EL ABUSO

Puede llevar sotana,
la quinta botella de cerveza,
un lujoso traje,
una bata, uniforme policial,
o vestir con harapos,
puede no tener nombre,
como también tener el de padre,
de conocido, de amigo,
tener mucho dinero,
o mendigar en las calles,
ser presidente y admirado,
o anónimo e ignorado.
Puede no haber terminado la primaria,
o quizás tener un título universitario,
un buen trabajo.
Puede ser rico, pobre,
hombre, mujer,
mayor, menor de edad.

 

Los abusadores no tienen un típico perfil, si fuera tan fácil reconocerlos no habría tantas personas sin contar su historia porque quizás es el mejor vecino, el pastor de la iglesia o el más querido de la familia, no siempre lucen como lobos. Hay que proteger a los niños de todos, no vivir angustiados y preocupados pero sí siempre alertas ante cualquier señal.

 

Raquel Mármol de Alprecht


“Madre , abuela , esposa no timorata, idealista confesa, vino y café bosquejo de escritora , creo que los poetas estamos eximidos del infierno ya pagamos nuestra dosis de tortura en esta vida

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

LAS CONVERSACIONES SE HAN QUEDADO CALLADAS

Escrito por Bernarda Calvo Las conversaciones se han quedado calladas. Solamente se habla… Todo es …