Breaking News

HÁGASE LA LUZ Y EMELEC SE HIZO

En la tierra de la luz, la luz se hizo pasión y esa pasión apasionó a un hombre visionario que amaba  el deporte, lo practicaba y soñaba con formar un club. El hombre, un norteamericano de figura imponente y carácter firme, era George Lewis Capwell, integrante de la Superintendencia de la Empresa Eléctrica de Ecuador, EMELEC.  Y allí en ese lugar, enclavado en el corazón del Astillero, ese tradicional barrio guayaquileño, donde se construían  los barcos y en el que estaba la empresa que emanaba la energía y la luz, esa energía y esa luz que solo irradian e iluminan a los grandes nace un 28 de abril de 1929  el Club Sport Emelec.

George Capwell, nacido en Olean, estado de New York, Estados Unidos, un 1 de julio de 1902,  deportista por afición y convicción, practicante de natación, básquet, hand-ball y béisbol, quería que los trabajadores de la empresa en que laboraba formasen un club deportivo. Amaba el deporte y sabía que esta actividad a más de generar una mente sana en cuerpo sano, generaba unión, competencia, disciplina, esfuerzo y constancia, virtudes que quería impregnar en sus trabajadores. Así, una mañana del 28 de abril de 1929, a insinuación suya y de otros amantes del deporte, Víctor Peñaherrera y Lauro Guerrero se realizó una Junta General de Asamblea de Deportistas pertenecientes a la Empresa Eléctrica del Ecuador Inc. En esa junta, se fundó lo que hoy es Emelec, un club que con el paso de los años llegó a ser gloria deportiva para el país y fervor popular para un gran conglomerado de ecuatorianos de corazón azul como el agua y el cielo.

Así lo registran las actas y lo determinan las fechas reconocidas en documentos de ley y formalidades reglamentarias,  sin embargo, la auténtica historia, esa que marca antecedentes e impone hitos, narra que en el año 1925 ya existió un Emelec, que intervenía en los campeonatos de fútbol de la Unión Deportiva Comercial, creada en 1923 en Guayaquil. De ese Emelec, de efímera vida quedan los nombres de: Alfonso Calero, Eduardo Ortega, Humberto Mariscal, Enrique Villacís. Guillermo Serra, Gustavo Dávalos. Octavio Arbaiza. Germán Lince. Manuel Poveda, Guzmán y Pedro Yulán.  Ellos formaron parte del primer equipo de fútbol de la institución que nació con la grandeza de ser campeón. Sí, porque aquellos futbolistas de la época del tranvía, de las canchas de sarteneja molida, de las pantalonetas anchas por debajo de las rodillas y las camisetas de media manga, amarrada con cordones en su parte superior lograron ser campeones en su división, al ganar la Liga de la Unión Deportiva Comercial UDC , venciendo en su momento a los equipos de Agrícola Ital Filán. Holger Glaeser, Despuig, Anglo Ashton y Comercial Bank.

El periodista e historiador deportivo Ricardo Vasconcellos Rosado, escribió en la Edición Especial de El Gráfico «Emelec. una pasión ecuatoriana», editada en mayo de 1991, anécdotas de ese equipo campeón.. «El novicio once eléctrico dio la gran sorpresa del torneo al llegar, el 24 de octubre de 1925, a disputar el título de la Unión con el ya famoso Anglo Ashton, cuya puerta era defendida por el cónsul inglés Mr. Urquhart. Un empate a dos goles marcó el final de la brega, pero Anglo no se presentó a la disputa del alargue de 15 minutos. Sus jugadores partieron en tres automóviles desde la pedregosa canchita del American Park alegando hallarse disminuidos por la lesión de Charles Ashton y la pérdida de los lentes de su alero izquierdo Ales Ashton. Ante la deserción del rival, Emelec fue declarado campeón y revalidó su título el 27 de octubre cuando venció a la Selección de la Unión por 3 goles a 2».

Lo que cuentan las actas

Esa historia del Emelec, de 1925 de efímera vida, sirvió de inspiración para el Emelec de hoy. De ese que ya cuenta con actas debidamente legalizadas y que sirven para poner como fecha oficial del nacimiento del club al 28 de abril de 1929.

Los antecedentes de esa fecha, se remontan a los primeros meses de 1929, cuando George Capwell retomó la idea de formar un club, considerando la formación informal de esa entonces asociación  también constituido por trabajadores de la Empresa Eléctrica. Así, el recordado “Gringo” , forjó desde las entrañas de tierra de la electricidad un club que tenía la energía necesaria para dar luz e iluminar los corazones de una hinchada que siente el torrente de la pasión, circuita pasiones y alumbra sus vivencias con un intenso y apasionado color azul.

El testimonio del periodista Mario Valdez Zeballos, en su libro «Emelec su historia» editado en 1983, describe con exactitud los detalles de la Asamblea de ese 28 de abril de 1 929. Cuenta “Chausón” en su libro que a las 10 y 15 de la mañana se reunieron junto a Capwell,  Walter Jouvín, Octavio Arbaiza, John Burton, José Maldonado, César Alvarado, Julio Mancheno, Agustín Jaramillo, Felipe Morejón, Rigoberto Alvarado, Teodoro Molina, Francisco Quintero, Jacinto Morejón, Emilio Morla, Nathan Myers, Carlos Hoeb, Aníbal Santos, Isaac Ordóñez, Julio García y Víctor Peñaherrera, que fue nominado secretario de esa Junta.

Como no podía ser de otra manera, la sesión la presidió Capwell, a quien el recordado periodista Manuel “Chicken” Palacios, lo bautizó como “el gringo guayaquileño”. La Asamblea luego de las respectivas deliberaciones, acordó por unanimidad, nombrar al club con el nombre de EMELEC, considerando a esta fecha como el de su verdadera fundación, ya que no existían en Secretaría, documentos que proporcionen datos de su vida anterior. Acto seguido, cuenta el libro de Valdez, se procedió a la elección de los miembros del Directorio que rigieron los destinos del club en ese año. Las votaciones se hicieron bajo el control de los escrutadores Rigoberto Alvarado y George Capwell.

Poco después con el club formado, se inició la redacción de los estatutos, que fue realizada por el jurisconsulto ecuatoriano Alejandro Ponce Elizalde, todo un patriarca de la institución, pues bajó su manto se formó una dinastía en el club, esa que luego ayudó a fomentar su hijo Enrique Ponce Luque, el recordado “Don Peche”.

Pero nada mejor que el testimonio de uno de los socios fundadores, aquel que lleva el registro número uno, Víctor Peñaherrera, para, con voz autorizada, hablar de aquel histórico momento. Poco antes de su partida al más allá, en una conversación informal, el hombre que por entonces tenía 93 años y que antes de ser directivo, fue futbolista, basquetbolista y boxeador, ademá de ser  aficionado al hand ball y natación, recuerda:  “Desde inicios del año 1929 junto a Capwell y Lauro Guerrero queríamos revivir al club. Trabajamos algunos meses en la idea, hasta que en una reunión informal acordamos ir del dicho al trecho. Nosotros éramos del barrio del astillero y nos solíamos reunir para hacer deporte y admirar las chicas guapas del sector».

«Recuerdo que la sesión inicial como casi todas las que presidió,  Capwell, eran de decisiones casi inapelables. Lo que George proponía era aceptado al unísono por todos, muchas veces con solo asentir con la cabeza. A el le interesaba que los empleados de la Empresa Eléctrica practiquen deporte porque era un convencido de la frase mente sana en cuerpo sano; pero además le interesaba tener un equipo en el que  practicar su deporte favorito y el tenía muchas aficiones. Así a los pocos días de creado el club ya formábamos el equipo de básquet que jugó el campeonato oficial de 1929 y se coronó campeón. Fue en ese deporte en que logramos la primera corona. El fútbol no le gustaba, casi que se lo impusimos a regañadientes, pero fue en esa disciplina donde el club afianzó su grandeza”.

Y envuelto en ese mundo de anécdotas, Peñaherrera, recordaba: “el club era el sitio de reunión obligada, pero donde más la gente iba era a la piscina construida en los predios de la planta de la calle Eloy Alfaro, pues algunos socios la frecuentaban solo para ver a las chicas en traje de baño y admirar sus piernas”, señalaba don Víctor con una sonrisa. Eran los años de que el club además de lo deportivo ofrecía recreación para sus socios.

Pero ser socio no era nada fácil, y así lo recuerda Peñaherrera. “Yo fui el primer secretario del club, y como tal, receptaba las inscripciones de los demás socios. Pero para hacerlo había que pasar una condición inusual, impuesta por Capwell. Había que boxear en el club, quien quería ser aceptado debía pelear con otro socio, caso contrario no entraba al club. Si viera cuantas narices se rompieron y cuanta sangre se derramó. Es que para Capwell, esa era una prueba de virilidad y para ser socio había que ser un hombre valiente”.

Hoy los tiempos han cambiado, ya no hay que fajarse en un ring para ser socio, pero si hay que tener ese torrente de pasión que solo el amor por un club puede despertar.

Historia de la cancha

Luego de la fundación oficial, Emelec aprendió a escribir en la cancha una historia de triunfos y títulos. El primer campeonato que la institución azul plasmó en una cancha fue en básquet y para justicia de su fundador, George Capwell, se lo logró con su presencia activa como deportista. La reseña de ese primer título en su historia lo narra revista Estadio, en su fascículo Club Sport Emelec, Historia de los Grandes, escrito por José Calderón y Mónica Chonillo y editado en 1991.

La crónica dice: «De los libros del recuerdo recogemos el primer logro del naciente club. El domingo 17 de noviembre de 1929, ganó el campeonato de Guayas en basquetbol al derrotar en la gran final al Vanguardia por 14 a 12. Jugaron George Capwell, VíctorPeñaherrera, Lauro Guerrero, Nathan Myers, Aníbal Santos, Januario Palacios y Agustín Jaramillo».

Hoy han pasado noventa años de aquello y está lejano el día de la fundación de Emelec, pero está cercano el día de su gloria, aquella que la han escrito sus deportistas en las canchas, en las pistas, en el ring, en el gimnasio, en el velódromo, en la piscina, en las boleras  y en los dojos y tatamis. Emelec, es un club nacido para campeón, sus números lo dicen todo. Testido de ello son las  147 coronas, distribuidas así: 38 en básquet (17 masculinos y 21 femeninos), 33 en boxeo, 21 en fútbol (entre locales y nacionales),  20 en béisbol, diez en halterofilia, diez en ciclismo y cinco en taekwondo, judo y levantamiento de potencia,, rama en la que ostenta además un logro histórico, pues posee el único título mundial que tiene un club deportivo del Ecuador, el de campeón mundial, logrado en 1999 por el pesista Johnny Constante.

Los  campeonatos de las diferentes disciplinas deportivas se enmarcan así: En básquet, los títulos están registrados en el palmarés de la Asociación Provincial de Baloncesto de Guayas, que en el listado oficial de campeones de sus 54 torneos, desde que se iniciaron en 1929 hasta el 2018, aunque con algunas interrupciones pues no siempre se disputaron a año seguido, consta que el equipo “Azul” ha ganado en 17 ocasiones el título de campeón provincial. Estas coronas fueron en: 1929, 1933, 1935, 1939, un tricampeonato entre 1955 y 1957, 1971, 1973, un bicampeonato en 1994 y 1995 y un hexacampeonato entre 1997 y 2002.  En básquet femenino, hay 21 coronas, 18 provinciales como monarcas de Guayas y tres nacionales. Los 18 provinciales son diez consecutivas entre 1972 y 1981 y siete seguidas entre 1983 y 1989.

En fútbol, posee 21 títulos (dos amateur, cinco locales y 14 nacionales). Su primer título oficial fue logrado en 1946 cuando se coronaron campeones del torneo de la Federación Deportiva del Guayas, entidad que regía el balompié de antaño. A ese título le siguieron el campeonato de Guayaquil de 1948, hasta que en 1950, a instancias de Emelec y tras una pugna con la Federación Deportiva del Guayas (Fedeguayas), se creó la Asociación de  Fútbol del Guayas (Aso Guayas), que tuvo como primer torneo oficial al de 1951.

Ya en ese marco profesional, Emelec logró coronarse como campeón de Guayaquil, cinco veces más  (1956, 1957, 1962, 1964, 1966) para un total de siete títulos locales.  Y pionero como es, Emelec también brilló en los campeonatos nacionales, cuya primera edición la de 1957 fue ganada por los “Azules”, que en total han sumado catorce títulos de campeón ecuatoriano (1957, 1961, 1965, 1972, 1979, 1988, 1993, 1994, 2001, 2002, 2013, 2014, 2015 y 2017).

Las veinte coronas de béisbol, registradas en la Federación Provincial de Beisbol del Guayas, son.: un pentacampeonato desde 1935 a 19339, 1948, 1951, 1957, 1959, un tricampeonato de 1961 a 19663, otro bicampeonato en 1970 y 1971, 1994, dos bicampeonatos más en  2000 – 2001 y 2003 2004 y 2011. En ciclismo, sus diez coronas están repartidas así, 1961, un hexacampeonato entre 1963 y 1968 y un tricampeonato entre 1971 y 1973. Las cinco de taekwondo fueron logradas con un tetracampeonato entre 1993 y 1996 y en 1998

El fútbol

Quizá la historia deportiva más recordada, más afín es la de fútbol, deporte en el que el club logró despertar el fervor popular. El primer título lo logró en 1943 cuando, Emelec logró el campeonato de la serie C del fútbol amateur del Guayas. Un año después ganó la serie B y logró el ascenso a la Primera División del fútbol profesional, que de profesional, tenía solo el nombre, pues en aquella época el fútbol aunque a veces remunerado no bastaba para sobrevivir y era más un hobbie apasionado.

Apasionado o no, los futbolistas de Emelec que en los años 40 eran también trabajadores de la Empresa Eléctrica y que como tales ganaban sueldo, cuyo salario  en muchos casos citaba como una obligación laboral más, jugar fútbol en el equipo de la institución,  supieron poner ese fervor amateur para ganar títulos. Así se cita como primer título oficial al logrado en 1946 cuando se coronaron campeones del torneo de la Federación Deportiva del Guayas, entidad que regía el balompié de antaño.  Corona que repitieron en 1948. En su primer título de campeón en 1946 sus nombres de gloria fueron: Arqueros: Félix Torres, Ulpiano Arias. Defensas: Luis Hungría, Walter De la Torre, Félix Guamán Castillo. Volantes: Ricardo Riveros, Enrique Alvarez, Vicente Aguirre, Nevárez, Hidalgo, Ballesteros y Moreira. Delanteros: Rodrigo Cabrera, Hugo Villacrés, Cotto, Luis Mora, Julio Del Hierro, Bayas, Aníbal Marañón y Salazar y Víctor Aguayo. Director Tecnico: Ramón Unamuno y Eloy Carrillo Avilés

Luego llegó la era del profesionalismo, de ese que nació en 1950 a instancias del propio Emelec a través de su presidente Enrique Baquerizo Valenzuela, fundador de la Asociación de Fútbol del Guayas (Aso Guayas) y Emelec siguió brillando y cosechando títulos. Así fue campeón de Guayaquil en  cinco oportunidades  (1956, 1957, 1962, 1964, 1966) y nacional  por catorce ocasiones (1957, 1961, 1965, 1972, 1979, 1988, 1993, 1994, 2001, 2002, 2013, 2014, 2015 y 2017). Su primer título profesional lo logró en 1956 como campeón de Guayaquil.

Ese título de 1956, se repitió en 1957 para el primer bicampeonato de fútbol en su historia. Los héroes de esas jornadas gloriosas fueron: Arqueros: Cipriano Yu Lee, Lautaro Reinoso, Marín. Defensas: Jaime Ubilla, Raúl Arguello, Cruz Ávila, Ricardo Riveros, Agustín Álvarez, Luis Montes, Humberto Suárez. Volantes: Jorge Lazo, Jorge Carusso, Bolívar Herrera, Rómulo Gómez, Tomás Gallegos, López, Castro, Chávez, Schamberger. Delanteros: Natalio Villa, Carlos Raffo, José Vicente Balseca, Daniel Pinto, Carlos Romero, Mariano Larraz, Júpiter Miranda, Oscar Fernández, Fulvio Rangel.  Ese mismo año, a más de ser el primer campeón local, y pionero como es, el club fue también el primer campeón nacional, en el primer campeonato ecuatoriano de fútbol profesional jugado en su historia, allá por 1957. Por lo que bien cabe decir que antes de Emelec, nadie.

Bicampeonato que se repitió dos veces más en 1993 – 1994 y 2001-2002. Y un tricampeonato logrado entre 2013, 2014 y 2015.

Ese 2015, Emelec logró por primera vez en su historia, el título de tricampeón del fútbol ecuatoriano, logrando una página triunfal e histórica en su palmarés. Con fútbol atildado y un plantel que se conocía de memoria por ser casi el mismo de las temporadas anteriores, fue el ganador de la primera etapa por lo que accedió a la final con liga Deportiva Universitaria de Quito al que ganó 3-1 de local y empató 0-0 de visitante para ser campeón. Su campaña fue de: 46 partidos jugados, 26 ganados, 14 empatados y seis perdidos, 86 goles a favor, 39 en contra, 92 puntos y más 47 de gol diferencia.

Los hombres del título fueron: Arqueros: Esteban Dreer, Xavier Klimowitz, Cristhian Arana y Xavier Cevallos. Defensas: John Narváez, Gabriel Achilier, Jorge Guagua, Oscar Bagui, José Luis Quiñónez, Diego Corozo, Carlos Moreno, Byron Mina, Fernando Pinillo, Jordan, Jaime Dennis Quintero y Marlon Mejía.Volantes: Pedro Quiñónez, Osvaldo Lastra, Henry León, Fernando Gaibor, Fernando Giménez, Miller Bolaños, Mauro Fernández (argentino), Robert Burbano, Eddy Corozo, Aaron Villamar, Raúl Rodríguez y David Noboa. Delanteros: Ángel Mena, Marco Mondaini, Luis Miguel Escalada, Enmanuel Herrera (argentino), Luis Rolón (argentino), Xavier Charcopa, Bryan Angulo, Esteban De la Cruz, Yorman Valencia y Bryan Ruiz.

Un club pionero

Emelec tiene la gloria y la grandeza de ser un club pionero, que marcó hito, que hizo historia y que fue el primero en conseguir logros que marcaron hitos por ser inéditos. Antes de él. Nadie. Así: Emelec fue el primero en tener la primera piscina semi-olímpica del país (2 de febrero de 1930). El primero en tener estadio propio (El Capwell 1945). El primero en hacer programaciones deportivas vde arias disciplinas el mismo día en un estadio. (2 de diciembre de 1945, preliminar de béisbol entre Barcelona vs Oriente y partido de fondo de fútbol Emelec 5 – Selecciones de Manta 4 y Bahía de Caráquez). En ser sede de un Campeonato Sudamericano de Fútbol (1947).

En jugar un torneo internacional oficial interclubes en América del Sur (Copa de Campeones de Chile 1948). En repatriar a un futbolista ecuatoriano que jugaba en el extranjero (Jorge Henríquez “Chompi, 1948). En traer el primer jugador extranjero (Omar Cáceres, argentino, 1948). En realizar un cambio de jugadores entre los rivales del Astillero (Galo Soliz, 1954). En ser el primer campeón nacional (1957). En ser campeón profesional con la dirección técnica de un ex jugador (Eduardo Spandre 1957). En dar la vuelta olímpica en su propio estadio por título nacional (1957). En tener al primer jugador extranjero en anotar un gol en campeonatos nacionales (Jorge Carusso, argentino 1957). En tener un disco dedicado al club (Los Chéveres del Futbol 1957).

En lograr una goleada en Copa Libertadores (7-2 a Universidad Católica de Chile en 1962). En tener a un goleador de la Copa Libertadores de América (Enrique Raymondi con seis goles en 1962). En tener al primer arquero que atajó un penal en la Copa Libertadores. (Cipriano Yu Lee en la victoria 4-2 contra Millonarios de Colombia en 7 de diciembre de 1962). En ganar el primer Clásico del Astillero por Campeonato Nacional.(2-0, 29 de diciembre de 1963). En tener la mayor goleada de los campeonatos de Guayas (9-1 a Norte América de Guayaquil, domingo 13 de septiembre de 1964). En ganar el primer Clásico del Astilero por Copa Libertadores. (3-0, 12 de febrero de 1967). En clasificar a la segunda fase de la Copa Libertadores (1968). En tener barra organizada (Eduardo “Ché Pérez, 1974).

En tener al mayor anotador de goles olímpicos en los Clásicos del Atillero (Francisco Aníbal Ciberira con 3 tantos en 1978). En lanzar un álbum LP al mercado. (Radio C.R.E. – IFESA en 1980). En tener barra organizada en la general del Estadio (Boca del Pozo 1981). En tener un libro con la historia del club (Emelec y su historia, Mario Valdez 1983). En ser campeón de un torneo en el que participó uno de los mejores y más grandes clubes de Europa y el mundo, Barcelona de España (Copa Ciudad de Guayaquil 1988). En tener la primera barra femenina (la Doble E de Eulalia Sevillano, 1990) En tener una edición especial de una revista Internacional (El Gráfico de Argentina 1991).  En tener un programa radial dedicado exclusivamente a un club (Fortín Azul 1992). En tener una revista deportiva independiente con información exclusiva del club (El Eléctrico 1992). En tener un programa de televisión dedicado exclusivamente a un club (Juego Limpio por TC 1993). En lanzar un álbum CD al mercado. (Jacinto Landázuri y Radio Caravana en 1993).

En tener un goleador mundial entre todas las ligas del mundo y ser premiado por ello por la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (IFFHS) acreditada por la Federación Internacional de Fútbol Asociado FIFA (Iván Kaviedes, 1998) . En tener un jugador en Italia (Iván Kaviedes 1998). En tener el único título mundial de un club deportivo del Ecuador, (Johnny Constante, campeón mundial de levantamiento de potencia en 1999). En sacar un CD con canciones escritas por un hincha (Eulalia Sevillano en 1999).

El primer equipo ecuatoriano en jugar dos partidos oficiales el mismo día (28 de octubre del 2001. Campeonato nacional ante Olmedo de Riobamba 3-0 y Copa Merconorte ante Blooming de Bolivia, al que golearon 4-1). En clasificar a la final de la Merconorte y ser vicecampeón (2001). En tener dos goleadores en la Copa Merconorte (Carlos Alberto Juárez con 4 goles en 1998 y Otelino Tenorio con 7 en 2001). En tener murales en la gradería de su estadio, pintados por hinchas (Murales de la Boca del Pozo. General de la calle Quito 2000). En ser el primero del fútbol ecuatoriano al que se le dedicó un grupo musical y todas sus canciones al club. (Banda de la Boca del Pozo, en 2009).

En ser electo por la IFFHS como el Mejor Equipo del Mundo del mes (junio 2010). En tener récord del mejor inicio del Campeonato Ecuatoriano de Fútbol (sumando 8 partidos ganados de 8 jugados, al vencer a la Liga de Loja por 1-2 en el estadio Reina del Cisne, el 29 de marzo de 2013). En ser tricampeón nacional del fútbol profesional en Guayaquil (2013-2014-2015). En tener el primer libro de su historia publicado por su hinchada (Libro de la Boca del Pozo 2014). En ser asignado por la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (IFFHS avalado por FIFA) como el mejor equipo de Ecuador en la última década, posicionándose en el puesto 48 con 1480 puntos y decimocuarto en la clasificación de Sudamérica (2021). En ser considerado el mejor equipo ecuatoriano en el ranking histórico de la IFFHS (de 1991 a 2008).  En ser el que más veces ha quedado entre los tres primeros en la historia de los campeonatos nacionales. (32 ocasiones).

En ser campeón de los cuadrangulares organizados con motivo de las inauguraciones de los tres estadios de Guayaquil (1959 del Modelo, 1988 Monumental y 1991, reinauguración del Capwell). En tener cuatro títulos de torneos internacionales oficiales de fútbol juvenil: (Dos Copa Amistad. Sub 12 en 2003 y Sub 9 en 2006), Torneo Internacional de las Américas (Sub 17 en 2012) y un Mundial de Clubes Copa América (Sub 14 en 2013). En tener más títulos ha ganado en la Copa del Pacífico, siendo el primero en su clasificación histórica. Y el primero en tener o haber tenido más disciplinas deportivas (25: ajedrez, atletismo, básquet, béisbol, billar, bolos, boxeo, canotaje, ciclismo, físico-culturismo, fútbol  (incluido femenino), halterofilia (levantamiento de pesas y potencia), handball, judo, karate, tenis, tenis de mesa, motociclismo, softbol, tabla vela, taekwondo, velerismo (clase optimist) y voleibol (incluido voley de playa). Un club nacido para ser primero.

Y así entre títulos de campeón y disfrutar de la gloria, en ser rico en historias, tradición, leyendas, anécdotas y vida, con una hinchada fiel que lo ama y lo sigue en las buenas y en las malas, nace un club que nació para ser grande: el Club Sport Emelec

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

LA PUNTA CAMBIÓ DE DUEÑO

Barcelona es el nuevo líder del campeonato. La diferencia de goles a favor lo pone …