LA SOCIEDAD POST-MONETARIA

Acabo de regresar de pasar unos días en California, donde en muchas ocasiones me sentí como si estuviese en la China. De acuerdo con información obtenida de La Encuesta de la Comunidad, a su vez, una encuesta en curso desarrollada por la Oficina del Censo de los Estados Unidos, (United States Census Bureau), realizada en el año 2016, se estima que la población de estadounidenses de origen chino, de una o más razas, asciende aproximadamente a 5,1 millones.

Los chinos son el grupo étnico más grande de los Estados Unidos de origen asiático, lo cual significa alrededor del 25,9% de la población estadounidense de origen asiático. Representan el 1,5% de la población total de los EE. UU., y la mitad de ellos residen en los estados de California (no es de extrañar) y New York. Su importancia en la cimentación de la nación, sobre todo el oeste y California, es indiscutible.

Lastimosamente, en muchas ocasiones, dicha importancia se ha visto oscurecida por el racismo y la xenofobia que hicieron que las generaciones posteriores olvidaran su rol con facilidad. Fueron trabajadores mal pagados, se le negaba el camino a la ciudadanía, eran inclusive víctimas de reacciones violentas, pero sin ellos, Estados Unidos sería un lugar diferente y más pobre.

Al pensar en ellos, recordé una conversación que sostuve hace pocos meses con un gran amigo, Marcelo Páez, en su casa, en la cual nos encontrábamos poco menos que maravillados de cómo la China moderna se está convirtiendo en una sociedad post-monetaria. No nos referíamos a la sociedad post-material. Obviamente, en la China de hoy, a la gente todavía le importa muchísimo la riqueza: quién tiene cuánto, cómo la obtuvo, cómo la gastó.

Sin embargo, hace tan sólo dos años, su economía se movía a través del dinero real, billetes adornados con el retrato del máximo dirigente del Partido Comunista de China y fundador de la República Popular China, el presidente Mao.

Actualmente, en las ciudades más grandes de China, uno no se ensucia los dedos con dinero real, ya sea pagando por un café, un viaje por la ciudad, una cena, etcétera. Uno maneja las transacciones a través del teléfono móvil usando “Alipay” (la plataforma de pago de Ant Financial, afiliada de Alibaba Group, o WeChat Pay (respaldada por el rival de Alibaba, Tencent Holdings). ¡Hasta los mendigos utilizan los códigos QR!

Es un cambio histórico. Hace diez años, no era raro ver a los nuevos ricos chinos en las boutiques de marcas de lujo como Armani, Zegna, Vuitton, etcétera, cargados de billetes. Y no es solo comprar sin dinero.

Una encuesta reciente realizada por Ernst & Young EY, la consultora financiera mundial, descubrió que los consumidores en China, junto con sus contrapartes en India y el Reino Unido, lideran el mundo en la adopción de tecnología financiera. Ernst & Young EY interrogó a más de 27,000 personas de 27 países acerca de uso de «Fintech» en cinco categorías: transferencia de dinero y pagos, presupuestos y planificación financiera, ahorros e inversiones, préstamos y seguros.

NDR: “Fintech” se refiere a programas de computadora y otra tecnología utilizada para apoyar o habilitar servicios bancarios y financieros.

En China e India, el 87% de los encuestados dijo que usaba Fintech para tales servicios; en los EE. UU., el uso fue tan sólo del 46%. La propia industria de la tecnología de China se encuentra en un cambio dramático. En las primeras etapas de la industria, muchas empresas tecnológicas chinas se presentaron como «disruptors/perturbadores» que buscaban «desvincular/desintermediar» a los consumidores de los proveedores de servicios financieros tradicionales e impulsaban servicios como los préstamos y la gestión de activos. Sin embargo, los reguladores estatales empezaron a preocuparse porque las empresas de tecnología se encontraban ejerciendo demasiada presión sobre los ingresos de los bancos tradicionales.

El año pasado, después de la implosión de la burbuja de crédito creada por los denominados “préstamos de persona a persona”, se clausuraron las firmas de tecnología que se habían convertido en proveedores de dichos servicios financieros. En parte debido a las regulaciones más estrictas, la financiación de riesgo para las empresas Fintech de China ha disminuido considerablemente.

Según la plataforma de inteligencia “CB Insights” los fondos de riesgo para los negocios de Fintech en China en el primer trimestre de este año se desplomaron a USD $192 millones de dólares, una disminución del 89% con respecto al trimestre anterior. La próxima ola de startups (empresas emergentes), tiene un enfoque diferente.

De acuerdo con información proporcionada por el principal periódico en inglés de Hong Kong, “The South China Morning Post”, estos nuevos jugadores de Fintech se están posicionando como socios de bancos, no como rivales. Se han visto obligados a modificar su enfoque, no obstante, al menos no tendrán que lidiar con dinero en efectivo.

James Neale Yerovi Socio
Móvil   593.9.9399.5413
jneale@plan-a-consulting.com

Plan-A Consulting
Estrategia Dinámica, Finanzas Corporativas, y Mercadeo Cuantitativo.

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

LA DESTRUCCIÓN QUE OCASIONA EL TRABAJO REMOTO

El trabajo remoto está destruyendo la economía multimillonaria de las oficinas de “cuello blanco” de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *