MEJORÍA QUE NO AYUDA

Que Ecuador mejoró es cierto, que borró la imagen vergonzosa  mostrada ante Uruguay en su debut,  también es cierto,  pero que esa mejoría no alcanzó es inobjetable, contundente, determinante y quizá decisiva. La derrota de 2-1 ante Chile hoy viernes 21 de junio en el estadio Fonte Nova por la segunda fecha de la Copa América, lo pone al margen de la eliminación a espera de un milagro, que en el fútbol no siempre suelen darse, pero a los que hay que aferrarse con fe, si no se quiere terminar tempranamente su participación en este torneo. El duelo de estrategas colombianos lo ganó Reinaldo Rueda que maneja a los Araucanos, pues logró su objetivo de clasificar a su equipo a la siguiente ronda, mientras Hernán Darío Gómez, vive horas amargas, con su equipo a punto de morir en la competencia.

Este resultado le traerá fuertes críticas al técnico de Ecuador, que es mayoritariamente  rechazado por el periodismo y la hinchada. Y aunque hoy implantó seis variantes (más de medio equipo) con respecto a su juego anterior ante Uruguay, estas si bien mejoraron al equipo, no alcanzaron para lograr un resultado que ayude. Los ingresos de Pedro Pablo Velasco por José Quinteros, Robert Arboleda por Arturo Mina y Cristian Ramírez por Beder Caicedo, cambiaron totalmente la faz de la defensa en la que solo se mantuvo Oscar Achilier que mejoró su accionar con respecto al cotejo anterior. En la media cancha implementó también tres variantes al hacer jugar al volante defensivo Carlos Gruezo en lugar de Jefferson Intriago, al mixto Sebastián Méndez en lugar de Antonio Valencia y al ofensivo Romario Ibarra en lugar de Ayrton Preciado, lo que obligó a un cambio posicional, pues Ángel Mena que el juego anterior fue delantero hoy bajó unos metros para asumir la función de conductor de juego, posición que no siente y en la que no ejerce mayor influencia, para hacer que Ibarra acompañe a ener Valencia en la delantera.

Cuando la mejoría no sirve para lograr resultados, no es tan valorada, sirve más para cambiar la imagen del equipo, mejorar su funcionamiento, pero no para lo que se espera que es sumar puntos que lo mantengan en competencia. Hoy ese es el caso y la Tricolor lo está pagando caro.

El juego fue deslucido, aburrido, con pocas emociones, carente de técnica, muy trabado con demasiadas faltas al punto que casi la mitad de los jugadores recibieron tarjetas, pues hubo diez tarjeteados, distribuidos así: nueve amonestados, cinco en Ecuador y cuatro en Chile, más un expulsado, el ecuatoriano Oscar Achilier. Cuando la violencia le gana al fútbol, hay poco que decir. Y peor hay que decir, cuando el equipo que uno quiere que gane, pierde.

 

Primer tiempo

Del terror a la calma, de la duda a la certeza, del mal presagio al buen augurio. Así fueron las sensaciones el primer tiempo, que empezó con un amplio dominio de Chile que hacía ver mal a la selección, pues manejaba la pelota, dominaba, llevaba el ritmo del juego y mostraba una notoria superioridad, que hacía pensar que la historia del partido anterior ante Uruguay que goleó 4-0, podía repetirse. Producto de esa ofensiva a los tres minutos llegó la primera falta ecuatoriana cometida por Sebastián Méndez a Charles Aranguis que fue castigada con tarjeta amarilla, que en realidad no mereció tal castigo porque la falta no fue tan fuete. No obstante, esa sanción, apenas iniciado el juego, condiciona a un jugador y cae como un baldazo de agua frío en lo anímico. Luego en otro ataque chileno llegó un tiro de esquina, el primero para los “Araucanos”, lo que acrecentó los temores. Y así fue, pues de ese cobro efectuado por Charles Aranguiz, hubo un cabezazo de Erick Pulgar que fue mal rechazado por Romario Ibarra y que fue recogido fuera del área por José Fuenzalida que con un disparo rasante, fuerte, al segundo palo, que golpeó en el vertical y entró a la red, venció a Alexander Domínguez para marcar el primer gol del partido. Corrían siete minutos, el mismo tiempo cuando por la misma vía, Uruguay marcaba en el juego anterior. El mal presagio, el augurio fatal invadía a la hinchada ecuatoriana. Entonces, vinieron las dudas, los temores, se esperaba lo peor, quizá la mente negativa de algún hincha hasta imaginaba otra goleada.

Pero no. No sucedió aquello, todo lo contrario, el trámite del partido se pintó diferente, Chile se replegó para defenderse, cubrió los espacios, empezó a esperar a Ecuador para apelar  al contragolpe y le cedió la iniciativa a la Tricolor, que no desperdició la oportunidad. Entonces empezó a crear juego por medio de Sebastián Méndez, Romario Ibarra y Cristian Ramírez que se descolgaba desde la zona defensiva  para apoyar al ataque y fortalecer el sector izquierdo, mientras por la derecha Ángel Mena se juntaba con Enner Valencia para buscar llegar por el centro, en tanto que los volantes de contención Jefferson Orejuela y Carlos Grueso, buscaban con pases largos habilitar a sus compañeros, atrás en la zona defensiva cumplían buena labor los centrales Oscar Achilier y Robert Arboleda, respaldados por Pedro Pablo Velasco que subía muy poco. Ese buen juego de Ecuador dio como resultados el dominio territorial, además que era el que tenía la pelota, lo que hacía que Chile apelara a las faltas para cortar el ritmo del cotejo, que eran sancionadas a favor de Ecuador que resolvía mal cobrando los tiros libres, como aquel de Ángel Mena a los 12 minutos por el sector derecho que disparó sin potencia, sin colocación hacia el arco de Gabriel Arias que atajó sin dificultad, cuando lo ideal era buscar el centro aéreo para la llegada de los jugadores altos de Ecuador. La Selección seguía mandando en el campo hasta que a los 24 minutos, ese dominio se vio recompensado, cuando un pase largo hacia Méndez al sector izquierdo, hizo que el delantero se filtrara al área y fue a su encuentro el golero chileno Arias, lanzándose  su pies y derribándolo en clara falta penal que efectivizó Enner Valencia con un disparo alto, fuerte, potente al centro, en una buena ejecución.

Ecuador siguió atacando y los minutos siguientes transcurrieron con una Tricolor que dominaba y provocaba faltas, pero que eran desperdiciados por el mal cobro de las mismas. Acciones que debieron generar peligro eran desperdiciadas inútilmente, como aquella ocurrida a los 29 minutos, cuando en una jugada en media cancha, Valencia robó un balón a un rival y se lanzó en carrera por el sector izquierdo en que fue detenido con falta por el zaguero Islas, por lo que el árbitro Patricio Lostau decretó tiro libre, que fue cobrado por Velasco que remató a la barrera desperdiciando una jugada que pudo tener mejor final. Tras el empate, Chile perdió la brújula del partido, lucía desordenado e improductivo, mientras el equipo ecuatoriano llenaba los espacios y aprovechaba los errores. A los 35 minutos, Grueso lanzó un pelotazo largo hacia la izquierda en busca de Renato Ibarra, quien salió en carrera buscando el arco y el portero chileno salió de su portería para lejos del área derribarlo en clara falta que el árbitro no sancionó, hasta que segundos después los árbitros asistentes del Video Arbitraje (VAR), le informaron que está errado en su decisión, el juez consultó con la televisión y casi dos minutos después volvió al campo para castigar al portero con tarjeta amarilla. Los minutos siguientes siguieron mostrando a un Ecuador ofensivo y a un chile que cortaba el juego por medio de faltas. Al final por las demoras en las decisiones de bar, el continuo corte del juego se adicionó seis minutos hasta que terminó el primer tiempo estuvo marcado por lo trabado del juego, con un Ecuador superior y el partido igualado a un gol.

Segundo tiempo

El segundo tiempo, empezó con un Ecuador animado, que seguía manteniendo el control del partido, sin embargo apenas a los cinco minutos de iniciada esta etapa, y 50 minutos del juego global, Chile se encontró un gol, porque esa es la definición correcta se encontró un gol que a la postre le sirvió para liquidar el partido. Nació de un lateral por la derecha cobrado por el zaguero Islas que entregó a Aranguis, hubo una jugada corta entre ellos que finalmente el volante chileno, ante la marca y la pasividad de Méndez, pudo levantar un centro largo hacia atrás fuera del área que encontró bien ubicado a Alexis Sánchez que lejos del arco, sacó un remate alto que venció a Domínguez. Allí cambió la historia que se impuso ante Chile que durante la mayor parte del partido se mostró deslucido, errático, apelando a las faltas que no siempre eran sancionadas por el árbitro.

.Ecuador mantuvo el control del juego, sin embargo el cotejo no resaltó por la calidad futbolística y fue marcado por las imprecisiones en la conducción y entrega de la pelota, por la carencia del toque y la improvisación de los jugadores que no cumplían un buen partido, así a ratos, el partido se tornó partido gris, deslucido y a ratos aburrido. Ninguno de los dos equipos produjo opciones claras de gol y si bien había ataques, eran más producto de los errores del rival, del empuje, las ganas, aunque sin mayor claridad. Así no hay mayores jugadas que resaltar, como aquel remate desviado de Achilier a los 54 minutos, que fue respondido por Chile, tres minutos después con ese remate a los 57´ de Arturo Vidal que se fue desviado. Desde la banca, el técnico de Ecuador quiso cambiar el panorama mediante los cambios. Así a los 60 minutos de juego ingresó a Antonio Valencia en remplazo de Méndez, cambio que no tuvo mayor influencia, porque “Toño” no influyó en el juego Tricolor. A los 63´Chile intenta una jugada ofensiva con un disparo de Vargas que fue interceptado por Arboleda. Un minuto después otro disparo chileno, esta vez de Pulgar fue contenido por Domínguez y a los 66, tras el cobro de un tiro de esquina, Aranguiz cabeceó que fue contenido por Domínguez con una buena atajada tras una volada. A los 67, Ecuador recién generó una jugada ofensiva, con un remate de Mena desde la derecha que se fue desviado.

Nuevamente el técnico “Bolillo” Gómez intentaba, mejorar el juego ofensivo y ejerció otra variante que tampoco tuvo resultado, pues Carlos Garcés que ingresó por Romario Ibarra, no le dio potencia, ni fuerza, ni peligrosidad al ataque nacional desde su posición de centro delantero porque sus compañeros no generaron juego para abastecerlo y ponerlo en acción. Otro tiro de Mena a los 70¨también salió desviado. Y mientras el entrenador ecuatoriano buscaba mejorar con cambios ofensivos, el de Chile buscaba fortalecer el sistema defensivo para mantener el resultado. Así a los 70 sacó del campo de juego al delantero Fuenzalida para ingresar al zaguero Paulo Díaz, que fue a ocupar la posición de marcador derecho para que Islas corra más al centro y llenar de zagueros la zona central de la zaga chilena. Los minutos pasaban y Ecuador se apuraba y caía en ansiedad que no le permitía hacer un juego claro. Recién a los 76 minutos generó otra acción de ataque con un remate desviado de Garcés. Chile respondió tres minutos después con un remate desviado de Vargas. La impotencia de Ecuador empezó a traducirse en tarjetas, por las constantes faltas cometida, así fueron pintados de amarillo, Arboleda a los 78 y Grueso a los 81. Gómez quemó los últimos cartuchos con una variante tardía, que debió haber sido realizada mucho antes, cuando ingresó a Ayrton Preciado por Mena, variante que tampoco surtió efecto. Los minutos pasaban se acercaba el final y no mejoraba el juego, del cual sacaba ventaja Chile que también se llenaba de tarjetas amarillas por faltas como la que se ganaron Islas a los 81´ y Vidal a los 86´. En tanto Ruedas estaba decidido a cerrar el partido e hizo otra variante defensiva ingresando al zaguero Pedro Hernández para sacar al delantero Vargas. A dos minutos del final, Ecuador pierde un jugador por expulsión, Gabriel Achilier quien cometió una falta innecesaria al propinar un codazo a un rival en una jugada que no revestía peligro. Con un hombre menos y faltando muy poco la suerte parecía echada y Rueda seguía con sus variantes ofensivas así ingreso al zaguero Gonzalo Jara por Vidal. Y el partido se cerró con otra tarjeta amarilla para Ecuador, esta vez a Velasco por falta a Sánchez. Cuando el árbitro sancionó el final, llegó la decepción pues Ecuador con dos derrotas en igual número de juegos y por consiguiente cero puntos, está más cerca de la eliminación que del milagro.

La última esperanza la tendrá el próximo lunes ante Japón que va tercero en la tabla de posiciones con un punto, tras su caída por goleada 4-0 ante Uruguay y el empate a dos con Chile, que hoy ante Ecuador consiguió su clasificación al sumar seis puntos, mientras la Tricolor entró a terapia intensiva a espera de un milagro que espera se de en el estadio Mineirao de Belo Horizonte que en español significa bello horizonte, que no es el panorama que se pinta para la Selección.

(Foto EFE)

FICHA TÉCNICA

Chile 2 (José Fuenzalida, 8 minutos, Alexis Sánchez, 50′) – Ecuador 1 (Enner Valencia, 25′).

Fecha: Viernes 21 de junio de 2019

Estadio: Arena Fonte Nova, Brasil

Árbitros: Patricio Loustau, juez central, asistentes (juez de línea) Juan Pablo Belatti y Ezequiel Brailovsky. Asistente del videoarbitraje; Wilmar Roldán, colombiano

Incidencias: Partido válido por la segunda fecha del Grupo C de la Copa América.

Amonestados: Sebastián Méndez, Ángel Mena, Robert Arboleda, Carlos Gruezo y Pedro Velasco de Ecuador y Gabriel Arias, Jean Beausejour, Arturo Vidal, Mauricio Isla de Chile. Expulsado: Oscar Achilier, Ecuador.

Alineaciones:

Ecuador: Alexander Domínguez; Pedro Velasco, Gabriel Achilier, Robert Arboleda, Cristian Ramírez; Jefferson Orejuela, Carlos Gruezo,  Sebastián Méndez (Antonio Valencia), Ángel Mena (Ayrton Preciado); Enner Valencia, Romario Ibarra (Carlos Garcés)

DT: Hernán Darío Gómez

Chile: Gabriel Arias;  Mauricio Isla, Guillermo Maripán,  Gary Medel,  15 Jean Beausejour; Charles Aránguiz, Erick Pulgar, Arturo Vidal (Gonzalo Jara), Alexis Sánchez; José Fuenzalida (Paulo Díaz), Eduardo Vargas (Pedro Hernández).

DT: Reinaldo Rueda

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

CARAPAZ A RITMO DE MARSELLESA

Ayer fue en Italia, hoy es en Francia, mañana será en cualquier lugar del planeta. …

2 comments

  1. Jorge Luis Cazar

    Así el. Cierto. Fue el mejor partido de Ecuador desde que le ganamos a Perú en Lima. El Bolillo tuvo el coraje de hacer algunos cambios en la alineación de Ecuador que -pensé- no los haría.
    El equipo del Bolillo hizo lo que el entrenador quería: Fue un equipo corto, solidario dentro de lo que sus jugadores pueden, con un cabeza de área -resistido por muchos (Grueso)- que cubrió lo que según el DT le faltaba al medio campo y con delanteros y mediocampistas jugando 25 metros más adelante que ante Uruguay y además haciendo presión alta. Derrocharon físico. Como rival fue incómodo para Chile.
    Quizá, aunque no nos parezca obvio, el esquema ofensivo en la cabeza del Hernán Dario, también mostró frutos: Romario, Enner imponiendo el vértigo que la velocidad otorga. Mena, siendo el nexo entre la función defensiva de Ecuador y los rapiditos de arriba.
    Por todo lo anterior, el Bolillo estaba molesto en la rueda de prensa: Si no fuera por ése par de errores tontos, el partido era “bueno” para él. Y además, Arias comete penal (no hay amarilla), luego hace foul de último hombre y no hay roja. Y don Achi hace la suya y para afuera!
    El tema es que tan poco no alcanza, no nos va a alcanzar y tampoco nos gusta. Pero la discusión de lo que parece es el gusto del ecuatoriano en fútbol, no se va a resolver durante ésta Copa América. Eso viene después.
    Por ahora, ojalá lleguemos al partido con Japón con oportunidad de clasificar. Esperemos que no juegue Mina y que Arreaga muestre que sí puede ser el otro central. Que haya terminado de entender que en ésta Copa América, Antonio no puede volver a jugar. Que vuelvan a mostrar algo de orden y mucha actitud, y que no nos ganen los Japos.
    A ésta altura, uno pide poco. Después hablaremos de la continuidad del Técnico, de los convocados, del sistema que queremos de local y de visitante, de cómo aprovechar la altura. Hoy no es el momento. Vivimos la Copa del baile de los que sobran.

  2. Aurelio Paredes

    Coincidimos Jorge Luis. Después del amistoso con Perú, quizá el único buen partido de los amistosos, no habíamos jugado un partido aceptable y ante Chile a pesar de la derrota, se jugó bien. Hay que reconocerle ese mérito al Bolillo que se atrevió a cambiar medio equipo, algo que no es usual. Fueron seis variante con relación al partido anterior, creo que esta vez el «atrevimiento» sirvió. Y también coincido en que los jugadores de este cambiado equipo obedecieron a su entrenador. Grueso, resistido por muchos, entre los que me incluyó le cumplió y fue el cabeza de área que quitó, corrió, marcó y dio salida. De igual manera, Méndez le sirvió mucho al funcionamiento del equipo. Esta vez como dices, derrocharon físico y complicaron a Chile que no tuvo mayores ocasiones de crear un juego contundente, porque Ecuador marcó y presionó bien. La mejoría de la delantera en gran medida se debió a que el medio campo produjo juego y abasteció a Ibarra y Enner valencia que ya abastecidos pudieron hacer sentir su fortaleza que es la velocidad. Aunque no nombras al arbitraje, está implícito en tu comentario que el juez no fue tan justo. Pasando por alto el penal, la sola jugada en que derribó a Ibarra era roja, así sea fuera del área y no imlique peligro de gol como dijeron para mí erróneamente los comentaristas de la TV. Fue agresión, como fue agresión la de Achilier. Aquí no cabe decir que no era peligro de gol porque no estaba en zona de peligro. la agresión se castiga en cualquier parte del campo y para mí esa fue agresión, no va a la bola, va a darle al rival, si hasta se pareció a mi en esa jugada, que fue a pegar.
    Y mira como son las cosas, con los resultados de hoy en los otros grupos, ganando a Japón nos alcanza para meternos como tercero. El asunto está en ¿se ganará a Japón?. Ojala lo hagan. Ya mucho cuento es pasar la primera ronda. Y sí, en otra cosa que coincidimos, que no vaya Mina que no juega hace tiempo, que no tiene ritmo de competencia lo que se notó frente a Uruguay. Arreaga sin ser nada del otro mundo, creo que actualmente está mejor. Debe ir el, ante la falta de Achilier. Y sí, que mal anda Luis Antonio Valencia. En la variante por Méndez, no aportó nada y en el primer juego tampoco. No queda otra que ganar mañana y de ahí ver que rival nos toca, creo que es Brasil. Pero ya pasar a segunda ronda, calmará las aguas. Al menos por ahora. Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *