¡AY MAMÁ!

La historia de la madre y la hija sobre las tablas, el vínculo de fortaleza del amor filial que abre las puertas de la intimidad casera, para hacerse público en una obra de teatro, las vivencias de la vida real que se teatralizan y se ponen en escena en una divertida interpretación, es lo que ofrece la pieza teatral “¡Ay Mamá!”, basada en la vida de la conductora de televisión y actriz, Mariam Sabaté y su hija Bárbara Fernández. Sus aventuras, sus anécdotas, sus alegrías y penas, puestas en escena para deleite de los espectadores.

“Ay Mamá”, es protagonizada por Mariam Sabate y Katty García, que remplaza a Barbarita, como se conoce a la también actriz, que no pudo acompañar a su madre en esta aventura por otras actividades que debe cumplir. La obra es escrita por Maluly Oliva y dirigida por Fabo Doja y se presenta desde el miércoles 5 de junio al domingo 8, en la Plaza Guayarte, situada al pie del estero Salado, entre las avenidas Kennedy y Carlos Julio Arosemena, en el norte de Guayaquil.

La obra, que ya se presentó anteriormente es la sala Pop Up, marca el regreso a las tablas de Mariam, de 30 años de trayectoria televisiva, quien antes actuó en la obra “Mujeres Desesperadas”. Hoy protagoniza el papel de una madre que de pronto se vuelve sobreprotectora con su hija, una vez que ella le presenta a su novio. La comedia empieza cuando Pandora, (Katty García), tiene novio formal y de pronto llega la hora de presentárselo a su madre, lo cual ha evitado a toda costa. La actriz manabita, es conocida por sus actuaciones en series televisivas como El exitoso licenciado Cardoso, Aída, La Pareja Feliz, Vivos, Tres Familias en la que caracterizó a Beberly Dávalos Hoyos y actualmente en Calle Amores, en el papel de la abogada Verito Sánchez.

Sinopsis

Pandora tiene novio formal y llegó la hora de presentárselo a su madre, ha evitado a toda costa ese momento. Hay tensión propia de que el novio está a punto de llegar. Las dos están alteradas y empiezan a sacarse los cueros al sol a través de flashbacks que evidencian los altos y bajos de la relación.

Anécdotas, personajes que pasaron sus vidas, la vergüenza que la madre provocó en la hija y el orgullo que la hija provocó en la madre. Las situaciones irán abriendo el baúl de los recuerdos y la caja de Pandora entre las dos: los artículos más absurdos que la madre atesora, la historia de la primera menstruación y depilación, los amores de cada una, las fotos las canciones que marcaron las etapas en una secreta complicidad / rivalidad matizada por el amor más sincero que existe.

Cuando llega el novio, la madre tiene una corazonada que es mal tipo y no lo aprueba, el público y la hija sienten una transición de madre divertida a madre protectora que nunca se le había conocido, se porta totalmente distinta a las expectativas del novio para ahuyentarlo. Lo consigue, la hija estalla pero algo que la hace aterrizar y entiende el viejo adagio de que: “una madre siempre tiene la razón”.

La obra presenta un mensaje muy claro “una madre siempre tiene la razón”, con una historia que cuenta lo que pasa dentro de una familia del común se trata de generar conciencia a través de la risa.

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

LA ESTRELLA ECUATORIANA DE TELEMUNDO

Como quien no quiere la cosa, un día dejó su Ecuador amado para triunfar. No …