LECTURA RECOMENDADA: El hombre que hablaba con los pájaros

Un relato que deslumbra y emociona. Un libro para leerlo y disfrutarlo. Aplaste el link, entre al  cuento infantil, “El Hombre que hablaba con los pájaros” de Tamara Navas Giangrande.  Disfrute de él y si es padre, tómelo como  un homenaje y si es hijo, agradezca de haber tenido un gran padre.  Disfrute de este libro que es un aporte a la cultura. Léalo. Déjese envolver por la magia con la que escribe esta talentosa mujer. Guardarán un mensaje importante al terminarlo: la importancia de dejar volar la imaginación. 

Todo comenzó en un hermoso barrio de la ciudad, donde las grandes casas se levantaban frente al lago, los árboles eran el refugio de pájaros e iguanas y un grupo de niños se juntaba cada tarde.

Esta cita le pertenece a Tamara Navas Giangrande, de enorme talento guayaco, publicista de carrera y escritora de corazón. La plasmó al inicio de su libro: “El hombre que hablaba con los pájaros”, y hoy, en ocasión del Día del Padre, lo compartimos para su deleite y placer.

Quien tiene el poder de hablar con los pájaros no es un hombre común, quien puede “conversar” con ellos y entrar en su mundo es un ser especial, un ser que trasciende, es un ser de luz que es capaz de volar como ellos, volar con la imaginación, desplegar sus alas a un mundo irrealmente real, a un mundo mejor, a un mundo de valores y principios, a un mundo de ensueño, sueño y realidad. A un mundo al que hay que transportarse en un vuelo que deje huellas y marque rutas. Ese hombre tiene un nombre: Gabriel Navas Vinelli,  un hombre soñador y creativo, quien a lo largo de su vida ha tenido hobbies como la escritura y la escultura.

Y si esas fueron sus aficiones, nada más idóneo, nada más justo, nada más exacto, nada más preciso, que inspire un libro. Y quien se inspiró en él para hacerlo, es alguien que lo conoció desde que nació, porque él le dio la vida, es alguien que lo ama, es alguien que aprendió sus enseñanzas, sus valores, sus principios y que voló junto a él su camino por la vida. Quien lo escribe y no puede haber nadie mejor para ello, es su hija Tamara Navas Giangrande.

Tamara, rinde homenaje a su padre, en este el Día de los Padres y en todos los días de la vida con  un cuento infantil, cuyo relato motiva a los pequeños a usar su imaginación y dejar a un lado el consumismo, pues la diversión no está sujeta a un juguete de moda; la alegría de soñar, de inventar, de crear esta en todos y cada uno de nosotros, cuando descubrimos eso, abrimos una puerta a un mundo mágico que nos pertenece y al que podemos acceder siempre.

El encanto de maravillarnos con las cosas simples y de hacer nuestros días fantásticos usando la imaginación es posible… Leyendo ese cuento, los adultos seguramente recordaremos cuando éramos pequeños y éramos felices con pequeñas cosas, démosle a nuestros niños esa gran oportunidad de encontrar ese enorme que todos tenemos y es nuestra imaginación.

La escritora

Tamara, no es solo bella de rostro, tiene una belleza mejor, la belleza de su alma. Alma blanca como su piel y blanca como la pureza que le otorga una sensibilidad especial, sensibilidad que en ella se transforma en escritura.  Escritura que nace de su mente llena de neuronas y en la que la imaginación, la creatividad, hace que leerla sea un encanto, un deleite, una inspiración, un ejemplo. Porque Tamara, al igual que el hombre que hablaba con los pájaros deja su huella.

Así, ella tiene una gran trayectoria, en la que se destacó como publicista, asesora de imagen y especialista en manejo de crisis, y en día hoy está dedicada a escribir cuentos infantiles. Ella manifiesta “llegué a escribir cuentos infantiles, porque en un momento dado mi corazón me lo dictó”

Desde el 2012, han publicado los libros: George el Solitario, El Reino de los Valores y La oruga que temía convertirse en mariposa.

Aplasten el link, lean su cuento, entraran al mundo de la buena lectura que inspira y reconforta.

 

 

 

DESCARGAR LIBRO

 

 

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

APRENDE ARTE DMEMORIA

DMemoria, es una Academia Virtual de Artes, creada por los directores, productores y actores cubanos, …

2 comments

  1. Que hermosa fábula, una buena reflexión…Vivimos en un mundo de consumismo hacemos ricos y felices a otros entre comillas…la verdadera felicidad está dentro de nosotros mismos creando nuestras propias alas para volar ..dejems que nuestra imaginación nos sorprenda!!!

  2. Aurelio Paredes

    Gracias Elizabeth por comentar y por los comentarios. Así es se vive un mundo de consumismo, cuando la clave está en crear alas para volar. Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *