LOS ESPACIOS EN EL CORAZÓN

Me criaron en un maravilloso hogar. Tuve un gran padre y lo extraño mucho. Era un buen hombre, un hombre realmente simple, a la vez que asombroso. Leía mucho, pensaba más, muy trabajador, experto apasionado por la ganadería de carne y de leche, guía y mentor de muchos, oficial en la fuerza aérea estadounidense, enamorado del Ecuador, extraordinario esposo, amigo, y muchas cosas más.

Siempre amó a mi madre y le fue muy fiel. Asimismo, siempre dispuesto para nosotros, sus hijos. Las madres desempeñan un papel fundamental como corazón del hogar, pero esto no disminuye de ninguna manera el papel igualmente importante que los padres deben desempeñar, como jefes de hogar, en la crianza, la educación y el amor a sus hijos.

Uno de los regalos más grandes que mi padre me dio, sin él quererlo así, fue presenciar el coraje con que soportaba la adversidad. Siempre estaba calmado, completamente tranquilo, el mismo exuberante, risueño y jovial hombre.

Cuando se trata del Día del Padre, recordaré al mío por estar siempre allí, para cuidarme y por las veces que aceptó que, aunque en muchas ocasiones no le agradare, por mi propia cuenta cultivara mis propios intereses y nutriera mi propio espíritu.

Un día se nos fue para siempre, sin embargo, este es el precio que pagas por tener un gran padre. Se obtiene el asombro, la alegría, los momentos de ternura… y también las lágrimas al final.

Ya sea, hijo, hermano, padre, amante, amigo…

Hay espacio en el corazón para todos los afectos, como hay espacio en el cielo para todas las estrellas.

Papá: estés donde estés, te has ido, pero nunca serás olvidado. Personalmente, espero que no sea tarde aún para seguir tu huella, y rezo por ser un buen servidor de Dios, un padre, un compañero, un hijo, un amigo, un hermano, un tío, un buen vecino, un buen líder para aquellos que trajinan conmigo.

En esta ocasión, quiero felicitar a todos los hombres que trabajan diligentemente, que luchan a brazo partido para ser buenos padres, ya sea que sean padrastros, padres biológicos o padres espirituales.

 


James Neale Yerovi Socio
Móvil   593.9.9399.5413
jneale@plan-a-consulting.com

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

LA DESTRUCCIÓN QUE OCASIONA EL TRABAJO REMOTO

El trabajo remoto está destruyendo la economía multimillonaria de las oficinas de “cuello blanco” de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *