SOBRE ECUADOR EN COPA AMÉRICA

Luego de leer tanto comentario acerca de la selección ecuatoriana de fútbol, que fue eliminada de la Copa América, me atrevo a compartir mi opinión.

  1. El hincha y periodismo es resultadista. Además es emocional. En muchas ocasiones la dirección de sus comentarios surgen de sus emociones, más no siempre de algún fundamento técnico.  Más allá si es Hernán Darío Gómez o cualquier otro técnico, hinchada y periodismo siempre cuestionará, según la emoción y el resultado del momento.
    Repasemos historia reciente. Ocurrió con Gustavo Quinteros (al principio hubo muchos ilusionados desde el triunfo inicial y de visita ante Argentina, los 12 puntos en 4 partidos y luego aparecieron los señalamientos por supuestamente llamar a jugadores de Emelec y otras controversias, entre ellas audios, que se dieron). Antes de él, se cuestionó a Luis Fernando Suárez y Reinaldo Rueda por inexpresivos, entre otras cosas. Se criticó a Jorge Célico cuando asumió el mando interino ante Argentina en Quito que terminó con un triplete de Messi. Y al mismo Célico se lo cuestionó durante los partidos en fase de grupos del Mundial Sub 20 en la que dependió de resultados ajenos. Luego hinchada y periodismo se subió a la camioneta del triunfo cuando la Tri llegó a tercera del mundo.
  2.  Con esa premisa e introducción de resultadismo y opiniones basadas en las meras emociones, no sorprende la exigencia de hinchada y periodismo hacia lo que quiere de Ecuador, debido a que con seleccionados anteriores, se obtuvieron tres clasificaciones a mundiales de fútbol. La reacción que genera es de ir más allá de lo obtenido. Y ocurre en un país, que pese a lo futbolero, no está acostumbrado a logros internacionales porque son muy pocos.
    Guardando las distancias, es posible comparar la situación de exigencia a la selección ecuatoriana como hacen los argentinos con la suya. En este último caso, no han ganado un mundial desde 1986 ni tampoco una Copa América desde 1993. Además, tienen al considerado mejor futbolista del mundo: Lionel Messi.
  3.  Tras esta comparación y guardando nuevamente las distancias, ambas selecciones carecen de jugadores que en este tipo de equipos marquen la diferencia con relación a sus antecesores. Una cosa es tener a jugadores nacionales en equipos extranjeros, sean de América, Europa u otro continente (me refiero a las dos selecciones). Otra muy distinta es cuánto influyen esos jugadores en sus equipos y cuánto de su individualidad pueden ofrecer dentro de la colectividad que necesita una selección.
  4.  Ecuador, aparentemente, está en un proceso de transición generacional. Y aparentemente (repito) están de cero, lo que activa las emociones de hinchada y periodismo que espera a una selección ecuatoriana con el rendimiento a la que los acostumbraron los equipos antecesores. Y eso se añade, como consecuencia del rendimiento, la exigencia de buenos resultados. Por eso la palabra «aprender», que tanto ha mencionado el ‘Bolillo’ Gómez (desde su primer periodo como DT de Ecuador hace 18 años), resulta chocante y difícil de entender para hinchada y periodismo.5. El primer cuestionamiento apunta a los jugadores que llamó. Para muchos (me incluyo) no fueron convocados los mejores en sus puestos y quienes fueron son limitados a lo que individualmente proponen en sus clubes (locales y extranjeros). Los más cuestionados son los que se desempeñan en el mediocampo porque esa es la zona donde se quita el balón al contrario y se generan los ataques. El problema ahí fue el traslado de la pelota por falta de ideas (más allá de la idea táctica de Gómez) y de ejecutores que las tengan. Las imprecisiones fueron el denominador común. Por eso, era necesario que los jugadores con menos experiencia en selección hubieran alternado con los que sí la tienen. Entre esos casos está Christian Noboa, quien posiblemente en su peor momento podía rendir más que los volantes que jugaron la Copa América.
    No obstante, puede este último punto ser relativo, considerando que Antonio Valencia es el referente y durante su participación evidenció falta de competencia debido a la suplencia del último año en el Manchester United, que incluso generó su salida del club luego de 10 años.
    Sin embargo, sí fue evidente la falta de criterio al momento de trasladar la pelota y generar ideas de ataques. Quizás, además de Noboa, un par de buenas opciones podían ser Fernando Gaibor y Junior Sornoza, quien hace buen tiempo destaca en el fútbol brasileño (primero en Fluminense y ahora en Corinthians).6. Faltó peso ofensivo. En esa zona, el referente fue Enner Valencia, quien prácticamente no tuvo acompañamiento o quizás el sistema táctico lo limitó, pese a sus ganas y lucha. Ángel Mena, el goleador del León mexicano, jugó bastante retrasado y dio lo que más pudo, incluido un gol ante Japón. El problema es que no terminaba todos los partidos. Era sustituido, pero se desconoce más si el argumento era más físico que táctico. En el partido contra Uruguay fue (para mí) un desacierto sacrificarlo tempraneramente para incluir a Pedro Pablo Velasco, quien con el paso de los partidos demostró que debió ser titular ante los charrúas. De haber jugado como inicialista ante Uruguay, posiblemente Ecuador se evitaba la expulsión tempranera de Quinteros y luego el descalabro que terminó con un 4-0 en contra. A eso se suman las desconcentraciones defensivas que costaron goles en los tres partidos.
    Para muchos, Velasco no debía sustituir a Mena ante Uruguay sino a cualquier otro. La otra opción, pese a su bajón futbolístico, era colocar al ‘Toño’ Valencia como lateral improvisado tras la expulsión de Quinteros. Un detalle adicional, a Ecuador no le faltó actitud ante Uruguay, las circunstancias que se dieron lo hicieron ver así.

    7. Si se habla de peso ofensivo, quizás Gómez debió manejarse con más opciones en su llamado y una figura táctica menos mezquina. En cancha, Enner Valencia era el único hombre en punta, con un Mena más retrasado y con labor más de mediocampo, ingresando por la derecha, el perfil que le permite ingresar en diagonal. Carlos Garcés, el otro delantero centro, jugó pocos minutos. Ante la negativa de Felipe Caicedo, quizás hubiesen sido buenas opciones por experiencia: Miller Bolaños, el siempre cuestionado Jefferson Montero. Como mediocampista ofensivo también era buena alternativa Juan Casares. Aunque muchos digan que «son los mismos de siempre», eran necesarios en una competencia como Copa América.
    Llama la atención el tema de renovación generacional, creo que es un tema paulatino que se puede manejar en partidos de preparación y oficiales, pero en posiciones puntuales de la cancha y no de golpe. Algunos de los experimentados como Cazares, Montero, Bolaños y Caicedo están entre los 27 y 30 años, que pueden llegar a Qatar aún en óptimas condiciones (con excepción de Noboa que tiene 34 al igual que Antonio Valencia).
    No creo que la no convocatoria de algunos experimentados sea por edad. Entre los experimentados que sí jugaron esta Copa América constan Domínguez, Achilier, los dos Valencia (Enner y Antonio) y Máximo Banguera, quienes fluctúan entre los 32 y 34 años. Tampoco creo que los convocados estaban en las mejores condiciones.

    En conclusión, debe mejorar Ecuador durante los siguientes partidos de preparación y eliminatorias. Y eso no depende de si Gómez se va o se queda. Dependerá de los jugadores mismos, la capacidad de análisis que tengan hinchada y periodismo.

    EL AUTOR

    Rafael Veintimilla Aragundi (Guayaquil, 1971) Periodista con más de 25 años de experiencia entre radio y medios escritos. Experiencia en Diario La Razón (1991), Radio Atalaya (1993-1996), Diario El Universo (1996-2006), Diario Expreso (2006-2008), Diario El Telégrafo (2008-2017). Experiencia internacional en partidos de eliminatorias mundialistas, Juegos Sudamericanos y Panamericanos. Amante del fútbol, de la buena música, del cine, del teatro y lo retro.

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

CARAPAZ A RITMO DE MARSELLESA

Ayer fue en Italia, hoy es en Francia, mañana será en cualquier lugar del planeta. …

2 comments

  1. Lo de Bolillo, es una pesima negociacion de Villacias, por etica (Algo que no la tiene, tenia que haber renunciado con Chiriboga juntos, fueron elejidos) sabia que terminaba su mandato, y tenia que dejar a la nueva directiva que elija a su DT, creo que como maximo dejarlo hasta la Copa America, pero estos lo dejaron contratado hasta las eliminatorias del mundial de Quatar, quien se habra llevado la comisión?, solo se ve quienes están al lado de Bolillo, Villacia, Alex de la Torre y el Capitan Luna, inclusive este ultimo estaba con la selección en Brasil, quedan muchas dudas de este negocio de Bolillo-FEF, sabiendo que la anterior administración, tienen antecedentes penales, su Presidente preso, Luna preso, y ademas Bolillo esta fuera de los conceptos modernos de futbol, el clasifico con Panama, porque los EEUU no quiso ir a Rusia, perdio 4 a 0 con el ultimo de la tabla de su eliminatoria, solo queda esperar a las nuevas autoridades como negocian. Que hay que cambiar al DT, si urgente
    .

  2. Aurelio Paredes

    Totalmente de acuerdo con lo de pésima negociación de Villacis y no lo digo por el personaje contratado, lo digo porque al saber que iba a salir de la Federación y al no haber un torneo próximo al momento de su mandato, lo lógico hubiese sido, no contrate a nadie y que sea la nueva directiva que lo haga. No había premura para contratar. ¿que razones habrán para tomar tal decisión?.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *