EL ÁGUILA HA ATERRIZADO

El pasado, 16 de julio de 2019, se cumplieron 50 años del lanzamiento del Apollo 11 desde el Centro Espacial Kennedy en Florida. Tanto la cultura popular, así como los académicos, historiadores, periodistas y otros, en algunos casos nostálgicamente, en otros peyorativamente, describen lo difícil que fue aquel año, 1969. La contracultura y la revolución en las normas sociales sobre la vestimenta, música, drogas, sexualidad, formalidades, educación, y muchas cosas más. Al año 1969 se lo denuncia como uno de exceso irresponsable, extravagancia y decadencia del orden social.

Asimismo, la confrontación entre los EE. UU. y la Unión Soviética dominaba la geopolítica, y la lucha se expandió a los países en desarrollo, tanto en América Latina, así como en África y Asia, a medida que la Unión Soviética pasaba de ser una superpotencia regional a una superpotencia verdaderamente global y comenzaba a competir por la influencia mundial.

Sin embargo, entre tanta confusión, un acontecimiento grato, extraordinario, ocurrió; ¡El hombre llegó a la luna!

El esfuerzo estadounidense por enviar astronautas a la luna tuvo sus orígenes en un llamamiento que el entonces presidente estadounidense John F. Kennedy hizo en una sesión especial conjunta del Congreso el 25 de mayo de 1961: «Creo firmemente que esta nación debería comprometerse a alcanzar el objetivo, antes de que esta década finalice, de posar a un hombre en la luna y reintegrarlo a salvo a la Tierra «.

En aquella época, los Estados Unidos se encontraba rezagado, muy por detrás de la Unión Soviética en los desarrollos espaciales, y ante la existente coyuntura de la Guerra Fría con el bloque soviético, el país entero le dio la bienvenida a la audaz propuesta de Kennedy.

El 20 de julio de 1969, los astronautas estadounidenses Neil Armstrong (1930-2012) y Edwin «Buzz» Aldrin (1930-) se convirtieron en los primeros seres humanos en aterrizar en la luna. En esta ocasión, comparto con ustedes un cautivante relato por el tiempo y el espacio, a su vez contenido en “Los Archivos de la Nasa – The NASA Archives”, el cual realiza un homenaje al imparable impulso del ser humano por viajar más allá de la Tierra.

En 1966, después de cinco años de trabajo por parte de un equipo de científicos e ingenieros internacionales, la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) llevó a cabo la primera misión de Apollo no tripulado, probando la integridad estructural de la combinación propuesta de vehículo de lanzamiento y nave espacial.

Luego, el 27 de enero de 1967, ocurrió una tragedia en el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral, Florida, cuando se produjo un incendio durante una prueba en la plataforma de lanzamiento tripulada de la nave espacial Apollo y el cohete Saturno. Tres astronautas murieron en el incendio.

A pesar del revés, la NASA y sus miles de empleados siguieron adelante, y en octubre de 1968, el Apollo 7, la primera misión tripulada de Apollo, orbitó la Tierra y probó con éxito muchos de los sistemas sofisticados necesarios para realizar un viaje y aterrizaje a la luna.

En diciembre del mismo año, el Apollo 8 transportó a tres astronautas a circundar el “lado oscuro de la luna”, y en marzo de 1969, el Apollo 9 probó el módulo lunar por primera vez mientras aún estaba dentro de la órbita terrestre.

En mayo, tres astronautas a bordo del Apollo 10 guiaron la primera nave espacial Apollo, completa, alrededor de la Luna en un ensayo final, previo a la misión de aterrizaje programada. A las 9:32 a.m. EDT (8:32 en Ecuador), del 16 de julio, mientras el mundo observaba, el Apolo 11 despegó del Centro Espacial Kennedy con los astronautas Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins (1930-) a bordo. Armstrong, un piloto de investigación civil de 38 años, era el comandante de la misión.
Después de recorrer 240,000 millas en 76 horas, el Apolo 11 entró en la órbita lunar el 19 de julio.
Al día siguiente, a la 1:46 p.m., el módulo lunar “Eagle”, tripulado por Armstrong y Aldrin, se separó del módulo de comando, donde Collins permaneció. Collins es a menudo el astronauta olvidado en el Apollo 11, el que permaneció en órbita, a 60 millas sobre la luna en el módulo de comando, esperando solitariamente que sus compañeros de tripulación, Neil Armstrong y Buzz Aldrin, regresen de la superficie lunar. Dos horas más tarde, el “Águila” (Eagle) comenzó su descenso a la superficie lunar, y, a las 4:17 p.m. la nave aterrizó en el borde suroeste del denominado “Mar de la Tranquilidad”. Armstrong transmitió inmediatamente por radio a la misión de control en Houston, Texas, un mensaje glorioso:
«El águila ha aterrizado».

A las 10:39 p.m., cinco horas antes del cronograma original, Armstrong abrió la escotilla del módulo lunar. Mientras bajaba por la escalera del módulo, una cámara de televisión conectada a la nave grabó su trayecto y transmitió la señal a la Tierra, donde cientos de millones observaban atónitos. A las 10:56 pm, cuando Armstrong finalmente se bajó de la escalera y colocó su pie sobre la superficie polvorienta de la luna, pronunció su famosa cita: «Este es un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad».

Aldrin se unió a él en la superficie de la luna 19 minutos más tarde, y juntos tomaron fotografías del terreno, plantaron una bandera de los Estados Unidos, realizaron algunas pruebas científicas simples y conversaron con el entonces presidente estadounidense, Richard Nixon. Para las 1:11 a.m. del 21 de julio, ambos astronautas estaban de vuelta en el módulo lunar y la escotilla estaba cerrada. Durmieron esa noche en la superficie de la luna, y a la 1:54 p.m. el “Águila” comenzó su ascenso de nuevo al módulo de comando. Entre los artículos que quedaron en la superficie de la luna había una placa que decía: «Aquí los hombres del planeta Tierra pisaron la luna por primera vez, en julio de 1969 D.C., vinimos en son de paz hacia toda la humanidad».

A las 5:35 p.m., Armstrong y Aldrin atracaron en el módulo de comando y se unieron exitosamente a Collins, y siendo las 12:56 a.m. del 22 de julio, el Apollo 11 comenzó su viaje a casa, “salpicando” de forma segura el Océano Pacífico a las 12:50 p.m. el 24 de julio.

El programa Apollo fue un esfuerzo costoso e intensivo en mano de obra, el cual involucró a unos 400,000 ingenieros, técnicos y científicos, y costó USD $24 mil millones (cerca de USD $100 mil millones en dólares actuales). En el futuro habría cinco exitosas misiones de aterrizaje lunares más, y una cuyo aterrizaje fue abortado debido a dificultades técnicas, el famoso Apollo 13. La última de todas, la misión Apollo 17, abandonó la superficie lunar el 14 de diciembre de 1972.

La misión del Apolo 11, “el hombre en la luna” ocurrió ocho años después de que el presidente Kennedy anunciara dicho objetivo nacional, lastimosamente, él ya no estaba vivo para disfrutarla. Ciertamente, un momento de grandeza que definió el siglo.

 

 


James Neale Yerovi Socio

jneale@plan-aconsulting.com
Plan-A Consulting
Estrategia Dinámica, Finanzas Corporativas, y Mercadeo Cuantitativo.

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

LA DESTRUCCIÓN QUE OCASIONA EL TRABAJO REMOTO

El trabajo remoto está destruyendo la economía multimillonaria de las oficinas de “cuello blanco” de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *