CONFESIONES DE CAMERINO

En casi 20 años de oficio he escuchado de todo. Envidias malsanas, egos desquiciados, mentiras de esas de telenovela y en donde los cachos, señores, zumban para arriba y para abajo como si se tratara de cosa vana.

Dentro de las grandes televisoras existen miles de ambientes, reales y ficticios, en donde a diario, gente de atrás de pantalla y aquellos que aparecen en ella, vivimos realidades alternas que muchas veces se parecen a lo que usted observa por tele y otras distan mucho del cuento de la doméstica enamorada del patrón que termina como heredera de la gran fortuna, los camerinos constituyen uno de esos múltiples ambientes.

Durante años, presencié y fui partícipe de amargas lágrimas, propuestas decentes y de las otras, secretos descubiertos, infamias, mentiras, celos, ensayos que se pasaban del plano ficticio al real y de más episodios que demuestran que las personas con algo de notoriedad no son muy diferentes a las reales.

Los televidentes viven la ilusión de que el mundillo de la televisión está repleto de personas maravillosas que viven en un universo idílico entre luces y polvos mágicos, amándose todos los unos a los otros y en donde todos ganamos millonadas de dinero.

¡Ja!

Aquí descubrirán hasta lo que no se imaginan, desde lo que puede pasar cuando deja usted su teléfono sin clave sobre su escritorio, hasta a no confiar jamás en una presentadora de noticiero por más que el mundo la tenga como la Doña de las últimas noticias. ¡No hay nombres, carajo! No jodan con eso. Pero las identidades de cada protagonista están implícitas…

¿Saben leer entre líneas?

¡Bienvenidos a Confesiones de Camerino!

Acerca de Monica Carriel

Check Also

SU ALTEZA, UNA DIGNA INFIEL CON CORONA Y SIN CALZÓN

La Reina llegó a grabar con una bota de yeso porque se había esguinzado el …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *