UNA DERROTA QUE HUMILLA

Vergüenza, dolor, frustración, impotencia, enojo, decepción. Los adjetivos negativos sobran para calificar la actuación de Ecuador, en su debut en la Copa América de Brasil 2019, tras la humillante derrota de 4 a 0 frente a Uruguay, hoy, domingo 16 de junio en el estadio Mineirao de Belo Horizonte. La caída era previsible. Era algo que se veía venir, que se esperaba, aunque siempre la esperanza quiera vencer a la realidad y a la lógica. Lo que no se esperaba, o se quería esperar, era la forma que se dio esta pérdida, en la que la Tricolor tuvo un ‘papelón’ y fue un remedo de equipo, que fue ampliamente superado por un rival que, pareciera, tuvo un entrenamiento y que desnudó todas las falencias que se sabía que tenía el conjunto.

Que lo de Ecuador se veía venir, se veía venir. Se hacía previsible este desenlace por múltiples factores que rodearon a la Selección antes de esta nueva aventura, en la que no está todo dicho, pues quedan aún dos partidos por jugarse en la fase de grupos, en el que Ecuador además tiene como rivales a Chile y Japón, pero en la que tendrá que hacer un cambio rotundo, total, completo, radical, si no quiere irse de la competencia antes de tiempo.

Es que de entrada se sabía que algo así podía pasar, pues, Ecuador no llegaba bien a este torneo. Todo empezó desde el  mismo día que se contrató a Hernán Darío Gómez como Director Técnico de la Selección Ecuatoriana de Fútbol, aquel 12 de agosto de 2018, cuando era Presidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, el Ingeniero Carlos Villacís. Más allá del factor humano que rodeó a la contratación, pues en el tiempo de la primera etapa del “Bolillo” con Ecuador allá por 2002, la relación entre ambos era muy mala y se hizo pública en varias oportunidades. Aun así, se lo contrató y su contratación fue mayoritariamente rechazada por muchos ecuatorianos, incluida gente de fútbol, periodismo y afición a través de los medios de comunicación y redes sociales. Pero esta situación -por último- no hubiese importado, si el rendimiento del equipo en los juegos amistosos de preparación era satisfactorio, pues, ni el periodismo ni la afición juegan los partidos y más allá de una posición determinada, esto termina siendo algo subjetivo.

Pero lo que no es subjetivo, todo lo contrario, era muy objetivo, es que Ecuador estaba jugando mal y su juego no convencía a nadie, pues en casi ninguno de los amistosos, aún en los que ganó, la Tricolor se mostraba como un equipo convincente que juegue bien, que muestre un sistema táctico de elogio, que los jugadores, salvo honrosas excepciones, muestren técnica, aptitud, actitud y demás. La Tricolor era un equipo malo y con ese rótulo llegó a la Copa América. Y, al menos, en esta primera presentación, el resultado negativo era esperado.

Los nueve amistosos previos a este torneo dejaron serias dudas y mucha preocupación y se criticó mucho que los rivales no hayan sido contra Selecciones de primera línea que puedan ser un termómetro para medir el poderío del equipo. Se había iniciado ganando a Jamaica y a Guatemala (2-0) en septiembre pasado. Luego, un mes después, se jugó muy mal contra Catar que lo venció (4-3) y con Omán, un empate (0-0). Un mes después, cerraba el año con su mejor partido, quizá el único de buen desempeño, cuando se ganó en Lima a Perú (2-0). Luego, se venció sin agradar a Panamá (2-1). El 2019 trajo muy malos partidos, pese al triunfo de 1 a 0 contra Estados Unidos, el empate 0 a 0 contra Honduras y la caída de 3 a 2 con México. Ni siquiera el balance positivo en números de estos cotejos comprobatorios en que, de nueve juegos, se ganó cinco, empató dos y perdió dos, hacía abrigar esperanzas por el mal juego individual y colectivo del equipo.

Después, la convocatoria de los jugadores levantó críticas, pues se opinaba que no estaban los mejores. De paso, el debut era ante un rival que se pintaba netamente superior en historia, en fútbol, en la calidad de los jugadores y director técnico, entre otros factores. Todas esas dudas previas pintaban un mal panorama y así resultó, al menos, hoy. ¿Se podrá vislumbrar un mejor futuro? Parece que no, a no ser que haya un cambio radical.

 

El juego de hoy

Es poco lo que se puede decir del juego de hoy, en el que Ecuador fue vapuleado por un Uruguay infinitamente superior que solo necesitó 45 minutos para liquidar tempranamente el pleito, porque el 3 a 0 con el que se cerró el primer tiempo, parecía imposible de remontar porque Ecuador jugaba horrible y no presentaba nada bueno. Es más, se esperaban más goles, pero Uruguay bajó el ritmo, se dedicó a mantener fuerzas sabiendo que el torneo es corto y el nivel de recuperación del esfuerzo físico es corto de tiempo. Así, con un ritmo bajo, incrementó la cuenta por un gol en contra en una desafortunada intervención.

La superioridad se evidenció muy temprano, cuando, a los 6 minutos de juego, los “Charrúas» se ponían en ventaja con gol de Nicolás Lodeiro, en una jugada que desnudó las fallas de la zaga ecuatoriana. Un pase largo a Luis Suárez, ubicado en el sector derecho, hizo que éste le gane al corpulento Oscar Achilier en una jugada con el cuerpo y, al borde del área, centre para que “Nico” haga una jugada de lujo, pasando el balón por encima del cuerpo de José Quintero, en el clásico sombrero, luego burle la marca de Jefferson Intriago y dispare rasante para vencer al golero Alexander Domínguez. Cinco minutos después,  la “Tricolor” pasó un susto por un gol no validado a Kahitán Méndez, pues, en la jugada previa, se decretó un fuera de lugar de Edinson Cavani. Esa jugada, que no subió al marcador, evidenciaba que a Ecuador se le llegaba fácil y que llegue otro tanto era solo cuestión de tiempo.

El asunto se complicó más cuando a los 18 minutos, José Quinteros, cometió una falta a Lodeiro por un codazo en el rostro que fue castigado con tarjeta amarilla por el árbitro brasileño Anderson Daronco. La gravedad de la falta hizo que el juez recurra al vídeo arbitraje VAR y al ver la repetición de la jugada, cambió su decisión y cambió el color de la tarjeta, ganándose la roja el defensor ecuatoriano. Así, con el marcador en contra, un hombre menos y 72 minutos por jugarse, el panorama era sombrío. Y lo fue. Entonces, el entrenador Gómez, tuvo que hacer una variante táctica, sacrificar un delantero, Ángel Mena, para remplazarlo por un lateral derecho, Pedro Pablo Velazco, que ocupe la plaza del expulsado. Con un delantero menos, Ecuador restringía sus posibilidades ofensivas, posibilidades que, demás está decir, jamás tuvo, porque salvo un error de Diego Godín al retroceder mal un balón a su arquero Fernando Muslera mientras entraba Enner Valencia, al primer minuto de juego, la “Tricolor” no tuvo ningún ataque bueno.

Así se veía llegar el segundo gol y este llegó al minuto 33. Previo al tanto, una elegante jugada de Cavani, que de taco remató a la portería y fue salvado en gran acción por Domínguez, que envió el balón al tiro de esquina, que lo cobró Suárez. El envío del balón fue dos veces cabeceado, primero por Lodeiro y luego por Godín, ante la pasividad de la zaga, para que el balón le llegue al mismo Cavani, que en una espectacular y acrobática acción, hizo una media chilena que terminó en la red. De ahí en más, solo hubo un equipo en la cancha: Uruguay, que dominó ampliamente ante un deslucido Ecuador que no atinaba defensa alguna. Así, casi al finalizar el primer tiempo, a los 44 minutos, convirtió la tercera, que otra vez nació de un tiro de esquina, esta vez por el lado contrario al tanto anterior. Lodeido hizo el cobro, Martín Cáceres le ganó el salto a dos defensores, cabeceó el balón que le llegó a los pies de Suárez que, sobre el palo izquierdo, disparó y convirtió. Ya era goleada.

Para el segundo tiempo, Uruguay bajó el ritmo y ni así, Ecuador pudo mejorar. El juego era un monólogo “Charrúa” hasta que a los 79 minutos de juego, llegó el cuarto tanto, por un gol en contra de Mina, que inicialmente no fue pitado por el juez, por un supuesto fuera de lugar de Cavani, que no fue y que hizo que cambiara de decisión a través del VAR, aunque esta vez no se acercó a ver la repetición de la jugada. Le valió la  información de los árbitros asistentes para que decrete el gol, que terminó la agonía de un partido. La jugada nació de un cabezazo de Gastón Pereiro que buscaba a habilitar a Cavani  y que fue interceptado por Mina para introducirlo en su propio arco. Los minutos siguientes no fueron más que un pasar de tiempo para que termine el sufrimiento.

 

¿Qué queda?

El panorama luce sombrío. A Ecuador no se le ve juego y de no mediar un cambio rotundo en su próximo partido ante Chile, después de cinco días a jugarse el próximo viernes 21 de junio, otro resultado negativo se hace previsible. Esperemos que no. Que se dé el “milagro” y Ecuador cambie de ruta. Parece difícil, pero los partidos hay que jugarlos.

 

FICHA TÉCNICA

Ecuador 0 – Uruguay 4

Fecha: Domingo 16 de junio 2019

Estadio: Mineirao de Belo Horizonte Brasil

Incidencias: Primer partido del grupo C de la Copa América 2019.

Árbitro: Anderson Daronco, Brasil

Goles: 1-0 Nicolás Lodeiro, minuto 6; 2-0 Edinson Cavani, 33m; 3-0 Luis Suárez, 44m; 4-0 Arturo Mina, gol en contra, 79m.

Tarjetas: Amarillas, Nicolás Lodeiro (14m) y José María Giménez (63m) de Uruguay. Roja: José Quintero, Ecuador (m.24)

Espectadores: 13.611

Alineaciones

Ecuador: Alexander Domínguez; José Quintero, Arturo Mina, Oscar Achilier, Beder Caicedo; Jefferson Orejuela, Jefferson Intriago, Antonio Valencia, Ayrton Preciado (Romario Ibarra 45m); Ángel Mena (Pedro Velasco, 29m), Enner Valencia

DT: Hernán Darío Gómez.

Uruguay: Fernando Muslera; Martín Cáceres, José María Giménez, Diego Godín, Diego Laxalt; Nahitán Nández (Gaston Pereiro 64m.), Matías Vecino (Federico Valverde 80m.), Rodrigo Betancurt, Nicolás Lodeiro (Lucas Torreira 74m); Edinson Cavani, Luis Suárez

DT: Oscar Tabarez

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

ADIÓS DON VICTORIANO

Tomó su tabla hawayana, para adentrase en las profundidades del mar, surfear con la vida, …

4 comments

  1. Fausto Zambrano Zúñiga

    Excelente nota. Cuenta en detalle y con estilo lo que pasó en el partido. Ecuador fue un desastre. El único que se salva de la crítica es Domínguez, a pesar de los 4 goles recibidos. No debió sacrificar a Mena. Tenía que bajar a la defensa a Antonio Valencia, que está en el ocaso. El Bolillo es el mayor culpable de este papelón. Ante Chile es difícil que venga la reivindicación, pero el fútbol se cura con fútbol.

  2. Francisco Paredes

    Esta todo dicho no hay nada mas que agregar , es un deleite seguir leyendo tus comentarios. Saludos

  3. Aurelio Paredes

    Gracias, Fausto, por comentar el articulo y por los halagos que me das al decir «Excelente nota». Sí Domínguez fue lo único bueno y coincidimos, Mena no debió salir. Lo ideal era bajar a Luis Antonio valencia, que juega ahí en Inglaterra. Ante Chile no vino la reivindicación, pero al menos mejoró. Y con los resultados de hoy si gana mañana a Japón le juega el número. Gracias Fauzz

  4. Aurelio Paredes

    Gracias, Fausto, por comentar el articulo y por los halagos que me das al decir «Excelente nota». Sí Domínguez fue lo único bueno y coincidimos, Mena no debió salir. Lo ideal era bajar a Luis Antonio valencia, que juega ahí en Inglaterra. Ante Chile no vino la reivindicación, pero al menos mejoró. Y con los resultados de hoy si gana mañana a Japón le juega el número. Gracias Fauzz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *