LA COMA NO SE COMA

A la coma, no se la coma. La coma no es para comer, es para usarla y respetarla a la hora de escribir. Y según el caso, este signo gramatical gráfico que representa una pausa más breve que la del punto, puede incluso hasta salvar su vida. Sí, en serio. No exagero. La coma puede salvar su vida. Imaginemos una situación: un día a usted lo secuestra un secuestrador mudo y la única forma de comunicarse es escribiendo. Si usted le escribe, no tenga clemencia, es hombre muerto porque usted mismo se lo está pidiendo; pero si le escribe: No, tenga clemencia, tiene chance a despertar su compasión y a salvarse. ¿Entendió la diferencia? Si la entendió, este artículo es para usted.

La coma, como todo signo gramatical, tiene su función y su uso. Así, la coma se usa para separar los diversos elementos de una serie,  por ejemplo: me gustan sus ojos, sus labios, su cabello, sus hombros, lo cual es un gran halago para cualquier persona. Si esa función la usa enfocado a su proceder romántico, el uso de la coma puede hacerle ganar un amor o perderlo, pues jamás será lo mismo responderle a su ser amado a la pregunta: ¿Me fallaste? Nunca te quise, que decirle: nunca, te quiero. ¿Vio la diferencia?

Y así, la coma puede convertirse en la solución en varias ocasiones. Por ejemplo, puede crear héroes, pues no es lo mismo escribir: eso solo, él lo resuelve;  a: eso, solo él lo resuelve. Puede salvarlo en un asalto, si usted pone: ayuda un ladrón, la policía, en vez de atraparlo, lo va a dejar ir. Pero, si pone: ayuda, un ladrón, es posible que lo ayuden. Una coma bien puesta puede salvarlo de ser antropófago, pues no significa lo mismo decir: vamos a comer, abuelo, que: vamos a comer abuelo. Poner bien la coma, traspasa el filo de la poesía a la vulgaridad, pues no es lo mismo que usted le diga a su pareja: quiero darte mi amor, a: quiero darte, mi amor. En  ese mismo contexto, considerando posiciones  machistas o feministas, dependiendo de dónde sitúe la coma, uno defiende a los de su sexo. Es que no es lo mismo decir que: si el hombre supiera realmente el valor que tiene, la mujer, andaría en cuatro patas en su búsqueda; a: si el hombre supiera realmente el valor que tiene la mujer, andaría en cuatro patas en su búsqueda.

Y hay más situaciones de comas que lo cambian todo. Imagínese durante una guerra en la que usted sea el general y le digan: los soldados cansados, volvieron al campamento, cuando lo que realmente sucedió fue que los soldados cansados volvieron al campamento.  En la primera le informan que todos volvieron y todos están cansados, o sea si lo atacan, se jodió, no tiene como defenderse. La segunda, en cambio, le dice que solo volvieron los cansados, lo que significa  que los otros si están aptos para guerrear. O imagine esta otra, que usted le diga a su hijo: Perdón imposible, cumple tu castigo, a que más magnánimo le diga: perdón, imposible que cumplas tu castigo. O que tal esta: para recomendar un producto de higiene íntima a las mujeres: toallas sanitarias para vaginas de uso diario, cuando lo que debería decir es: toallas sanitarias para vaginas, de uso diario. ¿La frase cambia, no? Aunque el ejemplo es muy obvio, ¿para qué más se usan esas toallas?.

Una coma, mal usada, puede ser fatal para alguien. Imagínese que viene un pariente suyo de turismo y usted lo manda a una zona roja y le dice: Anda atento no te pasará nada, y el tipo va y luego regresa a reclamarle que lo “bajaron”, y con razón, porque usted debió decirle: anda, atento, no te pasará nada. Y que, tal si usted está buscando una trabajadora de servicio doméstico y pone este anuncio: solicito empleada inútil, presentarse sin referencia. ¿cree que tiene derecho a quejarse si le llega una que es un desastre? Pues no lo tiene, usted la pidió así. Debió haber escrito: Solicito empleada, inútil presentarse sin referencia. O piense en esta blasfemia, que sería condenada por el mismo Papa. Qué tal si usted dice: Y estaban también otros dos ladrones crucificados con Jesús. ¿osea, según su escrito, estaban crucificando a tres ladrones? En cambio si pone: Y estaban, también, otros dos ladrones, crucificados con Jesús, deja en claro que el magnánimo, no es choro. Casos como esos, que una coma lo cambia todo, hay por miles.

Ejemplos como esos, hacen que sea inobjetable reconocer el valor que tiene la coma. Imagínese estas cuatro frases en una relación sentimental, el buen o mal uso de la coma puede salvarlo o condenarlo. Por ejemplo, si usted se está conociendo con alguien y le dice a esa persona: no tengo novia, le está diciendo que usted es una persona libre. Pero si sitúa mal la coma, pueden botarlo ese mismo día, si dice: no, tengo novia. O puede ganarse o evitarse una pelea con su pareja, pues no es lo mismo escribirle a esa persona: vive la vida loca, a: vive la vida, loca. Y ya que se habla de vida loca, el buen uso de la coma puede resultarle a su favor si le juega el número, ya que no es significa lo mismo que le diga: te deseo buenas noches, que: te deseo, buenas noches. Tan importante, pero tan importante, es la coma, que incluso puede cuidar o destruir su reputación.  Imagínese que está comentando lo bien que pasó en una fiesta y alguien le pregunta: «¿Qué tal la pasaste” y responde: de puta madre, a que diga: de puta, madre. Ahora que sabe lo importante que es la coma en la gramática, puede aprender cuando usarla, cuando no o dónde situarla o dónde no, según lo que quiera expresar. Por ello, vamos, en los siguientes párrafos, a conocer cuando se usan las comas, que principalmente se usan en enumeraciones, incisos, vocativos, enlaces y subordinadas que anteceden a una oración principal.

Uso de la coma

  • La coma se utiliza para delimitar una aclaración o inciso, lo que comúnmente en el ejercicio del análisis sintáctico se conoce cómo aposición. Ejemplo: Soso, el técnico, acaba de perder su cargo en Emelec.
  • La coma, también se usa para separar los miembros de una enumeración o sucesión, ya sean palabras o frases, y generalmente no se usa (salvo casos como lo mencionado líneas abajo) en aquellos que vengan precedidos por alguna de las conjunciones y, e, o.
  • Las locuciones conjuntivas o adverbiales, sea cual sea su posición, van precedidas y seguidas de coma, tales como: asimismo, obviamente (y todo los adverbios terminados en mente), en efecto, es decir, en fin, por consiguiente, no obstante y otras de la misma clase. Ejemplo: Dame un beso, es decir, si te parece bien.
  • El vocativo (sustantivo) se escribe seguido de coma si va al principio de la frase, ejemplo: María, ven aquí; precedido de coma si va al final: Ven aquí, María, y entre comas si va en medio. Ejemplo: ¿Sabes, María, quién ha venido? Este uso no debe confundirse con la estructura de sujeto y predicado, la cual no se separa con coma. Ejemplo: Aurelio fue allí. En esta frase, Aurelio es el sujeto, fue el verbo y allí, predicado.
  • Otro uso de la coma, es conocido como coma elíptica, que es aquella que se utiliza para sustituir el verbo en los casos en que se omite porque ya se mencionó anteriormente o porque se sobreentiende. Ejemplos: Jefferson Pérez es campeón; Andrés Gómez, también, en este caso, la coma sustituye al verbo es. En la frase: Ericka Vélez, es actriz, Silvana, cantante, la coma sustituye a es. En el caso, Carmen  perdió su cadenita; Joao Rojas, su penal y Jimmy Jairala, la elección, la coma sustituye a «perdió».
  • La coma también se utiliza cuando se invierte el orden lógico de los complementos de la oración, lo que se denomina en gramática, como coma hiperbática. Por ejemplo: Con este ataque, no haremos goles nunca.

En el uso de la coma hay también sus variantes. Así, si bien la función principal de la coma se ha definido siempre como una débil pausa en una secuencia de palabras, existirán algunos casos en que no será necesario indicar con la coma determinadas pausas breves en la lectura. Ejemplo: Al aparecer Almada a la puerta del camerino extendió el brazo derecho con la mano hacia arriba y abierta, y dirigiendo los ojos al cielo se quedó un momento parado para agradecer a la hinchada por sus gritos de apoyo en su despedida.

 Al respecto de esta variante, la Ortografía de la lengua española señala como ejemplo las comas que se utilizan entre sujeto y predicado: Cuando María Teresa Guerrero llegó estaba tan cambiada que todos quedaron sorprendidos. En esta oración no existe la necesidad de una coma, por más que al pronunciarse se produce una pausa y una inflexión tonal.

Uso obligatorio y opcional de la coma

Existen casos en que el uso de la coma es opcional, pues depende de quien escribe, del tono y el estilo que quiere dar a lo redactado por él. La pausa que la coma puede proporcionar en estos casos no altera el significado y el mensaje que la oración quiere dar a entender. Ejemplos: Mi hija  y yo íbamos a ir al partido(,) pero (,) al final (,) cambiamos de opinión. / Cuando mi tía llega a mi casa (,) a veces (,) le apagamos las luces. / A las siete de la mañana (,) veo el noticiero./ Desde temprana edad (,) Pamela Cortés demostró interés por la música. En estos ejemplos, el uso de la coma es opcional porque su ausencia no afectará al sentido del enunciado.

En los usos obligatorios, sucede lo contrario. Aquí, el uso de la coma en estos casos sirve para que se puedan distinguir los diferentes significados que una oración puede tener. Proferí el discurso, como me dijeron (me dijeron que profiriera un discurso). Proferí el discurso como me dijeron (me dijeron cómo debía proferir el discurso). En estos ejemplos, el uso o la ausencia de la coma pueden alterar completamente el significado de la oración. Es decir, la coma tiene una función distintiva porque permite diferenciar los diversos sentidos que una oración puede tener.

Uso de la coma y otros signos de puntuación

La coma es utilizada para señalar la producción de una breve pausa en la oración del diptongo enunciado (que es un subtipo de diptongo) y otras veces su uso tiene un matiz expresivo como para señalar que estás haciendo una pausa en la oración, dependiendo de lo que se desee expresar en la oración. Tampoco es recomendable abusar de la coma en detrimento de otros signos de puntuación. En algunos enunciados es necesario utilizar el punto y coma para introducir la pausa que separa dos oraciones distintas, aunque bien, la segunda perdería significado sin la primera. Veamos un ejemplo: Gustavo Pacheco sabía tocar la guitarra, se tomaba su tiempo en afinar aquel instrumento. Aunque está muy de moda escribir así, no es correcto. La misma oración queda bien redactada utilizando un punto y coma: Gustavo sabía tocar la guitarra; se tomaba su tiempo en afinar aquel instrumento. Obviamente, el tipo de pausa difiere: la pausa del punto y coma es como la del punto.

La coma como separador decimal

El separador decimal es un símbolo usado para indicar la separación entre la parte entera y la parte de fracción de un número decimal. El Sistema Internacional de Unidades (SI) admite actualmente dos símbolos: la coma y el punto. Ejemplo: 3.200,00 dólares. Como verá, hasta en las matemáticas importa la coma, por ello es necesario que sepa usarlas, pues de ello puede depender su bonanza económica o su crisis, pues no es lo mismo 23,4 que 2,34, incluso puede ser la solución a una situación financiera, pues no es lo mismo escribir: vamos a perder, poco se resolvió, que poner: vamos a perder poco, se resolvió.

Representaciones alternativas

  • Se usa coma antes y después de algunas conjunciones cuando la oración es corta.

,por tanto, —– ,en cambio, —– ,en consecuencia ,—– ,no obstante, —– ,es decir, —– ,sin embargo, —– ,con todo, —– ,en tal caso, —– ,por consiguiente,

  • Se usa coma antes y después de algunas conjunciones.Saldré a chupar, no obstante, tengo que terminar el camello.Quiero buenas peladas, por tanto, tengo que portar billete.
  • Se usa coma para separar el vocativo del resto de la oración cuando nos indique un ruego o un mandato. Ejemplo: Bolillo, arregle la Selección. Arregle la Selección, Bolillo. / De la concentración no tienes permiso de salir, Cifuente.
  • Se usa coma antes de escribir algunas conjunciones. , Pero / , aunque / , porque/ , pues / , mientras/ , sino/ , mas
  • Se usa coma antes de conjunciones. Estoy jugando, pues ya terminé. Tú barres, mientras yo me tomo unas bielas. No te conformas con las cervezas, sino que también quieres tequila.
  • Se usa coma para enumerar sustantivos, adjetivos o verbos que van seguidos dentro de una oración. Vinieron a mi cumpleaños Lizzeth, Javier, Gustavo y Gulliana. /El “Cuco” Angulo es inteligente, potente, aguerrido, goleador y gran delantero. / Chuparé, jamearé,  vacilaré y gozaré en la fiesta de mañana.
  • Se usa coma para separar una frase explicativa del resto de la oración. Esta deberá llevar coma antes y después de la frase. Siempre, dicen los políticos, hay que mentirle al pueblo. / . Pancho, el pana más borracho del barrio, fue expulsado de la fiesta. / Ese guapa pelada, que tiene falda, es mi vacilón.
  • Se usa coma para separar el lugar y el día del resto de la fecha. Guayaquil, 31 de febrero del 2019
  • Se usa coma para separar oraciones cortas en una misma oración. Mafer Pérez modelaba un bikini, Silvana cantaba una canción, Carolina Jaume, actuaba una escena y Felipe  veía la televisión.
  • Se usa coma cuando se escribe el apellido antes que el nombre de la persona. Ejemplo: Paredes, Aurelio.

¿Leyó el artículo?  ¿Le pareció largo? ¿Se aburrió? ¿Le gustó? Si no lo leyó, probablemente la coma le juegue una mala pasada y siga en la ignorancia. Como en este caso: No quiero saber, y: No, quiero saber.  Si le pareció largo, significa  que a usted le gusta lo pequeño. Sí es así, le pueden pasar cosas como estas: no puedes darme amor; no puedes darme, amor. Si se aburrió, en vez de decirle: oiga, no se aburra, habrá que decirle: oiga, no sea burra. Y si le gustó, entonces empezará a escribir correctamente. Recuerde que la coma puede cambiar la historia, pues es sorprendente como cambia el sentido de una oración si le pone una coma. Si no, mire esto: Ojalá me escriba. Ojala me coma. Y así, entre coma y coma, finalizamos este artículo, de usted depende que  se salva o que caiga en coma.

Acerca de Aurelio Paredes

Periodista de Profesión (Licenciado en Comunicación Social, graduado en la Universidad de Guayaquil), ecuatoriano de nacimiento, 59 años de edad y 37 años de experiencia. Empezó en 1982 como reportero radial y escaló posiciones hasta llegar a ser Editor de Deportes de Diario El Universo de Guayaquil, considerado el matutino de mayor circulación en Ecuador; Director de Revista Estadio (Deportiva) y Editor de Revista Vistazo (Política y Actualidad); presentador de televisión en varios programas deportivos; columnista de deportes y páginas humorísticas bajo el seudónimo de Delado; y guionista empírico en algunos programas de la televisión ecuatoriana. En la función pública fue Director de Comunicación de la Procuraduría General del Estado y en la empresa privada, Director de la Federación Deportiva Nacional del Ecuador.

Check Also

LA MORFOLOGÍA

La morfología, como parte de la gramática, se propone despiezar nuestro pensamiento: tomar una idea …