, me mantenía yo sola, trabajada y me encantaba conocer lugares. Allá, en España hice comerciales para la Kodak y en Italia en 1990, estuve en un programa de concursos, llamado Doble O, en el que era una de las azafatas (modelo) del programa”.

Hasta que el día que tocó volver, retomar sus raíces, emprender nuevos caminos y seguir por la vida con destino productivo. Así en 1991, recibió la propuesta del doctor Carlos Muñoz Insua, entonces presidente de Telesistema para ser la conductora del programa femenino TV Mujer. Ahí estuvo seis meses hasta que en 1992 la llamaron de Ecuavisa para que trabaje en la telenovela, Isabela, que fue una producción de 100 episodios escrita por María Antonieta Gómez y Antonieta Gutiérrez, producida por Juan Xavier Borja y dirigida por Marcelo del Pozo. “Allí fui Isabela, la protagonista, junto al actor venezolano Jaime Araque. Fue un papel que disfruté mucho no solo porque era mi debut como actriz, sino porque tuvo una trama interesante. Inicialmente Isabela estaba casada con un empresario que fue secuestrado en medio de la selva por las FARC de Colombia, quedando sola. En medio de esto llega a Guayaquil, el famoso cantante internacional Daniel Espinosa (Jaime Araque), a quien conoce por una coincidencia fortuita y se enamora perdidamente de él. Presumiendo que el primer esposo  jamás regresaría a casa, ella se casa con Daniel y forma una familia. Cinco años después él primer esposo regresa y las cosas se complican al verla con otro hombre”.

No sería su primera novela, luego entre 1993 y 1994, filmaría para la misma cadena (Ecuavisa),“Ángel o Demonio”, una producción de 72 capítulos, escrita por María Antonieta Gómez y Franklin Briones, producida por Enrique Arosemena y dirigida por Carl West en la que compartió roles con los actores venezolanos Gigi Zanchetta y Adolfo Cubas. Fue una polémica telenovela que trató temas tabú como la prostitución de alto nivel, las drogas y el aborto, con muchas escenas candentes y muy comentada en su época. Para la anécdota quedó qué esa fue la primera novela latinoamericana cuya trama continuó tras ser asesinada la protagonista principal, ya que la actriz fue despedida del elenco. Entonces, María Sol, que protagonizaba a la villana, María Fernanda, pasó a ser la protagonista del culebrón.  “Esa era la historia de dos hermanas gemelas separadas al nacer, que luchaban por el amor de un hombre. Una novela en la que  hice un papel muy fuerte que me sirvió para afianzarme en mi carrera de actriz”. Carrera en la que también hizo cine. En Colombia estuvo en la película Una Mujer con Suerte.

Detrás del escenario

 Más allá de las luces y las cámaras, María Sol, como todas las personas tiene su vida privada y su propia historia en la que no está exenta de sentimientos humanos como el amor y sus bemoles. “Me enamoré en México y me casé. Tengo dos hijos que son la razón de mi vida. Miranda y Juan Andrés, los dos son millenials, de 20 y 22 años, son artistas, románticos, libres y muy independientes. Viví 12 años en México entre encantos, desencantos y grandes enseñanzas, el país que me enseñó a querer al mío propio, ellos te enseñan eso, aman profundamente su país, su ciudad, sus costumbres. Mi matrimonio duró apenas siete años, Ahí supe lo que es no estar lista para enfrentar todas las pruebas de la vida. Me convertí en lo que muchas quiteñas han tenido que pasar: madre sola, con la enorme responsabilidad de sacar a mis hijos adelante como jefa de hogar, de cuidarlos, trabajando duro en un país que no era el mío, lejos de los míos, añorando todo el tiempo mi familia. Sin embargo, con deseos de salir adelante, con mucho trabajo, logré no solo dar a mis hijos lo necesario para su vida y para sus estudios, sino para prepararme como profesional. Por eso sé que cada mujer, puede salir adelante, a pesar de las dificultades. Porque somos trabajadoras, honestas y valientes. Porque cuando se trata de nuestros hijos hacemos hasta lo imposible”,

Y María Sol, lo hizo, así pese a las dificultades estudió en México y obtuvo el título de licenciada  en Ciencias de la Administración Pública de la Universidad Latinoamericana y Consultora en Imagen Pública graduada en el Colegio de Ingenieros de Imagen Pública de México, con especialidad en Imagen Política. Es autora del libro “El Candidato Perfecto – El poder de la Imagen en Campañas Electorales” y trabajó para un candidato presidencial de Guatemala.

De vuelta a sus raíces

Una canción de César Miró y Alcides Carreño, cantada y popularizada por el salsero panameño Rubén Blades, titulada “Todos Vuelven a la Tierra que nacieron”, habla de ese afán y deseo de volver a las raíces y como la música a veces se cumple en la vida, eso sucedió en la de María Sol, que volvió a su tierra y sus raíces. “En el 2006 Regresé al Ecuador. En la práctica de mi profesión como consultora en imagen pública, me vinculé a las elecciones presidenciales y luego al proceso de la Revolución Ciudadana.  Fui asesora de imagen del ex Presidente Rafael Correa, trabajé en con el Vicepresidente entonces Lenin Moreno, y varios Ministros de Estado. Entré a elecciones en el 2009 y fui electa Concejala de Quito, con la segunda votación más alta del Ecuador, para el período 2009 – 2013. Llegué a la Vicealcaldía y fui la presidenta de la Comisión de Presupuesto de la ciudad por cinco años. Las mujeres tenemos la virtud de saber administrar los recursos en época de escasez, administrar el sueldo hasta el último centavo es un reto para una madre sola así que fue un desafío entender rápidamente los ingresos, la deuda y el gasto corriente del Municipio. Mi gestión como Vicealcaldesa se enmarcó en la austeridad, pero también en las obras. Uno de los logros más importantes de mi gestión fue construir la legislación para el manejo de la basura, algo que hoy ha sido irresponsablemente descuidado por el actual Alcalde, quien nunca entendió la gran responsabilidad de conducir a Quito. Por eso tengo claro que quien quiera dirigir la ciudad en la crisis que se encuentra, debe ser una persona que haya pasado los años dentro de esta institución”.

Luego el destino y la política, la alejaron de sus raíces nuevamente y la condujeron otra vez a México, donde ocupó un cargo diplomático. “Los últimos cuatro años representé al Ecuador como Cónsul General en México, con el Rango de Ministra de la Misión, en el que pude velar por los derechos de cientos de ecuatorianos migrantes en ese país, escuchando sus historias, sus sueños, sus tristezas. Desde esta tierra nos tocó a la distancia pasar el terremoto de Manta, y fue cuando pudimos demostrar otra vez de que estamos hechos los ecuatorianos, en menos de 24 horas, la embajada estaba llena de más de 2.000 ecuatorianos jóvenes unidos para dar apoyo a nuestro país. Desde esta posición pudimos enviar a las fuerzas especiales  y enviar dos aviones con 251 T de víveres gracias al gobierno mexicano y los ecuatorianos en México. Esto será algo que siempre lo lleve en mi corazón, a la distancia a toda esa comunidad que siempre me apoyó gracias, el estar aquí también se los dedico a ustedes”

En México además hizo varias actividades con la fundación de Patrick Slim, la Red Materno Infantil y la fundación de cáncer CIM AB. Además, hizo una red de becarios ecuatorianos en México.

 Sus vivencias y sus objetivos.

María Sol, también ha brillado en la labor del voluntariado social, siendo reconocida  por su labor en el campo de la salud de la mujer con la fundación de Prevención de Cáncer de mama. Inauguró junto a la fundación Poly Ugarte el programa de prevención denominado «Tócate» y  preside la fundación Sonrisas de Mujer. Hoy esta proactiva mujer está en una nueva etapa de su vida que la quiere vivir como siempre ha vivido todas las que han pasado por su vida, con intensidad y amor al prójimo. “Como mujer, como madre, jefa de hogar, y como profesional, he vivido de todo, lo bueno y lo malo, lo grande y lo pequeño, lo duro, lo gratificante. Hoy quiero dedicarme a que todas las familias quiteñas tengan la posibilidad de crecer, de prosperar, de salir adelante, quiero que vivamos en una ciudad hermosa como solía serlo, segura, cálida, llena de tradiciones y de historia, llena de orgullo y con una gran imagen.”

 Pero no todo en la vida es triunfo. A veces llega la hora de la derrota y María Sol, vivió una muy dolorosa, cuando perdió las elecciones en las que terciaba para alcalde de Quito. ¿Cómo tomó esta derrota? “Mi última acción política fue competir como la primera mujer candidata a la Alcaldía de Quito, la pérdida de la elección significo un duro golpe desde entonces han pasado unos meses en los que estoy reconstruyendo mi vida laboral para ser una mujer emprendedora y ser dueña de mi propio negocio.”

 ¿Desde ese ámbito, como mujer y como mujer que ha luchado por los derechos de las mujeres, ¿Qué consejo les daría?Siempre mi recomendación a las mujeres son dos: 1. No hay fecha de caducidad para los sueños y las luchas de una mujer; y 2. Las mujeres más fuertes y maduras empiezan a los 50”

 Visto así, su lucha recién empieza y de seguro será como siempre ha sido, como lo dice su nombre, brillando como el sol para iluminar y dar calidez. Así es el sol de Sol, porque ella nació para brillar.


JUGANDO PINPÓN

UNA ASOLEADA CON SOL

 ¿Cuál es su SOL?

Mis hijos y la disciplina.

¿Qué conforma su sistema solar?

Mi familia y mi trabajo.

¿A qué hora sale el SOL?

A las siete y media de la mañana

¿Cuándo se oculta el SOL?

Yo nunca me oculto.

¿Hacia dónde iluminan los rayos del SOL?

Hacia mis hijos y hacia los niños. Lo único realmente auténtico en el mundo y la pasión de mi vida.

¿Su SOL, ilumina: de frente, de lado o de espaldas?

De todos lados. Abro mis rayos a 160. Uno ve adelante, pero también debe mirar atrás y a los lados

¿Su SOL está en el cielo o en la tierra?

Mi sol está arriba. La luz la irradio en la tierra.

¿Hay algún bloqueador para su SOL?

Sí. Que sean injustos.

¿El SOL, llora?

Como todos.

¿Dicen que usted es un SOL muy “especial”?

Como me encanta la línea recta, aparezco como fregada.

¿Eso le trae problemas?

Uno se aísla

¿El SOL se ha aislado?

De varias personas.

¿Qué le han hecho para que se aísle?

Algo serio. Si tengo un problema y sé que tengo la razón, no vuelvo más.

¿La virtud del SOl?
La perseverancia

¿El defecto del SOL?

Reseca y deshidrata

¿El SOL, odia?

Las dietas. Aunque las hago desafortunadamente.-

¿El sol ha estado aCORRALado?

Eso es lo excitante de la vida, salir airosa de esos encierros.

¿Qué hace cuando el SOL se siente aCORRALado?

Pienso más rápido que lo normal.

¿Cuándo calienta el SOL?

En la playa

¿Cuándo se calienta el SOL?

Cuando no puedo hacer un trabajo bien hecho o me regañan injustamente

¿Y sobre la otra calentura del SOL?

Ja,ja,ja. Curioso. No se lo voy a decir.

¿Qué calienta el SOL?

El amor de mis hijos.

¿Se enamora el SOL?

Por su puesto

¿SOL está enamorada?
Secreto

¿Por qué nadie ha llegado al SOL?

Porque queda a 150 mil kilómetros de distancia

¿Qué hay que hacer para llegar al SOL?

Querer mucho y ser honesto y fiel.

¿SOLtera, hasta cuándo?

Hasta que el sol diga

¿Y cuándo será?

Aún no se lo pregunto.

¿Qué proyecta el SOL?

Ser dueña de mi propio negocio

¿Su SOL tendrá un ocaso?

No.

¿Por qué?

Por mi constante lucha por mejorar.

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

UN ACTOR MULTIFACÉTICO

El libreto de la obra llamada vida trae un viejo refrán que dice que hay …

2 comments

  1. Gracia spot tu profesionalismo, tu humanidad, y entrega al periodista, ademas un lujo de amigo!

  2. No, María Sol. Nada de agradecer. No se agradece lo que se merece. Te agradezco yo por aceptar la nota con la humildad que te caracteriza. Yo te admiro y respeto, además de apreciarte por ser siempre la misma persona que conocí hace muchos años, cuando compartimos labores en el mismo canal. Comparto tu frase. Lujo de amiga. Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *